Redacción

La Habana, Cuba.- Un amplio despliegue policial, actos de repudio, cortes selectivos de teléfonos y detenciones de activistas han marcado la jornada de este lunes en Cuba, día en que la oposición había convocado a una inédita marcha contra el gobierno.

Según contaron varios cubanos desde diferentes provincias —y de acuerdo a numerosos testimonios y material gráfico en las redes sociales—, las autoridades realizaron un amplio despliegue de efectivos en las principales avenidas, parques y lugares concurridos en la mayor parte del país.

“Hay más policías que piedras en la calle”, contó una residente de la provincia de Pinar del Río, de 38 años, que pidió no ser nombrada.  Mientras otro joven de 33, desde La Habana, relató que numerosos grupos vestidos de civil custodiaban las calles y en ocasiones se acercaban incluso a cuestionar a los que veían con sus celulares en las manos.

“Es un ambiente muy raro: guardias cada 100 metros. Muchas avenidas están con bardas para en caso de que pase algo cerrarlas y hay que tener cuidado, porque si andas con algo blanco, te caen arriba”, dijo el joven, en referencia a la convocatoria a portar prendas de ese color en señal de protesta.

El gobierno de Cuba declaró ‘ilegal’ la marcha convocada por el grupo Archipiélago, una plataforma creada hace un par de meses por el dramaturgo Yunior García.  Las autoridades aseguran que se trata de un “intento de desestabilización”, “financiado por Estados Unidos” y acusa a los organizadores de ser “agentes al servicio de la CIA” o de orquestar un “golpe blando”.

Numerosos periodistas independientes y activistas escribieron en redes sociales que estaban en “arresto domiciliario“, con patrullas en las puertas de sus casas que les impedían salir, mientras otros denunciaron detenciones, interrogatorios y amenazas.  Ante esta situación, los reportes desde la isla sugieren que solo algunos opositores salieron a las calles y —según las denuncias— fueron rápidamente apresados.

En silencio

Foto: Twitter

Human Right Watch denunció que estaba recibiendo reportes “desoladores” de Cuba ante el “despliegue de las fuerzas de seguridad de forma masiva”.

“La intención es clara; suprimir cualquier intento de protesta”, escribió el director para las Américas de la organización, José Miguel Vivanco.  En más de 100 ciudades del mundo se reportaron marchas de apoyo a la protesta entre el domingo y el lunes.

Por su parte, los medios oficiales en el país no han reportado sobre el despliegue policial, pero han llenado sus portadas con historias y titulares que aluden a la “normalidad” y la “alegría” del día, que coincidió con el regreso de los estudiantes cubanos a las escuelas y la reapertura del turismo tras la pandemia.

ac