1.- No tiene la culpa el indio, sino el que lo hace compadre

La presunta desaparición del exsecretario de Ayuntamiento, Héctor Corona León, paralizó a Guanajuato capital. Pueblo chico…

Al mediodía del pasado miércoles, en las redes de Seguridad Ciudadana se publicó la imagen del exfuncionario, a menos de 24 horas de la última vez que fue visto. El post se compartió “por la preocupación que externan los amigos, los conocidos y la familia”, explicó el alcalde Alejandro Navarro Saldaña, visiblemente afectado por la ausencia de quien además es su compadre.

En la página de Facebook de la SSC, la última foto de una persona extraviada se publicó el 11 de marzo: Hermelinda Hernández, resguardada por las autoridades al no recordar su domicilio.

La imagen de Aarón Ahedo, taxista desaparecido el 28 de febrero, no figura en el historial. El 6 de marzo, la madre del joven preguntaba en una transmisión en vivo “¿dónde estás Navarro?, ¿dónde estás Sinhue?”, llorando desesperada por la falta de apoyo. Con drones y colaboración de amigos inició por su cuenta la búsqueda de su hijo.

El compadre del alcalde salió de casa a las 16:00 horas del 10 de mayo. Al día siguiente, a las 2:00 de la tarde, se contaban con suficientes indicios para rastrear su paradero.

Al menos una decena de videos de cámaras de videovigilancia registraron su derrotero desde que salió de casa, hasta la central de autobuses.

Ni un solo video se obtuvo del accidente en que murieron Iker y María. El 29 de marzo el niño de seis años y su madre embarazada fueron arrollados por un autobús en la glorieta Unesco, donde según las autoridades no hay cámaras que ayudaran a esclarecer el caso.

El despliegue de recursos humanos y materiales, la celeridad y eficiencia invertidos en la búsqueda de Héctor Corona, se agradecerían en todo hecho que lacera la integridad de los capitalinos, los que en el pueblo chico, sí viven el infierno grande.

Sin embargo, no todos los ciudadanos cuentan con el privilegio de ser compadres del alcalde.

Héctor Corona León

Ver nota: Héctor Corona aparece en Los Ángeles, California; dice estar bien

2.- La usada y desdeñada dirección de Transporte del Estado

No importa que se trate de un tema de primera necesidad para la población, las controversias que genera o incluso su vulnerabilidad a las ilegalidades; el gobierno de Guanajuato ha dispuesto que la Dirección de Transporte sea tomada por el exalcalde panista de San Francisco del Rincón, Ysmael López García.

Sin un solo antecedente relacionado en su currículo, sin mayor explicación hace 10 días se ordenó este relevo. Sin embargo, el decaimiento y utilización de la Dirección de Transporte para dobles fines es ya una marca constante.

Con Miguel Márquez Márquez vino la debacle. En 2012 nombró en ese encargo a Juan Carlos Martínez Hernández, quien era el director jurídico del grupo Flecha Amarilla. Al final, lo más relevante de su gestión fue articular la Ley Estatal de Movilidad de la que se beneficiaron sus expatrones al dar cabida al esquema del Unebus.

Con la citada ley también se elevó a nivel de Instituto de Movilidad, que de 2016 a 2018 encabezó el mismo Martínez Hernández entre la presión por las agrupaciones de taxis tradicionales y el creciente gremio de conductores del servicio ejecutivo.

Al inicio del gobierno de Diego Sinhue Rodríguez Vallejo, el instituto desapareció para ser absorbido por la Secretaría de Infraestructura, Conectividad y Movilidad (Sicom), pero reviviendo la Dirección de Transporte adscrita a la Secretaría de Gobierno que, en abril de 2019, fue asignada a Jorge Fernando Valencia Gallo.

Durante el año que estuvo en la dirección, Valencia Gallo se dedicó a pedir moches a los taxistas que acudían por un permiso para operar, de 50 mil a 650 mil pesos por solicitante. Por estos delitos fue detenido y juzgado en 2021, pero mostró las debilidades de la estructura oficial.

En abril de 2020 llegó al cargo Guillermo Gama Hernández -cuñado de Miguel Márquez- quien tampoco tenía relación al tema del transporte. Su papel hasta hace diez días fue meramente testimonial al dedicarse a esperar la última reforma legal al transporte que terminó por liberar el transporte ejecutivo.

Hoy, con una nueva ley y un escenario que apenas comenzaba a acomodarse, de golpe y porrazo se designa a Ysmael López, cuya relación con el transporte se limita a una crítica contra el alza al pasaje de la ‘oruga’ en León, por allá de 2014.

Un pobre trato, para una pobre dirección.

Héctor Corona León

Ver nota: Cabildo de San José Iturbide estrenará celulares de lujo… a cargo del erario

3.- De reproches y exhibiciones en el Congreso Local

Entre los tiroteos recurrentes entre la oposición y el grupo mayoritario del PAN, salen a relucir los modos de una clase política que encuentra en las exhibiciones, la forma idónea para descalificar el debate de fondo.

La diputada de Morena, Alma Alcaraz Hernández, ayer subió a tribuna y presentó un punto de acuerdo para exhortar a los municipios a no endeudarse, pero resultó exhibida por no asistir a las reuniones de la Comisión de Hacienda precisamente con los municipios sobre la forma de ampliar sus ingresos propios.

Fue el diputado del PAN, Víctor Zanella Huerta, quien destapó que “una de las compañeras” por cuestiones de agenda no ha insistido a las 28 reuniones de la comisión.

Para cerrar la pinza intervino la diputada Katia Soto Escamilla. La situación se hizo embarazosa para Alma Alcaraz cuando le preguntó si había asistido a la gira de los municipios.

“Nosotros estamos presentes normalmente, yo y mi equipo en los 46 municipios, no solamente en la comisión, estamos viajando constantemente y escuchando las necesidades de la gente, es algo que hacemos constantemente”, contestó Alcaraz al vuelo.

Los reproches para la diputada morenista cayeron como lluvia. Fue su compañero David Martínez Mendizábal quien intervino para expresar que el concepto de austeridad del PAN y sus aliados no es el mismo al concepto de austeridad del Gobierno Federal y de Morena.

“El argumento de que la compañera no ha ido a las visitas me parece que es infantil (…) si va o no va, no es un argumento para descalificar la propuesta de la compañera, han caído en ‘ad hominem’ que significa que cuando el argumento y el fundamento está agotado viene el ataque a la persona”.

Así las cosas, el exhorto fue rechazado, no sin antes dejar en claro que los debates de fondo terminan empantanados por descalificaciones basadas en errores mutuos.

Héctor Corona León

Ver nota: Deuda pública de municipios provoca “sombrerazos” en el Congreso

CONTRA RETRATO

Daniel Alberto Díaz Martínez

Sin necesidad ni beneficio, el secretario de Salud de Guanajuato, Daniel Díaz Martínez, le entró a los reclamos contra el gobierno federal, al sostener que la falta de más unidades médicas del IMSS e ISSSTE terminan por saturar los hospitales estatales.

Las palabras del médico cirujano encuadran en el discurso político de defensa al sistema estatal de salud, que no se entregó al modelo que impulsó –aún sin resultados- el presidente Andrés Manuel López Obrador.

La consolidación de la estructura estatal se ha venido ganando y las fallas históricas del IMSS e ISSSTE son evidentes, sin embargo el secretario decidió cargar más contra estos al sostener que solo 33 municipios cuentan con unidades de primer nivel de dichas instituciones federales, lo cual tampoco es novedad.

¿Qué necesidad de entrar al rejuego político en materia de salud, cuando es un derecho y obligación atenderla? No se comprende.

El funcionario estatal que ya suma cinco años en su puesto, le entró a la presión que ejercen municipios como Salamanca, Irapuato, Celaya y Salvatierra, que aún deben acreditar terrenos y servicios para darle viabilidad a nuevas clínicas.

Ya en un tono conciliador reconoció al personal de estas instituciones federales, no sin antes recordar que su cobertura es limitada.

Palabras innecesarias, para el titular de un sistema cuyo objetivo es cubrir el derecho a la salud, más allá de las coberturas dedicadas a la planta laboral formal pública y privada.