Frutería Torres decidió dar el paso ecológico

Foto: Catalina Reyes

Tomaron la decisión de dejar de dar bolsas plásticas junto a sus productos, reduciendo 20 kg de deshechos a la semana

Jesús Ugalde

Guanajuato.- Frutería Torres tratará de eliminar las bolsas de plástico poco a poco, con el objetivo de disminuir la contaminación que causan en el medio ambiente. Para ello, desde hace dos semanas colocó un letrero en su puerta anunciando esta decisión a los clientes y pedirles que lleven sus propias bolsas.

El negocio que se encuentra en la Plazuela del Baratillo empezó con la iniciativa de reducir el consumo de bolsas de plástico, ya que a la semana se consumen alrededor de 20 kilos.

“La iniciativa nace de mí; como propietario del negocio estoy preocupado por el calentamiento global, por los cambios climáticos y por qué cada día hay más contaminación en el planeta” expresó Osvaldo Torres, propietario del negocio.

“La gente sí se ha quejado, pero desde hace 15 días que tenemos con esta iniciativa para que se vaya acostumbrando a traer su propias bolsa de mandando, es por eso que colocamos el letrero para que sepan que no vamos a dar más”.

En Irapuato, la Presidencia Municipal prohibió el mes pasado el uso de bolsas de plástico a los comerciantes para el traslado de productos.

La página www.ecologíaverde.com enlista 6 razones para decir no a las bolsas de plástico:

  1. Se fabrican a partir del petróleo, un recurso no renovable, costoso, cada vez más escaso y responsable de la emisión de gases de efecto invernadero, es decir, del cambio climático.
  2. Su reciclaje no es rentable: cuesta 100 veces más reciclarlas que producirlas nuevas.
  3. La mayoría acaba en el mar o quemada en las incineradoras y en los hornos de cemento. Se han encontrado bolsas flotando al norte del Circulo Ártico y en lugares remotos del Atlántico Sur, los lugares más lejanos de la huella humana.
  4. Contaminan durante su fabricación y su incineración (dioxinas, cianuro…).
  5. Algunas están impresas con tintas tóxicas.
  6. Tardan entre 150 y 1000 años en descomponerse.