Cuca Domínguez

Salamanca.- El proceso legal que inició el excontralor municipal, Miguel Cordero Saucedo, tras ser destituido por la mayoría de los integrantes del Ayuntamiento que encabezó Beatriz Hernández en sesión de marzo del 2020, ahora tendrá que ser resuelto por el nuevo gobierno, mismo que tendrá que determinar si mantiene las denuncias que se pusieron ante la Fiscalía General de Justicia del Estado en contra del exfuncionario que fue acusado de no realizar la entrega recepción y llevarse equipo que tenía a su cargos.

Entrevistado al respecto, Miguel Cordero Saucedo, destacó que: “en el proceso de la demanda de nulidad, en la que se determinó la reincorporación al cargo. La administración anterior no tuvo voluntad de resolver, de hecho, hubo declaraciones de la ex alcaldesa que dijo que ya no le iban a tocar a ella, lo cumplió y le heredó el problema a la administración actual. Ahora la administración entrante le tocará resolver y dar cumplimiento a la demanda en los términos en los que se pueda hacer. Probablemente el tema de la reincorporación no sea procedente, pero sí tendrán que cubrir lo que se adeuda”, precisó.

El excontralor destacó que hasta ahora no ha hablado con el alcalde César Prieto, pero acordó reunirse con él una vez que tomara posesión. Finalmente dijo que está abierto a llegar a un acuerdo.

Luego de la destitución del cargo de contralor, Miguel Cordero Saucedo inició una demanda de nulidad, la que ganó y donde se ordenaba su restitución, pero el gobierno pasado no la acató. A la par la representación legal del pasado Ayuntamiento, el entonces síndico José Luis Montoya Vargas, presentó denuncias contra Cordero Saucedo, penales y administrativas, las que acusó no avanzaban porque en la Fiscalía no había interés de avanzar en este y otros temas por lo que habían presentado las denuncias correspondientes

En su momento, Montoya Vargas destacó que le faltó voluntad a la Fiscalía la que adujo que no se podía localizar a Cordero al que incluso el municipio emplazó a través de edicto, pero ni así le pudieron notificar.

El caso

El paso mayo a través de la Subcontraloría emplazó a través edicto publicado en el diario Oficial del Gobierno del Estado a Miguel Enrique Cordero Saucedo a que compareciera, pues se le atribuía abuso de sus funciones.

La publicación señalaba que el excontralor debería presentarse en la audiencia inicial a efecto de que rindiera su declaración por escrito o verbalmente y ofrezca las pruebas que estime necesarias en su defensa.

Por su parte, Miguel Cordero Saucedo dijo que los procesos que inició la administración municipal en su contra estaban viciados, además de que formaban parte de la resolución de nulidad que otorgó el Tribunal de Justicia Administrativa y que ordenó sea restituido en el cargo.

También negó las acusaciones de faltante de equipo de cómputo y llaves de los vehículos a su cargo, “fue una destitución ilícita, que realizó Beatriz Hernández y la mayoría de los integrantes del Ayuntamiento”, precisó.

Tiempo después, en agosto, la alcaldesa Beatriz Hernández Cruz fue vinculada a proceso tras una demanda por despido injustificado por empleados, entre ellos el excontralor municipal, Miguel Cordero Saucedo.

Precisó que, en el caso de Miguel Cordero, este fue despedido por haber incurrió en abandono de funciones públicas, abuso de autoridad, robo calificado y/o abuso de confianza.

Además, tiene en su contra demandas penales y civiles, por no entregar dos computadoras portátiles, un escáner, el teléfono que se le asignó y las llaves de los vehículos a su cargo.