Cuca Domínguez

Salamanca.- El presidente del Consejo Coordinador Empresarial local, Raymundo Gómez García, dijo que solicitará a las autoridades de seguridad en el estado amplíen sus capacitaciones o cursos dirigidos a los ciudadanos en general para que sepan cómo identificar si es una extorsión real o solo ‘vivalones’ que se quieren aprovechar del momento.

“Aunque esto no quiere decir que se está minimizando el problema, porque existe”, aseguró.

Insistió en que en el caso de las extorsiones no se pueden decir que no hay: “tuvimos una capacitación con el gobierno del estado, precisamente para identificar las extorsiones, puede que sea solo un ‘vivalón’ que quiere aprovecha la situación y dice que es de una organización criminal y solo está hablando”.

De acuerdo con el empresario, muchas llamadas provienen del interior de las cárceles: “estas ocupan entre 50 y 80 por ciento de las llamadas de extorsión; y otras más a través de una serie de mentiras: el tío o sobrino que necesita dinero y una serie de cosas que ya se tienen identificadas. Otras más -que son las menos- que son serias, pero en este universo de tácticas para extorsionar se tiene el desconocimiento, por eso es que se tiene que atender este rubro, se tiene que bajar la información a la población vulnerable”, precisó.

Gómez García destacó que hay sectores que son los más afectados por este tipo de situaciones, como es el caso de los restauranteros, por ello es que se requiere de una instrucción específica que les permita a los propietarios de negocios identificar cuáles son amenazas serias.

No se está minimizando este problema, no quiero decir que este problema no esté pasando, que no haya una gravedad, pero tenemos que aprender a clasificar la información que nos llega. Aparte que no hay denuncias; sí se denuncia el número de teléfono del que se habló para extorsionar se pone en una lista negra y se comienza a investigar (…)”, precisó.

‘Falta compromiso social’

Por ello, dijo que se requiere de una sociedad comprometida: “sé que hay riesgos, pero para eso hay mecanismos, comunicación y organizarnos para exigirle a nuestras autoridades, pero no basta con comentarlo, hace falta actuar”, mencionó el líder del sector.

Reiteró que con su postura no quiere decir que esta situación no sea grave, ni se están minimizando las cosas, pero sí se tiene que tener esa cultura de la denuncia y la información para saber cómo actuar.

Viven con miedo

Foto: Archivo

Las extorsiones han pegado en los últimos dos meses a pequeños comercios de comunidades salmantinas, desde tienditas de abarrotes hasta quienes venden alimentos los fines de semana, obligando a las familias a cerrar su fuente de ingresos, y aunque el temor a denunciar persiste, de acuerdo a números oficiales las denuncias en el municipio van en aumento cerrando septiembre con 7 denuncias de las 24 registradas en el año.

Luego de meses de aparente calma por el tema de extorsiones en algunas comunidades, estas se han presentado nuevamente afectando a familias trabajadoras y de escasos recursos, quienes se dicen temerosos de alzar la voz y se sienten vulnerables, pero sobre todo sin poder trabajar.

Habitantes de comunidades del oriente del municipio que  han sido víctimas de este delito y quienes se reservaron más datos por temor a represalias, señalaron que han recibido amenazas por parte de personas desconocidas solicitando una cantidad de dinero semanal, o de lo contrario atentarán contra sus familias.

Desde finales de julio, los locatarios del Mercado Tomasa Esteves denunciaron que nuevamente son víctimas de extorsiones y la oficina de enlace de seguridad pública que se encontraba en el inmueble está cerrada, por lo que se sienten más vulnerables.

El presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) de Salamanca, Raymundo Gómez García confirmó que han regresado las extorsiones a este sector, por ello muchos han cambiado sus horarios o incluso definitivamente han decidido cerrar.