Exhorta la SDAyR a evitar quema de residuos agrícolas

Es una práctica común, pero nociva a largo plazo.

La primera opción que se aconseja es recolectarlos y empacarlos para usarlos como alimento para animales en las zonas del estado donde se escasea el forraje

Redacción

Celaya.- La quema de esquilmo agrícola trae serios efectos negativos, tanto al medio ambiente, como a la salud pública, tales como la erosión del suelo y la mala calidad del aire, así como enfermedades respiratorias y, en casos más graves, cáncer.

Ante ello, la Secretaría de Desarrollo Agroalimentario y Rural (SDAyR) recomendó a los productores no incurrir en esta práctica, sino considerar otras alternativas para el manejo de los residuos.

La primera opción que se aconseja es recolectarlos y empacarlos para usarlos como alimento para animales en las zonas del estado donde se escasea el forraje, mismo que además pueden vender a otros productores.

También es posible recolectar y utilizar el esquilmo para fabricar composta o material de construcción, como bloques de adobe con paja, que son un excelente aislante térmico, o bien para elaborar combustibles como etanol o biogás (metano).

Asimismo, se pueden reincorporar los residuos al suelo de cultivo para aprovecharlos y lograr el enriquecimiento orgánico del sustrato, lo que a largo plazo produce el mejoramiento de las características agrícolas del suelo, ya que reduce el uso de agroquímicos y conserva la humedad.

Y aunque no es recomendable, se puede lograr una disminución de las emisiones estableciendo un programa de quemas controladas y escalonadas para producir menos humo en un determinado periodo de tiempo.

Se debe procurar también que los residuos tengan la menor cantidad de humedad posible.

Adicionalmente, la dependencia estatal indicó que si el productor ha llegado a la conclusión de que la única alternativa posible es una quema agrícola, debe informarse sobre cómo llevarla a cabo con las instancias de gobierno correspondientes.

Daño a largo plazo

Finalmente, se hace énfasis en que el uso del fuego para la preparación del terreno agrícola se debe evitar al máximo, pues a la larga tiene consecuencias como la erosión del suelo, la pérdida de nutrientes y también la reducción de la productividad.

Y se destaca que aunque después de las primeras quemas pareciera que se favorece la aparición de rebrotes, a largo plazo se observa una disminución de la fertilidad, deterioro de la cubierta vegetal y pérdida de la humedad del suelo, lo cual a su vez se traduce en un bajo rendimiento de cultivos y la muerte de microorganismos e insectos benéficos.

Informes

Los interesados en reaprovechar el esquilmo pueden comunicarse al 01 800 509 6769, extensión 8154 de la SDAyR, donde encontrarán orientación, o bien marcar al 911 para reportar cualquier incendio.

RC