Redacción

Ciudad de México.- El barco español Open Arms navega en el Mediterráneo central con 259 migrantes a bordo tras los últimos rescates y el salvamento de un centenar de personas tras un naufragio en el que murieron seis personas, entre ellas un bebe de seis meses al que, a pesar de haberle podido reanimar, poco después falleció.

Los gritos desesperados de la madre fueron captados en un video que circula por redes sociales. Las desgarradoras imágenes han conmovido a usuarios de internet alrededor del mundo.

Durante la noche, fueron evacuadas a Italia en helicóptero dos mujeres, una de ellas embarazada, y uno de los niños, así como uno de los jóvenes que tuvo que ser reanimado tras el naufragio, explicaron a EFE fuentes de la ONG.

También fue llevado a Italia, junto con su madre, el cuerpo de Joseph, el bebe de seis meses procedente de Guinea Conakri, que falleció por un paro cardiaco después de que le habían conseguido reanimar tras el naufragio.

Los cooperantes de la ONG tuvieron que dejar de lado el dolor y el cansancio para asistir pocas horas después a otra patera (una embarcación que se utiliza para pesca en aguas poco profundas) con 64 personas.

    “Somos ya 263 personas vivas y 6 cadáveres a bordo del Open Arms. La vida y la muerte sin sentido en el mar de los abandonados”, escribió la ONG en su cuenta en Twitter.

Sobre el naufragio, la ONG explicó que había localizado una patera, tras muchas horas de búsqueda, y que consiguió repartir chalecos y mascarillas, pero poco después el suelo de la embarcación cedió y todas las personas cayeron al agua.

Se sabía que la barca estaba a la deriva desde el miércoles y, tras horas de búsqueda, un avión del operativo Frontex de la Unión Europea precisó a Open Arms la localización y el buque se dirigió a ese punto.

Los socorristas de Open Arms consiguieron llevar a bordo a las 111 personas que habían caído al mar y recuperar los cuerpos de cinco inmigrantes que fallecieron ahogados y también los subieron a bordo.

La ONG hizo referencia a que se trata del segundo naufragio en las últimas 24 horas, después de que este martes murieran trece personas, entre ellas tres mujeres y un menor, al naufragar el bote en el que un grupo de migrantes pretendía cruzar el Mediterráneo para huir de la guerra en Libia, según informó la Organización Internacional de las Migraciones.

En pocas horas, el barco de la ONG española ha realizado tres rescate y el primero fue el martes cuando salvó a 88 personas de una embarcación muy dañada, con una gran cantidad de gasolina derramada en el interior y en la que entraba agua.

El Open Arms zarpó del puerto de la capital catalana el pasado 4 de noviembre con destino al Mediterráneo central y es el único barco humanitario que se encuentra en la zona.

*Con información de EFE

LC