Luis Telles

Yuriria.- El festival de la Mojarra y la Cerveza se ha vuelto un evento necesario para la venta de productos locales y tener un alivió en la economía familiar, además se da el flujo de dinero en el municipio, por los visitantes, así lo consideraron las cocineras tradicionales locales, artesanos yurirenses y de los estados de Michoacán, Oaxaca, Jalisco, que participaron como expositores.

Doña Sonia Puente, cocinera de las tradicionales mojarras fritas, destacó que no esperaba tener tanto trabajo, el tener una larga fila en espera del platillo, “toda la familia estamos trabajando al 100, gracias a Dios la gente gusta probar una mojarra frita, y estamos a punto de terminar (15:30 horas), lo cual nos da una gran satisfacción por el esfuerzo realizado”.

Cesar Martínez del restaurante Campestre Tres Espuelas, dijo que con la pandemia, además de cerrar, se quedaron sin personal capacitado y hoy que el semáforo de salud les permite abrir en un porcentaje, tienen que empezar de cero y el evento les vuelve la vida.

Don Benito, artesano creador de canoas de madera, Rocío López de tejido de tule, Cheli de rebosos, María del Carmen de suvenires, dijeron que, afortunadamente con este evento activaron sus ventas, porque se tenía producto, pero no había como venderlo, “hoy afortunadamente hay visitantes y estamos teniendo ventas”, coincidieron.

Cristian Chávez, productor local de mezcal, señaló que esperaban el evento y afortunadamente, sí llegaron visitantes, “les preguntamos de dónde nos visitaban y además de los municipios vecinos, venían de Celaya, León, Salamanca, Jalisco, Pénjamo, Acámbaro y del pueblo mágico Mineral de Pozos, lo cual es importante, porque se vienen y están programados otros eventos de esta naturaleza, lo que servirá no solo a los expositores, sino a todos los yurirenses porque se reactiva la economía”.