Redacción

Estados Unidos.- El Instituto Karolinska de Estocolmo repartió su Nobel de Medicina 2020 entre tres virólogos, descubridores del virus de la hepatitis C, cuyo trabajo sirvió para “resolver un problema sanitario global”.

Dos estadounidenses Harvey J. Alter y Charles M. Rice, y el británico Michael Houghton compartieron los honores del primero entre los galardones de esta ronda 2020, al que seguirán en los próximos días los de Física, Química, de Literatura, de la Paz y finalmente el de Economía.

Este primer anuncio de los Nobel, que al igual del acto de entrega de todos los premios, el 10 de diciembre, se produce en formato virtual y restringido por la pandemia.

“Ahora existen análisis de sangre altamente sensibles para el virus que prácticamente han eliminado la hepatitis por transfusión en muchas partes del mundo y han mejorado así considerablemente la salud global“, según la explicación del Instituto.

Alter nació en Nueva York, y ejerció en la Universidad de Georgetown, hasta que en 1969 regresó a los Institutos Nacionales de Sanidad (NIH) para incorporarse al Departamento de Medicina de Transfusión del Centro Clínico, donde fue jefe de Estudios Clínicos y Director Asociado de Investigación.

Fue codescubridor del antígeno Australia, clave para detectar el virus de la hepatitis B y más tarde encabezó un proyecto en el Centro Clínico de los NIH del cual se creó un almacén de muestras sanguíneas utilizadas para descubrir las causas y reducir el riesgo de hepatitis asociada a las transfusiones.

Su colega Houghton nacido en Reino Unido, se doctoró en 1977 en el King’s College de Londres, y se trasladó a ejercer a California en 1982 y de ahí en Canadá, al frente del departamento de Virología de la Universidad de Alberta.

Junto con su equipo, identificó la secuencia de fragmentos de ADN a partir de ácidos nucleicos que se encuentran en la sangre de un chimpancé infectado. La mayoría de estos fragmentos provienen del genoma del propio chimpancé, pero los investigadores predijeron que algunos se derivarían del virus desconocido, lo que permitió su localización.

Los tres investigadores se repartirán la dotación del Nobel, este año aumentó a 10 millones de coronas suecas.

*Con información abcnoticias.mx

AC