La SDAyR y los problemas de los fertilizantes

Al sonar los tambores de guerra en Europa del Este con el intento ruso de reintegrar a su “espacio vital” a Ucrania o, al menos una parte de ella, atajando, además, la imprudente iniciativa de incluirla en la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) de parte de Estados Unidos y sus aliados en Europa Occidental, no solamente pone en alerta los mercados internacionales por los temores propios de un conflicto bélico que puede llegar a mucho más o por el impacto que tendrá en el abasto energético europeo desde Rusia, también debe poner en focos rojos al sector agroalimentario en México, donde Guanajuato juega un rol relevante por su alta capacidad productiva.

Resulta que el campo mexicano es el sexto importador a nivel global de fertilizantes nitrogenados y el séptimo de urea, el fertilizante más popular, siendo Rusia su principal proveedor. De por sí en los últimos meses el costo de este tipo de insumos para la agricultura local se había elevado a costos poco accesibles para una buena parte de las mujeres y hombres del campo, la crisis en Europa Oriental y las sanciones que a partir de este martes han impuesto Estados Unidos y sus aliados a los rusos, tendrán como una consecuencia directa el desabasto de estos productos y, por ende, un mayor aumento de precios ante su escasez, en tanto se buscan nuevos proveedores.

La SDAyR y los problemas de los fertilizantes

Ver nota: Urgen instalar el Registro de Deudores Alimentarios para Guanajuato

Paulo Bañuelos Rosales, titular de la Secretario de Desarrollo Agroalimentario y Rural (SDAyR), ya había referido a principios de año que había preocupación en el campo guanajuatense por el aumento de precios en los fertilizantes, siendo muy vagos sus señalamientos respecto a esta situación, primordialmente achacando los aumentos al incremento de los costos del gas. Eso si, sin ofrecer una salida para los productores guanajuatenses, repitiendo sus muletillas de que “carecen de apoyos federales” para adquirirlos. Parece que sigue sin enterarse que el gobernador lo puso en el puesto para resolver problemas, no para señalar culpables.

El titular de la SDAYR había reportado que los costos en fertilizantes y agroquímicos se habían elevado hasta en 150 por ciento, poniendo de ejemplo a la urea, que anteriormente costaba 17 mil pesos la tonelada y a inicios de enero estaba en 30 mil pesos.

Al revisarse los números de 2021, datos de enero a noviembre, en el orden nacional, México importó 2.5 millones de toneladas de fertilizantes nitrogenados a un costo de 933.4 millones de dólares. Al contrastarse con lo adquirido y gastado en 2020 puede apreciarse el aumento en los costos: el país importo 2.97 millones de toneladas (más producto) y pagó 734.6 millones de dólares (se pagó menos). En urea, datos de la Secretaría de Economía federal, importamos 650.7 millones de dólares por 1.5 millones de toneladas; en 2020 la importación fue de 497.3 millones de dólares por 1.9 millones de toneladas, igual, menos dinero por más producto.

El secretario de la SDAYR Paulo Bañuelos, dijo en aquel momento que había dialogado con el titular de Fideicomisos Instituidos en Relación con la Agricultura (FIRA), a fin de lograr financiamiento a las unidades de producción agrícola con tasas de interés bajas en Guanajuato. Pero a dos meses, de sus gestiones no se sabe nada, aunque sigue repitiendo que la Federación no da dinero.

Ver nota: Mazda pausa producción por segunda vez en el mes tras escasez de chips

La SDAyR y los problemas de los fertilizantes

La pregunta es, ante esta circunstancia, y el hecho irrevocable de que la Federación no aporta más dinero, qué pasará con el campo guanajuatense, sólo seguirán las quejas de Bañuelos o tomará acciones concretas de emergencia para evitar que se colapse el campo de Guanajuato y los agricultores quiebren.