Top 5 Vida Pública

Familiares y amigos dan el último adiós a Juan Carlos Padilla

Luz Zárate

Celaya.- Hace tres días la familia de Juan Carlos Padilla Aranda, el hombre que fue golpeado por agentes ministeriales y que posteriormente murió, no se imaginaba que la tarde de este miércoles estarían velándolo con la pena de haberlo perdido, pero también con la exigencia de que se haga justicia y peor aún con el temor de sufrir represalias.  

Los restos de Juan Carlos fueron velados en una funeraria del municipio de Celaya, en donde sus familiares, amigos, vecinos, trabajadores y conocidos han acudido este miércoles a despedirlo y a orar por él; además aprovecharon para darles palabras de aliento a su viuda y sus hijos a quienes animan a que sigan exigiendo que se haga justicia.

No le creen a la fiscalía

Todos en la sala de velación se notan consternados, dolidos y aún sin creer que Juan Carlos murió al ser detenido por agentes ministeriales; en algunos momentos los presentes se muestran indignados ante las autoridades de la Fiscalía General del Estado, pues aseguran que el fallecido no tenía problemas con nadie, que ha sido comerciante de toda la vida y desde hace 28 años vender tamales. Contaron que se dedicaba a su familia, a trabajar y dedicaba todo su esfuerzo y tiempo al negocio familiar. 

Ninguno de los presentes en la sala de velación está conforme con la versión de la Fiscalía General del Estado, que la noche del martes envió un comunicado en el que aseguran que Juan Carlos no fue golpeado y que solo fue sometido, incluso vuelven a platicar lo sucedido la tarde del lunes, alrededor de las 13:30 horas, y destacan la existencia de los videos que se subieron ese momento a redes sociales en donde se ve el altercado suscitado entre los agentes y Juan Carlos quien pide ayuda, así como los gritos desesperados de su esposa y de una niña.

Dolidos pero firmes, nuevamente relatan lo que dice el parte médico del Hospital General de Celaya en el que se asegura que el hombre llegó al nosocomio sin signos vitales, con golpes, coloración marmórea y sangre en la cara.    

Tampoco aceptan lo dicho por la Fiscalía del Estado acerca de que Juan Carlos contaba con mandato judicial por un delito grave, incluso resaltan que a él lo llamaban por otro nombre y al momento de la supuesta detención no le presentaron la orden de aprehensión.

Te puede interesar:

RO.

Related posts