María Espino

Guanajuato.- Tierra, basura y montones de yerba seca azolvaron las alcantarillas ubicadas sobre bulevar Euquerio Guerrero, por lo que se han registrado severos encharcamientos con las recientes lluvias, debido a la falta de capacidad de desfogue.

Correo realizó un recorrido por el bulevar en donde se observaron desde piedras, basura, tierra e incluso trozos de matorral seco que fue arrastrado por el agua hasta las alcantarillas que se ubican en distintos tramos de dicho bulevar.

Vecinos de la zona se dijeron molestos de que cada año durante el temporal de lluvias, este acceso se vea impedido por los encharcamientos que se generan. Aseguraron que la falta de mantenimiento ha propiciado que los resididos se acumulen y acaben por bloquear los desagües.

Comentaron que cuando caen lluvias abundantes, el nivel de los encharcamientos es tal, que llega a meterse en los escapes de los vehículos que por ahí transitan.

“Esto es cada año cuando llueve fuerte; siempre se inunda ese pedazo y los carros y motos de ahí no pasan (…) el agua llega a un nivel tan alto que entra por el escape del carro y afecta el motor y siempre pasa lo mismo en esa zona”, manifestó Jesús Palacios, vecino de la vialidad.

Respecto al mantenimiento que hace falta en este importante acceso, Correo buscó a la Secretaria de Infraestructura Conectividad y Movilidad del Estado de Guanajuato (SICOM), como responsable de dar atención a este tramo, sin embargo, el área de Comunicación Social no ha emitido una postura.

Cae pirul en la Yerbabuena

A causa de las recientes lluvias un árbol de pirul colapsó y ocasionó daños en la maya ciclónica de las instalaciones de Telmex ubicadas en Yerbabuena, además afectó un poste de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) jalando varios cables de alumbrado público y telefonía.

El percance se registró aproximadamente a las 5 de la madrugada del domingo, pero los vecinos reportaron el percance hasta casi el medio día, por lo que personal de Protección Civil acudió a hacer la inspección correspondiente.

Como apoyo llegó la Unidad de atención a Parques y Jardines del municipio para retirar los restos del árbol caído para liberar la zona.

El árbol que sucumbió es un antiguo ejemplar ubicado al interior del Kínder Rafael López Velarde, en Yerbabuena, el cual medía cerca de 20 metros de alto con un tronco de un metro y medio de grosor. Sus raíces ya estaban dañadas por lo que el peso sumado a la humedad de la tierra propiciaron su caída.

Aunque personal que atendió el reporte trabajó durante el domingo para limpiar la zona, no pudieron acabar, debido a que la CFE no acudió a retirar los cables caídos y existían riesgos, por lo que detuvieron la actividad que se reanudó este lunes.