Alejandro Gibrán

León.- Con tranquilidad tomaron los leoneses el partido de ida de la Final del campeonato Guardianes 2020, donde terminaron empatados a uno en el partido.

El público se reunió de manera moderada en bares que no superaron el 60% de las ocupaciones de los lugares, además se mantuvieron indiferentes a un festejo, por lo que se espera el movimiento de gente sea el próximo domingo 13 de diciembre, cuando la Final sea en la ciudad.

Por parte de elementos de policía municipal se establecieron en la calzada, así como una unidad de Protección Civil, que dio rondines en la zona para evitar festejos.

Al término del partido continuaron de manera normal la atención, así como no hubo aglomeraciones en bares y restaurantes de la calle Madero y zonas aledañas.

En la zona del campestre y Norte de la ciudad fue donde se congregó más gente pero no se presentaron disturbios, por lo que seguridad pública registró un saldo blanco en lo que fue este encuentro.

Durante las dos horas que duró el partido, previo y posterior a este no hubo personas en el Estadio Nou Camp, relacionadas a festejos o celebraciones.

El operativo intermunicipal, así como de Emergencias continuará reforzado el domingo cuando los Esmeraldas se enfrenten en casa contra los Pumas.

EZM