Agencias

Mundo.- La Universidad de Oxford y la empresa farmacéutica Astrazeneca  trabajan de la mano para encontrar una cura contra la COVID-19, un virus que ha acabado con la vida de miles de personas en todo el mundo.

Parecía que la fórmula era la correcta, sin embargo, se acaba de dar una noticia que hace que nuestras esperanzas de que pronto se encuentre la cura, se alejen cada vez más.

Joan Pons Laplana, un enfermero que participó como voluntario para que le pusieran la vacuna que prometía ser la solución a todos… DIO POSITIVO a la prueba que se le realizó de COVID-19.

¿Todo estará perdido?

El español dio a conocer esto a través de su cuenta de Twitter, en donde aseguró que las últimas pruebas clínicas para detectar el virus, resultaron positivas. Sin embargo aseguró que se encuentra ben de salud.

Aun así, CONFIRMÓ que la vacuna de Reino Unido no impide que el coronavirus entre al organismo de las personas, únicamente previene no tener síntomas tan graves.

Sus síntomas fueron congestión nasal y dolor de cabeza, por lo que tuvo que aislarse para evitar contagiar a terceras personas. Se mostró tranquilo y dijo estar en espera de que al menos la vacuna le ayude a eliminar el virus antes de que entre en la sangre.

Habrá una segunda opinión

Para confirmar las sospechas, el enfermero se hará una segunda prueba, pues por ahora se descartó que la vacuna falló en las fases 1 y 2; se espera que en la tercera funcione.

DM

Tal vez puede interesarte: