Redacción

Rusia.- A través de un comunicado emitido por el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS, por sus siglas en inglés), se determinó que Rusia quedaba fuera de todos los eventos deportivos en los próximos dos años, como los Juegos Olímpicos de Tokio y del Mundial de Qatar 2022, por el escándalo de dopaje en que se ha envuelto el país.

Desde el 2014, tanto la atleta Yuliya Stepanova como su marido y antiguo controlador de la Agencia Antidopaje de Rusia (Rusada), Vitaly Mutko, alertaron de un presunto dopaje institucionalizado y lo denunciaron en una cadena de televisión alemana que expuso el caso a través de varios documentales.

Posteriormente, en 2016, Grigory Rodchenkov fue forzado a dimitir como director del laboratorio de Moscú y, refugiado desde Estados Unidos, reconoció haber orquestado durante años el encubrimiento de dopaje ruso con el Ministerio de Deportes entonces dirigido por Vitaly Mutko.

La determinación

Los investigadores, en ese tiempo, encontraron imposible determinar cuántos deportistas rusos violaron las reglas antidopaje de manera sistemática entre 2012 y 2015 debido a los años que tardó en revelarse la información. Y por lo que determinaron, como sanción, Rusia no podrá participar en ningún certamen deportivo hasta el 16 de diciembre de 2022.

No obstante, sólo se permitirá la participación de rusos ‘neutrales’ que no porten el nombre del país o su bandera y, de que en caso de ganar, no se escuchará el himno, tal y como ocurrió en los pasados Juegos de Invierno en PyongChang.

Hasta el momento se desconoce lo que ocurrirá en el Mundial de Futbol y la Eurocopa, pues aunque Rusia ya está calificada, no se sabe si el TAS modificará la sanción para su participación.

NDR