Luz Zárate

Celaya.- Además de la pintura amarilla que será removida del puente Tresguerras, obra realizada por el arquitecto Francisco Eduardo Tresguerras considerado el ‘Miguel Ángel Mexicano’, el monumento también requiere mantenimiento en toda su totalidad.

Fue en el 2016 cuando se le dio por última vez mantenimiento a este monumento, considerado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) como patrimonio cultural. En aquel entonces los recursos -6 millones de pesos- fueron aportados por el empresario Julián Malo Guevara.

En un recorrido realizado por Correo, se constató que la obra de 212 años de antigüedad, considerada un ícono de la ciudad y atractivo turístico, tiene varios grafitis y falta mantenimiento a la cantera, sobretodo en la parte baja del puente.

Por si no lo viste: Indigna a celayenses repintado del puente Tresguerras; INAH no lo aprobó

Cabe recordar que la Dirección de Tránsito y Policía Vial presumió el martes en sus redes sociales que el personal de la dependencia pintó la mampostería y los obeliscos del puente de ‘alto tráfico’ de color amarillo, esto como parte del programa de ‘mantenimiento de guarniciones’.

El historiador y director del Museo de Celaya Historia Regional, Rafael Soldara Rafael Soldara, y el cronista de la ciudad, Fernando Amate, se mostraron molestos por la pintura amarilla que se le colocó en los obeliscos y la mampostería del puente, por lo que descalificaron la iniciativa de “mejorar su imagen” con este tipo de pintura, pues aseguran que su mantenimiento lleva todo un proceso que además debe ser autorizado por el INAH.

Soldara destacó que el Puente Tresguerras se convirtió en una obra emblemática después de haber construido el Templo del Carmen, que fue considerada su obra maestra, y que la aplicación de pintura amarilla es lamentable.

Lee también: Aceptan sanción por pintar de amarillo el puente Tresguerras de Celaya

“Este puente permitía la conectividad el camino real que conducía al Bajío, tocando primero por Celaya y que conectaban a los Apaseos y Querétaro. Tiene características muy peculiares, una monumentalidad extraordinaria que debemos a una última intervención encabezada por el ingeniero Julián Malo, que permitió recuperar los niveles, los acabados del conjunto arquitectónico, no sólo el puente sino también estas calzadas que llevaban al camino Real. Es una sorpresa, sobre todo un desconcierto, siempre hemos trabajado por la conservación de los monumentos, el patrimonio, debemos ser muy cuidados en la observación de los reglamentos, del manual de conservación, de la paleta de colores, siempre contando con un experto, siempre con acompañamiento”, señaló Soldara Luna.

El puente se construyó como parte de la ‘Ruta de la Plata’ para dar paso a los arrieros que transportaban el metal de Guanajuato y Zacatecas hacia la Ciudad de México. Es obra de Francisco Eduardo Tresguerras y se inauguró el 15 de agosto de 1809. 

Su construcción duró alrededor de seis años y debido al costo que tuvo el proyecto, los detractores de Tresguerras, en tono de burla, señalaban que era un ‘puente de tepalcates’.

EZM