Linette Camargo

Guanajuato.- El presente periodo de campañas electorales se ha manchado con el accionar de varios personajes públicos y partidos políticos de Guanajuato cuyos presuntos delitos electorales quedaron registrados en videos y fotos.

Con cobijas, despensas y promesas de “apoyos” y “sorpresas” ha avanzado esta carrera por llevarse el voto ciudadano.

El plazo de las campañas políticas para las diputaciones comenzó el 20 de abril, mientras que para los Ayuntamientos lo hizo desde el 5 del mismo mes, terminando ambas el 2 de junio, para dar así plazo a la veda electoral de 3 días previos a las elecciones, periodo en el que la ciudadanía podrá reflexionar sin influencias a quién dará su voto.

Solo iniciar este periodo, el 6 de abril, el aspirante a la alcaldía de San Felipe por el PAN, Ramón Hernández Araiza, se presentó en la comunidad de Jaral de Berrios, donde, con edecanes y ‘chelas’ buscó el voto de la ciudadanía.

El también ex diputado y ex presidente municipal acudió junto a su hijo y entregó un premio por parte de Grupo Modelo, empresa de la cual, cabe destacar, es administrador único y presidente del Consejo de Administración de Cervezas Finas Modelo, desde 1996.

Solo un día más tarde, el 7 de abril, surgieron las críticas hacia un personaje recurrente en los escándalos de Silao. La regidora de Morena, Regina Chacón Aguilar entregó despensas alimenticias en su oficina de la Presidencia Municipal. Los beneficiarios tuvieron que entregar copia de su credencial de elector y comprobante de domicilio para obtener este apoyo.

Por su parte Briseida Magdaleno, candidata del PAN a la diputación local por el XVIII distrito, acudió el 18 de abril, dos días antes de que pudiera iniciar su campaña electoral, a la colonia Palo Blanco en Pénjamo, donde por no llegar “con las manos vacías” se adelantó al frío y entregó cobijas, además reconoció que su campaña aún no iniciaba y se presentó como candidata.

Días más tarde, en la comunidad La Lobera, una de las más importantes de Huanímaro, brigadistas de Morena se enfrentaron a un empleado del DIF estatal quien se preparaba para repartir despensas entre la población.

El morenista reclamó la ausencia y el abandono por parte de las autoridades durante todo su periodo de gobierno y que fuera precisamente en veda electoral cuando acudieran a entregar estas despensas.

El 1 de mayo Correo reportó un incidente, en el que José Aguirre, candidato a la presidencia municipal de Irapuato sin tapujos y ya sin disfrazar las cosas, ‘regaló’ billetes de 500 pesos a los habitantes de la comunidad de Aldama.

El hecho habría quedado registrado en un video, sin embargo, el aspirante a la alcaldía presuntamente amenazó al autor de la grabación.

Silao trajo un nuevo escándalo, esta vez de mano del PAN, cuando el director de Ecología, José Antonio Arista fue captado solicitando, sin recato alguno, credenciales electorales a habitantes de la comunidad La Soledad, en la zona rural del municipio.

A cambio de estas, el edil prometía alguna “sorpresa” para quien reuniera más al final. En su audio involucró además a gente de Obras Públicas y al delegado de la comunidad. Y admitió, por si fuera poco, que los árboles pertenecientes a un proyecto de su propia administración, no podrían ser entregados hasta el 7 de junio, luego de la veda electoral.

En Jerécuaro, fue la candidata a la presidencia municipal del PAN, Estela Chávez, quien en una ‘explosión’ de ‘indignación y molestia’ se adjudicó obras estatales para justificar su labor como diputada local por el distrito 22.

Fueron habitantes de las comunidades de este municipio quienes la cuestionaron sobre su labor cuando se encontró en la curul. Ante esto, se dijo autora de al menos tres CAISES, dos caminos estatales y un jardín de niños.

En Pénjamo el gobierno panista decidió llevarles un “detallito” a las madres en su día. El 10 de mayo en la colonia Los Presidentes se registró la presencia de personal del Ayuntamiento que en un vehículo oficial y resguardados por una patrulla, entregaban las despensas pese a la veda electoral.

El último hecho registrado hasta ahora fue cortesía de una presunta militante del PVEM en León quien, como vendedora de puerta en puerta ofrecía apoyos para cualquiera que aceptara completar una encuesta. Las ‘ayudas’ eran tan variadas como quienes las pudieran solicitar.

“Si ganamos después del 6 de junio pueden ir a recoger su… su apoyo a las oficinas”, se escucha la oferta de la mujer.

De aquí a las elecciones todavía restan tres semanas, ¿para cuando llegue el 6 de junio la despensa ya se habrá acabado?

LC