Agencias

Ciudad de México.- El delantero paraguayo Carlos González ya está en Monterrey para reportarse con los Tigres de la UANL, su nuevo equipo en la Liga MX. Aterrizó ayer proveniente de la Ciudad de México.

González dejó a los Pumas de la UNAM, tras perder la final del Guardianes 2020, y ahora se convierte en atacante de los felinos, previo al torneo que arranca en dos semanas y para disputar el Mundial de Clubes.

En las inmediaciones del aeropuerto regiomontano, el paraguayo explicó que decidió venir al cuadro regiomontano “cuando me di cuenta que realmente me querían, siempre es importante si vas a ser respaldado por un gran técnico y fue una de las cosas que me motivó llegar acá”, explicó.

“Me motiva mucho pertenecer a una gran institución, ya estamos acá con toda la ilusión del mundo para hacer bien las cosas y preparado para lo que viene”, añadió González a los múltiples medios de comunicación.

El goleador dejó a los auriazules de manera sorpresiva, pues con ellos tuvo un desempeño destacado y se veía lejana su salida, después de cinco torneos disputó 92 compromisos y anotó 34 goles.

Pese a que hace unas semanas, cuando se reportó para los exámenes médicos, se veía con un semblante poco agradable, González en esta ocasión se mostró motivado por el otro reto que tiene con los regios, uno que adoptaron a media semana al ganar el título de la Concacaf: disputar el Mundial de Clubes.

“Nunca me había pasado por la cabeza (jugar el Mundial de Clubes), Voy a pertenecer a este equipo, que lucha por todo lo que está enfrente, ser parte de ello es una gran motivación”. González unirá fuerzas con AndréPierre Gignac en el ataque regio.

ndr