Redacción

Nairobi.- Pensar en jirafas es pensar en animales con una impresionante altura y por lo que imaginarlas en un tamaño pequeño resulta o muy tierno o muy descabellado. Sin embargo, esto fue recién documentado gracias a científicos de la Fundación para la Conservación de las Jirafas (GCF, por sus siglas en inglés).

A través de un comunicado, la organización dio a conocer la existencia de dos jirafas enanas en los países de Uganda y Namibia, una de las cuales ha sido apodada ‘Gimli’, en honor al personaje de ficción de la película ‘El señor de los Anillos’.

Gimli vive en el Parque Nacional Murchison Falls, en Uganda, mientras que Nigel, como se llama la segunda, permanece en una granja privada en el centro de Namibia.

A decir del artículo publicado el pasado 30 de diciembre en el foro científico BMC Research Notes, las dos jirafas sufrirían algún tipo de displasia esquelética, una denominación que engloba los trastornos genéticos que afectan al crecimiento de los huesos y cartílagos, especialmente de la cabeza, la columna vertebral y los brazos y piernas.

Lo anterior se determinó gracias a técnicas de fotogrametría digital láser que permitió medir las extremidades de las dos jirafas enanas y compararlas con las de su banco de datos, para así dar cuenta que cada una sufre una afección similar pero no idéntica.

En el caso de la jirafa hallada en Uganda se observaron los huesos metacarpianos y radiales más cortos, pero un cuello mayor para una jirafa de su edad; mientras que la jirafa de Namibia tenía tanto el metacarpiano como el radio y el cuello más cortos.

Con todo, ambos ejemplares han robado el corazón de cientos de internautas desde que los estudios se dieron a conocer a través de redes sociales.

ndr