Conecta con nosotros

Música

Gozan de música navideña

Con obras de Strauss, Handel, Alan Silvestri, y de autores mexicanos, los integrantes de la Orquesta Esperanza Azteca celebraron la Navidad

Periodico Correo

Publicado

En

Redacción

GUANAJUATO, Gto.- Con obras de Strauss,  Handel, Alan Silvestri, y de autores mexicanos, los integrantes de la Orquesta Esperanza Azteca y sus familiares, celebraron la Navidad.

La Orquesta Esperanza Azteca también dio muestra de su espiritu en esta Navidad. Foto: Manuel Carrillo

La Orquesta Esperanza Azteca también dio muestra de su espiritu en esta Navidad. Foto: Manuel Carrillo

Son 380 niños que esperan más éxitos para el año venidero.

El frío no fue obstáculo para que los padres de familia escucharan con gusto las notas del ‘Aleluya’, de  la obra ‘El Mesías’, de Handel, después de la cual, los niños y adolescentes interpretaron un popurrí de villancicos mexicanos, y posteriormente, El Expreso Polar, del autor norteamericano Alan Silvestri,  el programa concluyó con ‘El Danubio Azul’, de Johan Strauss.

Fernando Melchor Ascensio, director de la orquesta, señaló que la experiencia vivida este año con los integrantes de Esperanza Azteca le ha servido para comprobar que la música es una herramienta de transformación social.

“Estoy emocionado por los resultados que vemos cada día, las historias de niños que dedican 4 horas diarias a la música, y que de acuerdo a sus padres, su rendimiento escolar mejora,  y  su vida es mejor, ese es el objetivo de la Orquesta Esperanza Azteca”, dijo Melchor Ascensio.

Mientras el director de la orquesta organizaba los turnos para quebrar las piñatas, José Luis Lechuga, el maestro de las percusiones,  dijo, mientras señalaba a los niños que pedían oportunidad para quebrar la piñata, dijo:  “no han perdido la inocencia, el deseo de jugar,  eso demuestra una vez más que la educación musical, a pesar de ser estricta, hace al ser humano más feliz”.

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad

Música

Roger Waters, de Pink Floyd, encabezó en la Potsdamer Platz el legendario concierto la noche del 21 de julio de 1990, año de la reunificación alemana

Periodico Correo

Publicado

En

Por

Edición
Foto: Especial

Redacción

Berlín.- La Potsdamer Platz de Berlín es un lugar simbólico para la historia alemana del siglo XX. En la emergente ciudad de Berlín, en la década de 1920, se convirtió en punto clave no sólo del creciente tráfico de vehículos, sino también de la escena cultural cosmopolita e innovadora de la ciudad.

Unos años más tarde, poco quedaba de ello: la Potsdamer Platz fue destruida en gran medida durante la Segunda Guerra Mundial, Hitler se suicidó en el búnker debajo de la plaza, y escapó así el juicio de los victoriosos aliados.

Pero eso no fue todo: la posterior división alemana también tuvo lugar, literalmente, en la plaza: la Potsdamer Platz se convirtió en una zona restringida en la llamada “tierra de nadie”, al lado del Muro de Berlín.

Dada esta historia, queda en claro la importancia del lugar cuando se trata de recordar el legendario concierto ‘The Wall’, que Roger Waters, de Pink Floyd, encabezó en la Potsdamer Platz la noche del 21 de julio de 1990, año de la reunificación alemana.

Se trataba de un concierto benéfico de proporciones gigantescas, que se realizó el 21 de julio, exactamente hace 30 años: la construcción, que duró más de cuatro semanas, de la mega tribuna de 168 metros de largo y 41 metros de profundidad. Para esa tarea se empleó a unas 600 personas, y se dijo entonces que 220 mil boletos habían sido vendidos por adelantado. Las grúas estaban listas para maniobrar enormes monigotes, y también se movilizaron varios helicópteros, una banda de alientos del Ejército Rojo, y célebres músicos como Bryan Adams, Cyndi Lauper o Scorpions como comparsas.

Sin embargo, fueron los tonos más tranquilos los que resonaron particularmente: “¿Qué usaremos para llenar los espacios vacíos donde solíamos hablar?”, se pregunta Pink, el protagonista del álbum diseñado como ópera rock. En la canción ‘Empty Spaces’, golpea de lleno el corazón dividido de Alemania.

¿Cómo puedes comunicarte después de tantos años de separación y confrontación entre Oriente y Occidente? A 30 años de distancia, el intento de respuesta del concierto es claro: convirtiendo, con el gigantesco espectáculo de rock y 350 mil asistentes, a la Potsdamer Platz en un enorme y común. Millones de espectadores en todo el mundo se acercaron, a través de sus televisores, para participar de esa nueva experiencia ocurrida en Alemania.

En el concierto de 1990 en Berlín, el simbolismo del muro era otro muy diferente al de la historia de la ópera rock, y muy claro: con 168 metros de largo y 25 metros de altura, la enorme instalación representaba recuerdos dolorosos, desgarrados, biografías y realidades de la vida, así como el autoaislamiento ideológico en la historia alemana. A este respecto, el final del concierto también puede entenderse como una terapia grupal histórica para que Alemania se reencontrara.

Cuando el gigantesco muro fue derribado después de dos horas, en cuanto sonó la frase clave “derribar el muro”, la multitud celebró frenéticamente. Olvidó los problemas técnicos del espectáculo, como fallas de energía y una calidad de sonido miserable, porque históricamente fue un espectáculo mucho más relevante: la multitud unida en el evento en Potsdamer Platz y frente a las pantallas no sólo había experimentado un gigantesco espectáculo de rock, sino que vivió, una vez más, la caída del Muro de Berlín.

Rompe récords

No era del todo previsible que aquel concierto funcionara tan bien. El álbum ‘The Wall’ ya tenía 11 años de haber salido al mercado. En noviembre de 1979, marcó un cambio de estilo en la música de Pink Floyd, pero esto no le restó éxito: antes del concierto en Berlín, ‘The Wall’ ya había vendido 19 millones de copias. El concierto ya había sido escenificado 31 veces en Estados Unidos, Londres y Dortmund, y se había hecho una película en 1982 con Bob Geldof en el papel principal. Hasta la fecha, ‘The Wall’ tiene el récord como el álbum doble más vendido, y sigue siendo uno de los 30 álbumes más exitosos de la historia.

También lee:

Nominan al Premio Ariel la cinta ‘Ya no estoy aquí´

LC

Continuar Leyendo

Música

Alex Lora señala que fue un referente de la música mientras que el presidente de México lamentó su muerte este viernes

Periodico Correo

Publicado

En

Por

Edición
Foto: Especial

Redacción

México.- Considerado uno de los máximos exponentes de la trova y la música tradicional mexicana, Óscar Chávez es recordado por amigos y colegas que estuvieron cerca de su trabajo.

Tras el fallecimiento del cantautor, músicos y amigos recordaron lo mucho que significó para ellos el trabajo de Chávez y sus composiciones.

En este sentido los Leones de la Sierra realizaron una canción para decirle adiós con el nombre ‘A OSCAR CHÁVEZ: in memoriam’ y fue publicada en la página de Facebook de la agrupación.

A OSCAR CHÁVEZ: in memoriam

A Oscar Chávez: in memoriamTexto y voz: Guillermo VelázquezMúsica: "Vals de media noche" (J. María Chaverri) interpretado por Gorrión Serrano.

Publicado por Guillermo Velázquez y Los Leones de la Sierra de Xichú en Jueves, 30 de abril de 2020

Es un referente: Alex Lora

El líder de El Tri señala que el trovador de ‘Por tí’ fue ejemplo a seguir para todos los que hacen rolas de denuncia.

“Estoy sacado de onda por lo de mi maestro”, apunta, ” fue referente para mí y todos los que cantamos de alguna manera cosas políticas, que tienen que ver con la sociedad”.

Ocasionalmente coincidían en conferencias como la del año pasado del Vive Latino o en eventos por distintas entidades de la República Mexicana, donde dice Lora, echaban sus pláticas.

 “Sus canciones siempre van a estar en el recuerdo, siempre las estaremos cantando, son canciones que tienen que ver con la vida de todos, es algo muy especial”, considera.

Se nos fue el maestro: AMLO

El presidente Andrés Manuel López Obrador lamentó la muerte del cantautory externó su pésame a familiares y amigos.

“Se nos fue ayer el maestro Óscar Chávez, nuestro más sincero pésame a familiares, amigos y a sus millones de seguidores de su trova, su música, lo vamos a recordar siempre”, dijo.

Zabaleta y Manzanero

En medio de la bohemia que Susana Zabaleta y Armando Manzanero mantenían vía Instagram, el compositor manifestó su pena por la pérdida de su amigo Óscar Chávez, quien falleció este 30 de abril presuntamente por causa de Covid-19.

“Oscar Chávez, un eterno cantor, un eterno trovador, todos sus amigos compositores estamos un poco consternados ente eso; pero ya ve que esto es en todo el mundo”, dijo Manzanero a Susana.

También te puede interesar

Fallece el músico y compositor Óscar Chavez; tenía síntomas de Covid-19

RC

Continuar Leyendo

Música

Antes de por de ser un médico o ser un funcionario público, el actual Subsecretario de Salud formó parte de un grupo de rock en donde se encontraban reconocidos músicos de bandas como Santa Sabina o La Gusana Ciega

Periodico Correo

Publicado

En

Por

Edición

Notimex

México.- El Subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell Ramírez, no siempre tuvo la mirada fija en una carrera en la medicina, la investigación y la función pública, por lo menos, no en los inicios de su vida académica, pues recientemente se dio a conocer que formó parte de una agrupación de rock progresivo al lado de amigos que hoy son músicos de renombre.

Cantera, la longitud de onda perfecta, fue la agrupación que López-Gatell fundó durante la década de 1980 al lado de su hermano Carlos, y en la que debutaron Luis Alfonso Figueroa y Jacobo Lieberman, quienes posteriormente fundaron la banda Santa Sabina, así como Juan Manuel Badillo, Pedro Gialbert y Luis Ernesto Martínez Novelo, hoy bajista de La Gusana Ciega, entre otros.

“Es que era la banda de la secundaria, tocábamos varios ahí y Hugo era el flautista, en algún momento él y su hermano eran parte de la banda, su hermano tocaba las percusiones y él la flauta trasversa”, destaca el bajista Poncho Figueroa en entrevista telefónica.

Cantera no comenzó como muchas agrupaciones que realizan cóvers a canciones famosas, pues de inmediato comenzaron a crear temas propios:

“Eran originales y no tenían letra, era pura música, por eso también la flauta como que sí tenía su importancia en los grupos de progre”, revela respecto al instrumento que el ahora Subsecretario de Salud tocaba en la época.

El funcionario público reconoció en una entrevista reciente ser bastante desafinado a la hora de cantar, sin embargo tuvo formación en música clásica y se declaró fanático de las agrupaciones que formaron sus excompañeros de banda: Santa Sabina, sobre todo de la fallecida vocalista Rita Guerrero, y La Gusana Ciega.

Aunque Figueroa reconoce que no se trató de algo a nivel profesional, sí tuvieron la oportunidad de realizar presentaciones en vivo al lado de grupos que en el momento gozaban de cierta popularidad

Ensayábamos sólo los viernes y tuvimos algunos conciertos importantes: uno en el C.U.C., tocamos con una banda que se llamaba News Paper, en el 85 más o menos como por ahí del temblor; también una que se llamaba Crisis, que también en esa época tenía renombre; y también en algunas tocadas en la escuela en la que estábamos, que era colegio Madrid, ahí tocamos con Las Insólitas Imágenes de Aurora (que posteriormente se convirtieron en Caifanes), que era nuestro máximo triunfo y sueño”, recuerda.

En la década antes referida, no era común que los grupos que comenzaban, dejaran un registro de su trabajo, sin embargo se realizaron algunas grabaciones e incluso formaron parte de una película con la agrupación.

“Damián Ortega, el artista visual, hizo una animación en Super8 de una canción que se llamaba ‘Fragmentos’; también teníamos una que se llamaba ‘Pingüinos’; otra que se llamaba ‘Calenda’; y él también hizo algo con otra que se llamaba ‘Calidoscopio’. En realidad eran experimentales musicalmente, estaban padres, era un rock progresivo, según yo, bastante bailable, era un poco más movido”, refiere.

“Y de hecho hay una película perdida, que nunca supe si salió o no, creo que fue la tesis de Octavio Reyes, un estudiante del C.C.C., de la generación más o menos de Carlos Carrera y ahí sale Cantera en un ensayo, y José Argil, que era ingeniero de audio de El Tri, tenía unas grabaciones de Cantera me dijo hace poco, yo creo que Pepe o Juan Manuel deben tener, todo eso en cintas en cassette o algo así”, profundiza el bajista.

Todos los exintegrantes de Cantera, que se completan con Pepe Martínez, que hoy es ingeniero de audio y diseñador de equipos, se dedicaron de cierta forma a la música, excepto Hugo López-Gatell y su hermano.

“El papá de Hugo era un connotado médico, en su momento también tuvo bastante renombre, y ya ves cómo es la tradición de varios oficios, que son familiares, aunque creo que de toda la familia él es el único que se dedicó, no sé, a Carlos le perdí la pista, pero su hermano Víctor (conocido como ’El Vico’) siempre fue un artista plástico bastante conocido desde joven”, finalizó Figueroa.

RC

Continuar Leyendo

Publicidad

Portada Impresa

Cartón

Publicidad

Publicidad

Marcador

Salud

Ciencia y Tecnología

Extravagario