Se ha concretado la fusión que garantiza la unión ferroviaria entre México, Estados Unidos y Canadá. Un tema de interés para los guanajuatenses, pues las vías férreas que pasan por nuestro territorio están bajo concesión de la empresa Kansas City Southern (KCS), la cual firmó el 15 de septiembre el acuerdo que cierra su compra por Canadian Pacific Railway Ltd (CP) por 27 mil 200 millones de dólares, de acuerdo con ambas compañías, la transacción de acciones y efectivo representa un valor empresarial de aproximadamente 31 mil millones de dólares.

La compra, permitirá una red ferroviaria unida entre las tres naciones que abarca 32 mil kilómetros y operaciones por 8 mil 700 millones de dólares anuales. Ayer jueves, por videoconferencia, los directivos explicaron a los inversionistas de ambas compañías los detalles de la adquisición, luego de que la empresa Canadian National Railway Co., desistiera de un acuerdo previo de compra por 29,600 millones por la empresa de ferrocarriles de Estados Unidos, esto por limitaciones que impuso el gobierno estadounidense a la integración de un fideicomiso para la operación, lo que dio oportunidad a la Canadian Pacific Railway Ltd a comprar a un precio menor y conforme lo permitía el ente regulador estadounidense.            

De acuerdo con las primeras valoraciones de la compra, las dos empresas involucradas afirman que esto permitirá apoyar el crecimiento económico en América del Norte. La operación también incluye la cobertura de CP de una deuda de 3 mil 800 millones de dólares pendiente de pago por parte de KCS.

El presidente y CEO de Canadian Pacific, Keith Creel, ha precisado la importancia del acuerdo: “Al combinar -ambos ferrocarriles- liberaremos el potencial de nuestras redes y de nuestra gente, al mismo tiempo que brindamos el mejor servicio de la industria para nuestros clientes. Esta perfecta combinación de extremo a extremo crea el primer ferrocarril entre EE. UU., México y Canadá. Una red que ofrecerá una sola línea brindando un alcance de mercado drásticamente ampliado (…) proporcionando nuevas opciones de transporte competitivo y soporte al crecimiento económico de América del Norte “.

Como se sabe, todo lo que sale de Guanajuato hacia los Estados Unidos corre por cuenta de Kansas City Southern, de manera tal que nuestras exportaciones por vías férreas ahora pasan por esta integración, lo que puede abaratar los costos de aquello que desee enviarse al norte de Estados Unidos y Canadá. Hasta ahora, las líneas de KCS llegaban hasta San Luis, Missouri, y Springfield -no se ría-, Illinois.

La compañía de Kansas, en su llamado Corredor del Bajío, de 900 kilómetros, tiene tres terminales intermodales, con sede en Silao, San Luis Potosí y Querétaro, con servicios diarios a los puertos del Océano Pacífico y Golfo de México, así como a Estados Unidos. Además de contar con dos estaciones de almacenamiento y reparto de combustibles; doce terminales de trasvase (para almacenaje, descarga o distribución de mercancías), en las que transporta productos como acero, plásticos, papel, pisos laminados, así como granos, cemento, vehículos automotores y autopartes.

KCS trabaja en Guanajuato en la construcción del Libramiento Ferroviario de Celaya, operado junto a Ferromex, con la idea de conectar al estado con el puerto de Lázaro Cárdenas hacia Escobedo y San Luis Potosí, sin recorrer la zona urbana celayense. Además, está por cerrar tratos con Toyota, con lo cual estaría dando servicio a las 4 armadoras en la entidad, pues ya da servicio a Honda, Mazda y General Motors.

La noticia emitida a la par en Calgary, Canadá y Kansas City, Estados Unidos, debe importar e interesar mucho en Guanajuato. Por la integración transnorteamericana, pero sobre todo porque pueden ampliarse las oportunidades para otros sectores y proyectos futuros, hasta el Tren Interurbano.