#Hablemosbien

0
COMPARTIR

Espiridión Piña García, un salmantino de corazón

La entrega de la presea María Tomasa Esteves y Salas al Salmantino Distinguido se ha convertido en una tradición en Salamanca, en donde se le otorga un especial reconocimiento a quienes, a través de su esfuerzo, trabajo arduo, creatividad e iniciativa han aportado a la sociedad, para hacerla mejor desde varios aspectos y con mayor participación de todos.

He de decir, que esta entrega se realiza cada 9 de agosto  en el marco del aniversario luctuoso de una de las heroínas salmantinas con mayor renombre, Tomasa Esteves, como mayormente  se le conoce, y que fue incansable en la lucha insurgente.

Y así, a más de 200 años de su muerte, ha dejado un gran legado para nosotros, y como lo decía, con valores que hoy perduran, tales como la igualdad, la perseverancia, el respeto, además, claro está, de ser pionera en buscar ese empoderamiento de las mujeres.

Su historia y sus enseñanzas, no han sido olvidadas y por ello es que año con año buscamos honrar su memoria, y reconocer a los salmantinos distinguidos que, al igual que ella, han aportado grandes aprendizajes y contribuyen a un mejor  Salamanca.

Publicidad

Y así, la convocatoria invita  a instituciones educativas, culturales, científicas, así como a colegios de profesionistas, asociaciones empresariales, sindicatos, organizaciones de sociedad civil y ciudadanía en general a proponer a aquellos ciudadanos destacados en categorías como ciencia y tecnología, arte y artesanía, deportes, filantropía y servicio social, educación o empresarial; propuestas que son analizadas por el Comité, quien determina al galardonado del año, tomando en cuenta aspectos como el sentimiento de identidad salmantina, el servicio a la comunidad, la práctica y exaltación de los valores humanos, y su entrega  en la labor desempeñada.

Por ello, y con gusto les comparto amigos que este año Espiridión Piña García, recibió tal mención; un salmantino de corazón,  que ha brindado por más de 40 años su pasión, su trabajo y su vida en ser un agente de cambio para Salamanca y sus habitantes, logrando, entre muchas otras cosas, fundar la Escuela Secundaria Albino García y a través de la docencia fomentando en los jóvenes salmantinos a desarrollar sus talentos deportivos.

Soy un convencido que las palabras convencen pero el ejemplo arrastra y Espiridión ha sido un gran ejemplo para inspirar a miles de jóvenes que han luchado por conseguir sus sueños, por desarrollarse, no en balde, es pionero del basquetbol en Salamanca,  logrando además  diversos campeonatos estatales, nacionales e internacionales, sólo por mencionar algunos de sus muchos logros.

Es un verdadero orgullo contar con personas así en Salamanca, personas que dejan el corazón en cada acción, que aportan su granito de arena para hacer crecer a este municipio, que, desde diversas trincheras, se tiene un mismo fin, contribuir a tener una mejor sociedad, más armónica.

Al igual que a él, también hemos reconocido, la labor de otro grupo de salmantinos, destacados en categorías como las que ya mencionaba, todas ellas igual de importantes y que han marcado un gran cambio en las vidas que han tocado con su trabajo y esfuerzo.

Todos y cada uno de ellos, han aportado al crecimiento de cada ser humano, contagiando  su energía, su pasión, sus conocimientos, y dejando de lado las diferencias y lo más importante, inspirándonos a superarnos, a ser mejores con nosotros mismos y esto reflejado en una mejor sociedad y como ellos, mantenernos fieles a nuestros sueños e ideales, buscando el bien común y no me queda duda que acciones como esas, personas así con gran calidad humana,  enaltecen a este municipio.