Desde el mes pasado, la Fiscalía General de la República ha tenido acercamientos con el Poder Judicial para cabildear que se gire una orden de aprehensión contra el expresidente de México, Felipe Calderón Hinojosa.

De manera informal, la FGR presentó ante las instancias judiciales el expediente con el borrador de la solicitud de orden de aprehensión. El motivo tiene que ver con el presunto mal uso de la “partida secreta” de la Policía Federal en el sexenio en que Calderón fue presidente de México y la cabeza de esa corporación era Genaro García Luna, entonces secretario de Seguridad Pública.

El cabildeo por parte de la Fiscalía se dio para evitar que por algún error de integración o planteamiento en la carpeta de investigación, el juez negara la orden de aprehensión contra el expresidente. El intercambio extraoficial entre FGR y Poder Judicial derivó en que el documento-borrador con la solicitud de la orden de aprehensión regresó al ministerio público para que le hiciera ajustes y precisiones.

Previamente se había difundido que en el sexenio de Calderón Hinojosa, la Policía Federal manejó 7 mil millones de pesos en una “partida secreta” etiquetada como la número 33701 del presupuesto.

Todo esto me lo confirman fuentes de primer nivel.

Este procedimiento de consultas informales entre la Fiscalía y el Poder Judicial se dio también para el caso de Luis Videgaray Caso, secretario de Hacienda en el sexenio de Enrique Peña Nieto, a quien la dependencia a cargo de Alejandro Gertz Manero planteó inicialmente aprehenderlo por el presunto delito de “traición a la patria”. El 2 de noviembre, revelé en exclusiva la intención de la FGR de solicitar la orden de aprehensión contra Videgaray, y que como parte de esa estrategia, existieron contactos entre la Fiscalía y el Poder Judicial. Un par de días después, el propio presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, confirmó en su conferencia mañanera lo publicado. Y explicó que el Ministerio Público Federal estaba cabildeando la obtención de una orden de aprehensión contra el también excanciller y que al mostrarla a los funcionarios del Poder Judicial, éstos recomendaron varias modificaciones para que tuviera mayor sustento. No se supo más del asunto.

SACIAMORBOS

¿Será cierto que un gobernador y un poderoso exsenador escondieron en un rancho del norte del país a Rafael Caraveo Opengo, el operador panista del Senado que aparece en un video recibiendo maletas de dinero en efectivo de parte del exdirector general de Pemex, Emilio Lozoya, en tiempos de la reforma energética? ¿Será cierto que la autoridad federal lo sabe, lo investiga y quiere proceder en contra de ambos por obstaculizar la impartición de justicia?