Las Ventanas Opinión

Frívolo, inocuo e infundado

El culebrón de la campaña de Félix Salgado Macedonio para llegar a la gubernatura del Estado de Guerrero sigue dando tela para cortar. El Instituto Nacional Electoral eliminó la candidatura del aspirante de Morena, señalado por faltas graves que el árbitro electoral no quiso pasar por alto, a pesar de las complacencias que el presidente del la República le ha mostrado al guerrerense.

Claro, Morena se hace la víctima y llora frente al veredicto que no es definitivo. Todavía se puede echar para atrás la resolución. Por eso, el partido en el poder brama y amaga con apelar ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, donde los morenistas parecen tener incondicionales a prueba de balas, veremos. No sé, tanto brinco en terrenos tan disparejos, no se entiende.

El Instituto Nacional Electoral está sancionando con mano dura. No se presentan los gastos de la precampaña, no hay transparencia: se elimina la candidatura. En el pasado, no habían sido tan rigurosos y eso es de llamar la atención. Por otro lado ,tanto Salgado Macedonio como su partido sostienen que no hubo precampaña.

¿Será que la gente de Morena cree que nos chupamos el dedo? Insultan la más frágil de las inteligencias y nos faltan al respeto pensando que no tenemos memoria o que los mexicanos somos capaces de tragarnos todas las argucias que nos quieran servir. Y, ya encarrerado el ratón, Félix Salgado Macedonio se envalentona y empieza a llamar a la institución electoral: frívola, inocua e infundada. Da la impresión de que el señor no tiene un espejo o no reconoce su reflejo.

Yo no sé si hay dado cargado, pero el que busca encuentra, no hay duda. Por eso, la Unidad de Fiscalización del Instituto Nacional Electoral detectó que sí se usaron recursos para promoverlo, a él y a otros personajes que tenían aspiraciones. Ni modo que ahora quieran tapar el sol con un dedo o que quieran borrar de un plumazo lo que ya quedó patente en las benditas redes sociales. Por supuesto, sabemos que hubo precandidatos que estuvieron a la vista de la gente, por más que lo quieran negar. Hay pruebas suficientes.

La preocupación del consejero Jaime Rivera parece pertinente. Los señores no tienen trato de privilegio por pertenecer al partido en el poder. Nos tienen que dar cuenta sobre de dónde sacaron los recursos y si son origen legal. Mientras unos están felices otros están con el hígado volteado, aunque también hay un gran desdén. A la sesión del Consejo General, por ciento, no se presentó nadie de Morena. Parece que arrugan la nariz al sentirse que se les piden cuentas, como si no tuvieran esa obligación. Yo creí que la 4T se trataba de hacer las cosas diferentes y yo no veo muchas diferencias.

Evidentemente, Félix Salgado Macedonio está muy enojado, anunció que seguirá con su camino y que está dispuesto a acudir a tribunales internacionales, de ser necesario. Anda envalentonado: “No hay paso atrás. Vamos a seguir luchando por Guerrero. El candidato no se raja. El pueblo menos”, declaró. Se le olvida que tiene abiertas investigaciones en otras instancias por violación. Sus correligionarios lo defienden y meten al Senado en estos dimes y diretes. Ricardo Monreal insiste en que el Instituto Nacional Electoral se extralimita en sus funciones.

Yo no sé en qué irá a acabar el tema de Salgado Macedonio, lo que me parece es que el tema sigue enrareciéndole el ambiente a Morena que no es el único candidato que les está ensuciando el terreno con escándalos. Frívolos, inocuos, infundados, dijo Salgado. Hay palabras que son como escupir al cielo.

Related posts