Agencias

Ciudad de México.- El PRI, el PRD y MC exigieron al presidente Andrés Manuel López Obrador sacar las manos del proceso electoral en el estado de Nuevo León.

Por separado, Alejandro Cárdenas, líder nacional del PRI; Jesús Zambrano, dirigente nacional del PRD, y el senador y expresidente de Movimiento Ciudadano (MC), Dante Delgado, acusaron al mandatario de intervenir abusivamente en las elecciones ante el avance negativo de su partido Morena.

Moreno aseguró que su candidato a la gubernatura, Adrián de la Garza, no violó ninguna ley con el ofrecimiento de la tarjeta rosa para apoyar económicamente a mujeres de escasos recursos, pues las autoridades electorales ya juzgaron un caso idéntico en 2017 y declararon esta práctica como válida.

A su vez, Zambrano afirmó que el gobierno federal quiere ganar las elecciones a la mala, persiguiendo y encarcelando a sus opositores políticos y, al mismo tiempo, buscando desviar la atención de la tragedia de la Línea 12 del Metro.

Calificó de descaradas las declaraciones presidenciales, que admitieron que sí se está interviniendo en las elecciones, porque, según López Obrador, no se puede ser cómplice de un fraude; por ello, le exigió al presidente y a Morena que saquen las manos del proceso y cesen sus acciones ilegales que buscan evitar su inminente fracaso.

Y Delgado Rannauro dijo que evalúan presentar una denuncia por su “abusiva intervención” en los comicios y que el mandatario está preocupado, aturdido, desesperado y desquiciado, porque la entelequia de Morena sufre una caída permanente en las encuestas y ve a MC “como la fuerza capaz de competirle” y la que lleva una amplísima ventaja en las gubernaturas de Nuevo León y Campeche, al tiempo que avanza en otras entidades.

Su candidato Samuel García pidió a las autoridades electorales y judiciales que “saquen a su familia” de la investigación en su contra, y que hasta el momento no tiene conocimiento de las denuncias.

De la Garza primero denunció a Samuel García por presunto ‘lavado’ de dinero, al registrar la compra de tres inmuebles en 13.5 millones, cuando están valuados en 45 millones de pesos; y presuntos vínculos con el crimen organizado, al depositar personal de su despacho dos pagos de 100 mil pesos cada uno a la esposa de un hermano de Gilberto García Mena ‘El June’, tío del candidato de MC.

Luego Samuel acusó a De la Garza ante autoridades electorales por supuesta compra y coacción del voto a través de la ‘Tarjeta Rosa’, enfrascándose los dos en una polémica jurídica por la que hoy están siendo investigados.

Al apoyar las investigaciones de la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales (FEDE), López Obrador aceptó que “está metiendo la mano” en el proceso, pues no puede ser cómplice de fraudes.

“Yo apoyo esa decisión de la fiscalía. Aquí lo denuncié porque es un delito electoral, un candidato repartiendo tarjetas, valiéndose de la necesidad del pueblo, una compra de voto encubierta y descarada. Que investigue la fiscalía y que se aplique la ley, es delito grave el fraude electoral, si no, ¿para qué se creó la FEDE?, ¿para qué se reformó la Constitución, si va a seguir lo mismo?”.

EZM