Ana Lilia Ojeda

San Francisco del Rincón.- El Ecobulevar se habilitó con servicios que consideran no sólo al automovilista, sino también a los ciclistas, pero persisten zonas inseguras a todos cuando la iluminación natural se acaba, pues el alumbrado público aún hace falta en algunos tramos.

Cada vez más, los ciclistas hacen uso de la ciclovía, originalmente quienes más demanda hacían de ella eran las personas que habitan por la zona o quienes la necesitan para acudir a trabajar en las cabeceras de San Francisco o Purísima del Rincón, sin embargo, a raíz de la contingencia sanitaria por el Covid-19, se ha multiplicado el uso del medio de transporte ecológico, por personas que se organizan para hacer ejercicio en grupos de ciclismo.

Usuarios de esta vía, entre ellos Juana N., hacen el llamado para prevención contra vandalismo, o riesgos generales derivados de la inseguridad, ya sea porque falla o no hay alumbrado público en todos los tramos de la ciclovía.

En un recorrido de correo por el lugar, se identificó que justo antes del límite entre San Francisco, Purísima y León, cerca de la empresa proveedora de autopartes, no hay nada de alumbrado público y el arbolado también requiere mantenimiento.

En el kilómetro 7, en el sentido de circulación León-San Francisco, no funcionan las luminarias en un costado de la vialidad.

El desequilibrio en el servicio de alumbrado público se localiza igualmente al subir por el distribuidor vial en el mismo sentido vial de León a San Francisco.

Los usuarios como Esteban N. se dijeron conscientes de que el Ecobulevar es un tramo de carretera estatal, y que el distribuidor es de competencia Municipal desde hace un tiempo, aunque señalan que esperan que ambas partes se puedan poner de acuerdo en proteger la seguridad de todos de manera pronta, en lugar de dejar esta atención a la desidia.

Martha y Carlos N., quienes hacen uso frecuente del Ecobulevar tanto como automovilistas, ciclistas y peatones, sostuvierno que el riesgo es para todos, incluso para los conductores, porque en época de lluvias muchos de los árboles del Ecobulevar se partieron y quedaron entre la ciclovía y la carretera, quienes circulaban a muy temprana hora por el carril de alta velocidad o pretendieron rebasar se toparon en diferentes ocasiones con ramas de árboles que debido a la obscuridad no eran visibles a la distancia, “esto ya sucedió, ya se evidenció y el riesgo es que siga ocurriendo y haya accidentes más fuertes si no se hace algo por corregir”, finalizaron.