Lourdes Vázquez

Guanajuato.- Luego de que la Fiscalía General del Estado (FGE) informó que la muerte del comerciante celayense Juan Carlos Padilla se debió a que sufrió un infarto, la diputada local de Morena, Magdalena Rosales Cruz dijo que se trata de un argumento que no es creíble, por lo que se sumó a la exigencia de que haya una investigación profunda y seria sobre los hechos, en los que se involucra a elementos de la Agencia de Investigación Criminal (AIC).

El lunes pasado Juan Carlos Padilla de 54 años murió luego de ser golpeados por elementos de la AIC cuando estos pretendían cumplimentar una orden de aprehensión en su contra; ese día por la noche la FGE informó que los oficiales estaban detenidos; sin embargo luego de realizarse la autopsia al cuerpo del celayense, ésta determinó que la causa del fallecimiento fue un infarto, según se informó a la viuda del fallecido.

Ante ello, la legisladora morenista manifestó que derivado de la forma en que se dieron los acontecimientos es claro que hubo una serie de irregularidades que deben ser investigadas, desde que no se presentó una orden de aprehensión, el hecho de que el hombre fue golpeado y llevado en una camioneta al Hospital General en donde llegó sin signos vitales, de acuerdo con el testimonio de la esposa de la víctima.

“Esto es una irregularidad y cuando el fiscal declara que ya han sido detenidos (los agentes) pero ¿por qué causa?, ¿por asesinato? (…) es una arbitrariedad todo lo que ocurrió antes, entonces vamos a ver qué dice el fiscal, esto que del infarto, yo no puedo decir que no se pueda dar un infarto ante la impresión, pero ahora que te justifiques como autoridad, no es creíble, nadie puede creer estas justificaciones, pero se suma a todos los hechos de falta de condiciones para los ciudadanos para podernos defender de la autoridad”.

Dijo que en el caso de Juan Carlos Padilla deben intervenir peritos que determinen qué tipo de golpes le propinaron a Juan Carlos Padilla a fin de determinar hasta qué grado llegó el maltrato físico hacia la víctima, que a todas luces fue un abuso de autoridad.

Magdalena Rosales Cruz también exigió que la Procuraduría de los Derechos Humanos del Estado de Guanajuato (PDHEG) lleve a cabo una investigación eficiente y efectiva de lo ocurrido, esto luego de que por oficio, el organismo abrió un expediente de queja.

“La PDHEG exige tantos requisitos, empezando porque se presenten tantos testigos y que declaren y que lleven pruebas, fotografías y que en estos casos la familia tiene miedo de lo que pueda ocurrirles y en realidad la Procuraduría de los Derechos Humanos debe activar a sus investigadores porque no se ve la actuación de los investigadores, es el ciudadano el que tiene que ir a declarar y es al que le piden que lleve todos los elementos para comprobar estas faltas”, comentó.

AC