Jazmín Castro

León.- Se frenó la edificación del Centro de Capacitación y Certificación Estatal para Bomberos, porque no cuenta con las escrituras, ni permisos actualizados para su edificación.

“Necesitamos los permisos de construcción porque como ya no tenemos la posesión del terreno, ya no nos pueden autorizar seguir construyendo, (…) está frenado desde hace dos meses para acá”, informó presidente de la asociación de Bomberos del Estado de Guanajuato, Juan Antonio Quiroga Lozano.

En el marco del Día Nacional del Bombero, donde justamente se cumplen tres años desde que se anunció con bombo y platillo la creación de este espacio para capacitar, certificar y homologar actuaciones por parte de los rescatistas y bomberos, nuevamente se hizo otra solicitud.

Esta vez, la urgencia recae en contar con las escrituras para seguir con las obras de construcción o en su caso un nuevo contrato de comodato, pero ahora por 99 años.

Pues desde hace tres años a la fecha la obra sólo ha avanzado un 35%, que incluye bardas, una plancha de cemento y otras intervenciones, aunque falta la parte medular que son aulas, el pozo de agua y la luz.

A paso lento 

Quiroga Lozano, expresó que las cuestiones administrativas y jurídicas, se derivaron porque la donación se realizó dos meses antes de concluir el sexenio de Miguel Márquez Márquez, en ese momento por la premura fue un contrato de comodato.

A la fecha se han invertido 8.5 millones de pesos de los 30 millones que se cotizaron en aquel entonces, y que hoy cuentan con 12 millones de pesos para seguir avanzando.

El predio ubicado cerca del Parque Bicentenario, estaría diseñado para capacitar a más de mil 600 bomberos en la entidad, de otros estados y las industrias, generando la oportunidad para obtener recursos y seguir operando.

“En este momento cada quien (cada municipio) tiene su propia escuelita para capacitar y lo que se busca es generar un proyecto ambicioso que pueda capacitar a todos. Tiene que tener sus dormitorios, comedor, donde entras el domingo y sales hasta el otro, donde son capacitaciones teóricas y prácticas”, concluyó.

Ramón García Ortega, un Bombero acambarense hecho por vocación

Un hombre que manifiesta su espíritu de servicio desde hace 32 años y quien es de los más veteranos de la corporación de Bomberos Voluntarios es Ramón García Ortega.

El capitán e instructor de las nuevas generaciones de personal de auxilio como Bomberos, placó que él fue uno de los que apoyaron en Guadalajara, Jalisco cuando se dio una explosión de hidrocarburos derramados en los drenajes.

Al cuestionamiento de qué le motivo a ser Bombero, respondió que “fue la vocación de servir al prójimo y ayudar a mi sociedad, de romper esa barrera, llena de peligros y riesgos que viven los Bomberos al responder un llamado de emergencia”.

Adrenalina pura

El comandante operativo comentó que saber que un sueño puede hacerse realidad a base de lucha, entrega y dedicación, que no hay fronteras u obstáculos para ayudar a aquel ser en desgracia. “Que tus sueños sean más grandes que tus miedos”, por lo que agradeció a Dios por su servicio, vocación y sacrificio, de todos sus compañeros Bomberos.

Una vida de servicio

El ‘tragahumo’ recordó cómo esta agrupación solo contaba con una sola unidad “y tampoco había mucho personal suficiente para atender las guardias, y nos invitaron a formar parte de este equipo de trabajo que vivimos a diario la adrenalina a veces a tope y tenemos 32 años y esperamos llegar a los 50 años”.

Indicó que es bonito estar en este tipo de actividades y que mejor que asistir a los servicios, “también nos toca enseñarles a los muchachos todos mis conocimientos y experiencias y que se vayan formando como Bomberos, aquí entran como aspirante y el siguiente paso es ser Bombero con un grado.

LC