Redacción

Estados Unidos.-  Las vacunas de refuerzo de COVID-19 de Moderna y de Pfizer fueron aprobadas por los reguladores de Estados Unidos para todos los estadounidenses mayores de 18 años, lo que hace que millones de personas más sean elegibles para protección adicional a medida que aumenta la preocupación por una posible ola invernal de infecciones.

Este anuncio se produce en un momento en el que los casos vuelven a aumentar en Estados Unidos, con una media de 85,000 nuevos casos de Covid-19 cada día (frente a los cerca de 70,000 de finales de octubre), y unas 1.000 muertes diarias.

En el caso de las personas mayores de 18 años que recibieron la vacuna de una sola dosis de Johnson & Johnson en Estados Unidos ya tenían derecho a una segunda dosis, dos meses después de su primera inyección.

YR/MD