Agencias

París.- Europa lanza nuevas medidas para intentar contener una pandemia que deja más de 1.16 millones de muertos y 43.7 de contagios en el mundo, según el último balance de AFP en base a fuentes oficiales.

La Unión Europea anunció la transferencia de millonarios préstamos a Italia, España y Polonia para enfrentar el aumento del desempleo causado por el covid-19, en el marco del programa SURE, que cuenta con un fondo de 100.000 millones de euros (más de USD 118.000 millones).

En España, donde se proclamó el estado de emergencia sanitaria y se han endurecido las medidas, los médicos del sistema público, exhaustos después de más de seis meses de pandemia, iniciaron ayer una huelga nacional, la primera en 25 años, para reclamar un mayor reconocimiento a su labor.

Si bien la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos dijo a la AFP que hay un acatamiento del 85% de los médicos, la mayoría lo hace de forma simbólica para asegurar el servicio

Decisiones difíciles

En Italia, las nuevas medidas fueron mal recibidas como lo demuestran las manifestaciones en Roma y varias ciudades que desde el fin de semana rechazan el cierre de bares y restaurantes a partir de las 18H00, y de todos los teatros, cines y gimnasios durante un mes.

En Milán y Turín (norte) las protestas del lunes acabaron en enfrentamientos entre la policía y los manifestantes, actos de vandalismo contra tranvías y vitrinas de comercios rotas, entre cruces de cócteles molotov y gases lacrimógenos.

En Francia, donde la situación es crítica, el gobierno contempla extender el toque de queda nocturno que ya afecta a 46 millones de personas, imponer un confinamiento domiciliario de fin de semana o localizado en las zonas más afectadas, como París.

La situación es “crítica” y “estamos sorprendidos por la brutalidad de lo que ha ocurrido en los últimos 10 días”, dijo el presidente del consejo científico que asesora al gobierno de Macron, Jean-François Delfraissy, luego de que Francia registrara el domingo un récord de 52.000 contagios en 24 horas.

El presidente francés, Emmanuel Macron, convocó ayer un Consejo de Defensa dedicado al covid-19. Según la prensa, el gobierno contempla extender el toque de queda nocturno que ya afecta a 46 millones de personas, imponer un confinamiento domiciliario de fin de semana o localizado en las zonas más afectadas, como París. Serán adoptadas hoy en consejo de defensa, el segundo en 24 horas, algo excepcional.

Europa realiza en dos días una cumbre para abordar la crisis sanitaria. Y el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, dijo: “Necesitamos una acción decidida, necesariamente de alcance europeo, basada en dos pilares: pruebas y rastreo, y vacunas”.

En Estados Unidos, el país más afectado del mundo, la cantidad de muertos asciende a 225.739, le sigue Brasil con 157.397.

Contaminación es un factor de riesgo para los contagios

Mientras los científicos de todo el mundo están en una frenética carrera por la vacuna, un estudio internacional publicado el lunes en la revista especializada Cardiovascular Research revela que una exposición a largo plazo a la contaminación del aire ambiente podría dar lugar a un aumento del riesgo de morir de covid-19 en el mundo en un promedio del 15%.

Como señal de que el mundo está frente a un virus difícil de controlar, otro estudio estudio británico realizado por el Imperial College London e Ipsos Mori mostró ayer que la inmunidad adquirida por las personas infectadas y curadas de covid-19 “decae bastante rápidamente”, especialmente en personas asintomáticas, y podría durar sólo unos pocos meses.

La crisis del nuevo coronavirus podría hacer caer la inversión extranjera directa (IED) un 40% este año y se espera una recuperación recién en 2022, estimaron este martes los economistas de la ONU.

Solo una parte de la población de la Unión Europea podrá vacunarse contra Covid-19 antes de 2022 en caso de que se disponga de una vacuna eficaz, dijeron funcionarios de la UE en una reunión interna, mientras los gobiernos siguen divididos sobre los planes de inmunización.

La advertencia se produce a pesar del hecho de que el bloque de 27 naciones, con una población de 450 millones de personas, se ha asegurado más de 1.000 millones de dosis de posibles vacunas para el COVID-19 de tres fabricantes de medicamentos. Además, está negociando la reserva de otros 1.000 millones de viales con otras empresas.