Redacción

Puebla.- La explosión de la toma clandestina en la Junta Auxiliar de San Pablo Xochimehuacán dejó como resultado 184 viviendas dañadas, de las cuales 45 están totalmente colapsadas o con daños severos que requerirán su demolición.

Así lo informo la titular de la Secretaría de Gobernación, Ana Lucia Hill Mayoral, quien detalló que 32 viviendas tienen daños moderados, como cancelería rota, portones o caída de bardas o fisuras que pueden repararse.

Hasta el momento existe una versión preliminar de 17 heridos tras el siniestro, pero se espera que el Ayuntamiento de Puebla capital y el Gobierno del estado confirmen cuántos pacientes llegaron al Hospital General del Norte tras la explosión.

Foto: Redes

Tanto los pacientes de este centro médico, como aquellos que resultaron heridos fueron trasladados al Hospital General del Norte de la Secretaría de Salud del Gobierno del estado de Puebla.

Mientras que 107 casas más tienen daños superficiales, es decir, en acabados o con vidrios rotos que no representan ningún riesgo de colapso.

Por su parte, el titular de la Secretaría de Infraestructura, Daniel Gámez Murillo, dijo que las brigadas de la dependencia están realizando recorridos en la Zona Cero para determinar que habitantes pueden regresar a su casa, debido a que no presentan ningún daño.

El presidente municipal, Eduardo Rivera Pérez, informó que su Administración habilitó el número de WhatsApp 2226183917 para que las víctimas de la explosión se pongan en contacto para recibir ayuda.

En tanto, el gobernador de Puebla, Miguel Barbosa Huerta, reiteró el compromiso de reconstruir las casas dañadas e indemnizar a los familiares del hombre fallecido y a los lesionados.

ac