Conecta con nosotros
Periodico Correo

Publicado

En

 

Enrique Pérez

San José Iturbide.- Dejan esperando hasta seis horas en el exterior de la Unidad de Medicina Familiar Numero 38, del IMSS, a pacientes y familiares que buscan ser atendidos, aglomerándose en el patio de dicha institución, ante el cierre parcial de sus puertas.

Debido a lo anterior, y las constantes denuncias de pacientes, Correo se dirigió al patio de dicha clínica, pudiendo constatar que alrededor de 50 personas entre pacientes, familiares, y menores los acompañan debido a su estado de salud.

Exigen al personal que se sitúa en la puerta de acceso ser atendidos, puesto que los dejan a su ‘suerte’ al dejarlos sin ninguna medida preventiva y sanitaria al exterior, estando incluso en riesgo de poder contagiarse del Covid-19.

Del mismo modo, se pudo corroborar que los pacientes y familiares son en su mayoría adultos mayores provenientes de comunidades distantes de la entidad, como también de cabecera municipal, observando también, que incluso alrededor de 10 menores se encontraban jugando en el patio, o al cuidado de la madre.

A estas personas en ningún momento se les brinda gel anti bacterial, cubre bocas, acceso a los sanitarios, o alguna medida sanitaria, puesto que únicamente tienen acceso al interior de la unidad al ser llamados para recibir su atención médica.

Debido a lo anterior, Enrique Gutiérrez y su esposa María de la Paz, provenientes de la comunidad El Guajolote, indicaron que tuvieron que levantarse a las 5:00 de la mañana para poder ser atendidos, sin embrago después de 6 horas continúan esperando.

Personal les refirió que se está atendiendo únicamente a pacientes citados, quienes están ‘antes’ de la gente que busca una atención médica, por lo que en su opinión, el servicio está mal, puesto que incluso por la situación del Covid19, no se toman las medidas necesarias al exterior.

Por su parte, José Juan González Espino de la comunidad Miranda, indicó que tuvo que esperar aproximadamente una hora para ser atendido, puesto que fue citado 10:40, saliendo de su atención 12:00 del medio del día.

“Opino, que si se trata de salud deberían tomar otras medidas más drásticas o cancelar las citas en todo caso ante la aglomeración que se presenta, puesto que nos encontramos en el pico de la enfermedad Covid 19, y si deberás es real este virus nos contagiaríamos todo mundo y ya no podrían tener espacio para nadie”, resaltó.

Del mismo modo, algunas otras personas coincidieron que no es posible que los mantengan esperando tanto tiempo, por lo que se deberá realizar un cambio drástico en la atención para evitar este tipo de aglomeraciones.

Cabe hacer mención, que correo solicitó en diversas ocasiones obtener la postura del personal médico de dicha clínica, sin embargo, no fue posible tener acceso a la unidad.

LC

Comentarios

Interacción humana en tiempos de COVID-19

El esposo de Paty es originario de Italia; justo antes de que se diera cuenta de lo que azotaría a su país, se apresuró a regresar a México, donde se mantuvo en cuarentena hasta que se descartara que estaba contagiado

Periodico Correo

Publicado

En

Por

Edición

Óscar Jiménez

León.- La noticia llegó en el peor lugar: al esposo de Paty, que es italiano, le explicaron lo que azotaría a su país en siguientes días. Justo cuando él estaba de visita. Allá, se enteró también del primer caso de coronavirus en el país ‘de la bota’, y por poco, no podía gestionar su regreso a México.

Su esposa, Paty, narra lo que fue la última travesía de su pareja en su país de origen; “Estaba en Italia el día que se dio a conocer el primer caso en el país, tenía el boleto de regreso a México tres días después. La gente empezó a entrar en pánico”, dice.

Sin embargo, con las últimas dádivas que permitió el tiempo, el esposo de Paty pudo regresar a México con su familia sin mayor inconveniente más que el acostumbrado. Al saber algunos que éste, había estado días antes de visita en Italia, prefirieron la lejanía, y estuvo en observación durante algunos días con el fin de evitar contagios.

“Las personas que sabían que había estado en Italia trataron de evitar acercárseme lo más que pudieron y creo que realmente por cuestión de seguridad fue lo mejor, aunque me sentía perfectamente bien”.

Aunque logró no ‘envolverse’ en las medidas sanitarias que tomaría Italia, tras su traslado a México, el esposo de Paty tuvo que esperar algunos días más para luego, recibir las indicaciones -como el resto- de guardarse en casa.

“Lo que pasó en Italia los primeros días fue exactamente lo que está pasando aquí en México (y supongo en cualquier lugar del mundo), con unos cuantos que inmediatamente trataron de tomar medidas preventivas evitando salir, luego hubo los que exageraron vaciando los supermercados con el miedo que todo fuera a acabarse, y los que siguieron su vida como si nada estuviera pasando”.

MANTIENEN COMUNICACIÓN CON ITALIA

Ahora que el problema se ha vuelto global, el esposo de Paty no tiene otra alternativa más que por medios digitales comunicarse con sus familiares. Así, las opiniones se vuelven también contrastantes por todo lo que se ve y se escucha por estos días.

“Hablo casi todos los días con mis familiares y amigos, empiezo a escuchar opiniones contratantes sobre la cuarentena pero todos tratan de seguirla, inventando una y otra manera de hacer pasar el tiempo. Pero en todos escucho o percibo preocupación”.

“Pero creo que un poco de sentido común es lo que nos puede ayudar a limitar los riesgos y los daños lo más posible”, culminó.

DM

Continuar Leyendo

Interacción humana en tiempos de COVID-19

La hija de Ruth vive desde hace dos años en Portugal, cerca de España, uno de los países más afectados por la pandemia. La aerolínea canceló su vuelo, tuvo que quedarse en Guanajuato y no pudo ir a su boda 

Periodico Correo

Publicado

En

Por

Edición

Óscar Jiménez

León.- Pasó casi un semestre desde que Ruth eligió el vuelo, acomodó los horarios y comenzó a planear. Se ilusionó con la posibilidad de ver a su hija que recién subió al altar. Pero ella, se casó y Ruth no llegó a la felicitación.

La devastación surgió cuando a menos de una semana de emprender el viaje, la aerolínea le comunicó a Ruth que el vuelo a Portugal -que le llevaría con su hija- no podría ser por la contingencia sanitaria. Hasta nuevo aviso. Habría que esperar.

“En septiembre del año pasado compré mi boleto para ir a Portugal; mi hija vive ahí desde hace dos años, pero acaba de casarse y mi mayor ilusión era el poder ir con ella, el poder volverla a abrazar”, señala Ruth, quien ha tenido que mantenerse en Guanajuato hasta que, de nuevo, la ilusión cobre aunque sea un poco de realidad.

Y es que Portugal, pegado de España, se encuentra en una de las zonas de mayor conflicto por los contagios de coronavirus; Ruth cuenta que su hija le ha comunicado de las dificultades para conseguir comida e incluso, para poder llevar las actividades diarias.

“Me duele la impotencia de no poder ayudarla, de no poder estar con ella por los desabastos de todo tipo, porque viven hasta desabastos de comida. Sin embargo, creo que tiene el apoyo de su esposo y el mío a pesar de la distancia”.

Para poder reencontrarse en alguna parte de la península Ibérica, Ruth tendrá que seguir el conteo de las horas como un ‘tic-toc’ desesperante… pero sabe, es lo único a lo que puede aferrarse para volver con los suyos… para aferrarse a la vida.

“Cinco días antes de todo esto, yo estaba casi segura que iría, pero una vez que se desató todo, y me di cuenta, se me vinieron abajo todos mis sueños y se quedaron atrancados”, dice, sin perder la noción; “Seguimos adelante, un día a la vez”.

DM

Continuar Leyendo

Interacción humana en tiempos de COVID-19

Su vecina, la señora Ana María dice que lo urgente es que personal médico le haga una valoración pues está solo, casi no ve y le duelen mucho los pies

Periodico Correo

Publicado

En

Por

Edición

Cuca Domínguez

Salamanca.- Don Pánfilo Amezquita, es uno de los miles de casos que hay en el país de abandono de adultos mayores. Cada uno con su historia, con su pasado, con su difícil presente y futuro que hoy la pandemia del COVID19 hace más evidentes. Este hombre de 82 años habita un viejo camper que se moja cuando llueve y donde carece de los más elementales servicios.

De acuerdo al INEGI, en el país hay poco más de 15.4 millones de personas de 60 años o más; de las cuales, 1.7 millones viven en solitario; de acuerdo al Consejo Nacional de Población, existen por lo menos 13 millones de personas de más de 60 años que sufren abandono.

Don Pánfilo es un hombre que trabajó en diferentes empresas, incluso cotizó para el IMSS, al que estuvo afiliado; pero hoy no se sabe si pudiera tener derecho a una pensión, porque “nunca puse atención; hoy no tengo ningún papel, antes incluso me cambie el nombre, me llamaba Rogelio y luego me puse Pánfilo”, narra el hombre sentado al borde del bordo del río Lerma.

Admite que tuvo varias mujeres, pero solo se casó una vez, allá en la unión americana, donde tuvo un hijo, una familia, de que ya no supo, luego de que la mujer se fue con otro.

La empresa para la que trabaja como velador desde hace 2 años le prestó un camper, que con el paso y las inclemencias del tiempo se ha deteriorado y ahora vive hacinado, apenas con el apoyo de familias vecinas que le llevan alimento y las visitas de los niños que recorren la zona en bicicletas y a lo lejos le saludan.

Hoy don Pánfilo recibió la visita de un grupo de jóvenes de la asociación civil ‘Juntos Más Fuertes’, de Celaya, Gto, entre ellos Jorge Enrique Velázquez, ingeniero civil de profesión y Alejandra Gutiérrez, originaria de Salamanca quien ubicó las malas condiciones en las que habita este señor y por ello iniciaron la limpieza de su camper del que sacaron cosas que no tenían uso y estaban generando problemas; ahora requiere de impermeabilizante, material para construcción y artículos personales como ropa pantalón talla 32, zapatos del número 27, entre otras cosas para mejorar su hábitat y su persona.

Por su parte la señora Ana María Muñoz, vecina del adulto mayor y quien hizo pública su situación, dice que lo urgente es que personal médico haga una valoración a don Pánfilo, porque aunque no es diabético, ni hipertenso, hoy le duelen mucho sus pies, al parecer está reteniendo líquidos, pero no ha ido al médico y no saben qué medicina tenga que tomar, por lo que espera que algún profesional de la medicina pueda atenderlo.

“Él casi no ve desde que dice que le picó una araña, tampoco se atendió y no quisiéramos que pase a mayores porque está solo la mayoría del tiempo, no tiene a nadie a quien acudir”, aseguró.

También lee:

Apoyan a tener una mejor vida a don José

LC

Continuar Leyendo

Publicidad

Portada Impresa

Cartón

Publicidad

Publicidad

Marcador

Salud

Ciencia y Tecnología

Extravagario