Celaya Top 5

Fieles de San Juan Bautista recurren a las amenazas

Foto: Martín Rodríguez

Luz Zárate

Celaya.- En plena pandemia y a pesar del incremento de casos de coronavirus Covid-19, la imagen de San Juan Bautista en la comunidad de San Juan de la Vega se mantendrá expuesta para que sus devotos y creyentes pasen a visitarlo y agradecerle los favores recibidos. Algunos amenazan con causar disturbios si no los dejan festejar al santo patrono del pueblo.

Muchos de los habitantes de San Juan de la Vega exigen a las autoridades municipales que los dejen practicar libremente sus tradiciones e incluso amenazaron a la familia que tiene a resguardo a “San Juanito” para que lo dejen venerarlo. Amenazaron con que si cierran la puerta del domicilio donde está habilitado su altar y les impiden pasar a verlo y rezarle el próximo martes de carnaval –que es el día que se le realiza la fiesta en grande a San Juan Bautista-, van a ir a quemar petardos afuera y dentro de la casa.

Cancelan casi todos los eventos

La señora Juana Colesio Bautista, platicó que cada año una familia de San Juan de la Vega se hace cargo de las dos imágenes de San Juan Bautista, a las cuales veneran los pobladores desde hace casi 500 años. La tradición marca que se deben realizar velaciones al santo, peregrinaciones en las calles del pueblo, danzas, se regala comida y se hace la quema de petardos.

Sin embargo este año se cancelaron casi todos los eventos de festejo, lo que sí se va a realizar es que se tendrá abierta la casa donde tienen a San Juan Bautista, pues a decir de la mayordoma que tiene el resguardo de “Sanjuanito”, se tiene la obligación moral de tener las puertas abiertas para que pasen los pobladores a rezarle, eso aunado a las peticiones y amenazas de que se debe abrir.

“Las autoridades piden que cerremos estos 8 días pero no se puede, ¿por qué no se puede?, porque yo voy a tener problemas con la gente. Las autoridades dicen que no pero el pueblo dice sí, yo también dígame qué hago si el pueblo viene, si el pueblo me amenaza y el pueblo viene y me empuja mi puerta ¿qué voy a hacer?, en lo que vienen las autoridades ya voy a estar muerta.

“La gente me dice: si tú tienes cerrado yo aquí voy a estar en la calle, ellos dicen que si no está abierto ellos van a echar los petardos en la calle. Son amenazas, el Gobierno dice que no tenga miedo que les llame pero en lo que yo les hablo, ellos me tiran la puerta y me queman los petardos. Vinieron ese rato las autoridades y me dicen que si abro me van a multar, a ellos les da igual si me da miedo, eso no ve el gobierno, solo me dicen cierra y ahí te ves”, platicó Juan Colesio.

La mayordoma de San Juan Bautista dijo que pidió a las autoridades municipales protección y apoyo para controlar a la gente, pues está segura que el martes que es el gran día de festejo, llegará gran cantidad de gente, pero aseguró que no obtuvo respuesta.

“Yo les dije que yo le cerraba la puerta pero me mandaran protección, lo que contestó uno es que no van a arriesgar a su gente y ¿entonces ellos sí me van a arriesgar a mí?”, reviró.

Juana platicó que la veneración a su santo patrona es cuestión de fe y una tradición heredada de generación en generación. Contó que en 1525 a un hacendado de la zona le robaron gran cantidad de lingotes de oro, por lo que le pidió a San Juan Bautista que si le hacía el milagro de que se los regresaran, él le mandaría hacer una fiesta en grande y además mandaría elaborar una estatua de San Juan Bautista –la cual debería ser pequeña para que se pudiera sacar a pasear-. Y debido a que sí se le concedió la petición, el hombre de nombre Juan Vega impuso la tradición de festejar al santo. Años más tarde se mandó hacer otra escultura, ambas son veneradas cada año.

Peligrosa tradición

Además de la cuestión religiosa, es tradición quemar petardos a martillazos y es conocida como una de las más peligrosas en el mundo, debido a que la punta de los martillos sostiene petardos elaborados con clorato de potasio y azufre, para después impactarlos en el piso y con esto causar poderosos estruendos.

Incluso en años pasados se han registrado casos de personas que pierden alguna extremidad al explotarles el petardo en su cuerpo.

Cada año, los martes de carnaval se acondiciona una zona en donde se pueden tronar los petardos, mientras que en el jardín principal y las diferentes calles del centro de la comunidad se realiza una peregrinación encabezada por San Juanito.

A decir de las autoridades municipales este año no se realizará la festividad ni se detonarán los tradicionales petardos que se truenan durante la fiesta de San Juan de la Vega.

Pero a decir de los pobladores, están seguros que sí habrá ‘algún desobediente’ que sí saldrá a tronar petardos.

LC

Otras noticias