Jessica de la Cruz

León.- El sacerdote Fidel Hernández Lara expresó que “no solo es conmemorar un centenario de la primera piedra que se colocó del Templo Expiatorio, es compartir con la ciudadanía la historia de cómo se formó, las raíces sociales y la lucha de diferentes párrocos que se enfrentaron a diversas eventualidades para que hoy en día se tenga uno de los templos más conmemorativos y de identidad de la ciudad”.

Hernández Lara señaló que la pandemia impidió un poco el inicio de los festejos del 100 aniversario de este templo, y se tuvo que hacer una modificación a los planes, porque la situación de salud limitó la organización y van a ir viendo de qué manera se puede adecuar con el tiempo el programa de actividades para el festejo del centenario del recinto.

“Lo que queremos es que se tome consciencia y se dé a conocer de alguna manera esta obra y sobre todo el espíritu que se tiene”, dijo el sacerdote, quien agregó que no solo la pandemia ha frenado algunas actividades en el templo, la historia de las crisis económicas y movimientos sociales también han dejado huella en esta construcción.

El párroco señaló dos fechas conmemorativas del templo: el 15 de septiembre de 1920, cuando el padre Bernardo Chávez pidió el permiso al obispo de León para construir el templo.

La segunda fecha que es importante para la historia de este recinto religioso, es el 8 de julio de 1921, cuando se colocó la primera piedra.