Roberto Lira

Celaya.- Volver al semáforo naranja será un trabajo de todos en las próximas celebraciones, las cuales el obispo Benjamín Castillo Plascencia exhortó a la población a celebrar de manera moderada y en familia para no reafirmar el color rojo en el Semáforo Estatal de Reactivación.

La Secretaría de Salud informó que a partir del 28 de diciembre y hasta el 10 de enero el Semáforo de Reactivación volverá al color rojo tras la saturación de los servicios de salud por la pandemia de Covid-19

Al respecto, el prelado celayense señaló que este período de gracia antes de activar el semáforo rojo busca la reactivación del comercio en esta temporada, sin embargo, es responsabilidad de la población cuidarse y atender las medidas de prevención para evitar que esto genere más contagios. 

“Yo sí esperaba que fuera ya, porque sí están diciendo ya es como todavía dar chance al comercio, está bien, se necesita pues que la gente tenga de que vivir también, pero vamos haciendo una cosa, aunque no se cierre completamente el comercio que sí pongamos restricciones, que los que no tengamos que salir no salgamos, guardemos la sana distancia que sigamos aseándonos bien la manos, sí es chance un poco al comercio y en cierto modo a la cuestión económica que sí está grave que no abusemos”, comentó Castillo Plascencia

Asimismo, el obispo de Celaya comentó que la participación de la ciudadanía será importante para que el 10 de enero se pueda regresar al color naranja, por lo que pidió que las fiestas de navidad y año nuevo se hagan de manera responsable. 

“Ojalá que lo logremos en ese período, ojalá se logre superarlo poco y no tengamos que reafirmar el semáforo rojo si es el día 10, que sea el día 10 y ya podamos pasar al semáforo naranja otra vez, pero sí supone el esfuerzo de todos”, expresó el prelado. 

De la misma manera, el obispo de Celaya señaló que cuando se active el semáforo rojo se volverán a cerrar los templos y se realizará la transmisión de las misas a través de Facebook, sólo en eventos especiales se haría de manera presencial con el mínimo de asistencia que sería del 20 por ciento de la capacidad de los templos.

Te podría interesar:

SZ