Fernando Velázquez

Guanajuato.- El secretario de Salud de Guanajuato, Daniel Díaz Martínez, señaló que las largas filas que hubo para vacunar a niños con comorbilidades se debió a que algunos papás no llevaban la documentación necesaria y la inflexibilidad de algunos encargados de llevar el control de a quiénes se les aplicaban las dosis.

Refirió que ayer solamente se pudieron aplicar 1 mil 806 vacunas Pfizer a este grupo poblacional, debido principalmente a estos problemas relacionados con la falta del certificado médico para acreditar el padecimiento del menor.

Lee más: Confusión en vacunación de menores en Guanajuato vino tras ‘invitación abierta’ de la SSG

“Sin registro, teníamos que empezar prácticamente de cero. Lo que nosotros hicimos fue poner médicos, además del personal de vacunación, para que valoraran a los niños y no tuvieran un inconveniente más por no tener el certificado médico. Personas de escasos recursos que no pueden ir a dar vueltas para que tengan el certificado médico y eso fue lo que hicimos nosotros”, dijo.

Además, lamentó que a pesar de que en la aplicación de vacunas no debería importar la derechohabiencia, en clínicas del IMSS y del ISSSTE sí rechazaban a quienes no eran derechohabientes, cosa que no ocurrió en los hospitales a cargo de la Secretaría de Salud del estado.

Te puede interesar: Acusan a la SSG de armar ‘listas’ de vacunación; padres confrontan a funcionarios

El Secretario de Salud recordó que los involucrados en las jornadas de vacunación deben ser facilitadores y lograr que la mayor cantidad de niños con comorbilidades se pueda vacunar, por lo que confió que ahora fluya todo de manera más ágil para la aplicación de las 3 mil 114 vacunas que falta suministrar del primer lote de Pfizer que llegó.

SZ