Conecta con nosotros

Opinión

Estrictamente Personal

Periodico Correo

Publicado

En

 

Riva

Las semillas de la ira

 

La liberalización de los precios de la gasolina no fue una crisis. La falta de previsión sobre la eventual reacción de la gente, la hizo una crisis. El vacío de un gobierno que dejó que la protesta creciera, que ante la ausencia de frenos invitó a otros a sumarse a las acciones de saqueo y le dio tiempo para que otros sectores de la sociedad encontraran el momento para expresar su repudio al presidente Enrique Peña Nieto. La respuesta que encontró el presidente para apaciguar a la gente fue el Acuerdo para el Fortalecimiento Económico y la Protección de la Economía Familiar, que es, como muchas otras de sus acciones, reactiva e improvisada. Eso no existía en su mente hace una semana, elaborado al vapor para cubrir la falta de cálculo al no haber previsto la reacción en el país.

Decenas de protestas en todo el país por el aumento en las gasolinas, saqueos, violencia física, confrontaciones políticas, libertades en riesgo por debilidad institucionales, estatales y federales llevan a la presunta si el México Bronco que tanto temía despertara Jesús Reyes Heroles lo hizo? Como presidente del PRI a mediados de los 70’s, dijo: “El respeto y la convivencia pacífica en la Ley, son las bases para el desarrollo, las libertades y posibilidades de progreso social. En cambio, la intolerancia absoluta sería el camino seguro para volver al México bronco y violento. Si eso sucediera, lo aprovecharían quienes pretenden un endurecimiento del gobierno, exponiéndonos al fácil rompimiento del orden estatal y del orden político nacional”.

Los políticos están preocupados ante el tañer de estos tambores. El presidente ha pedido actuar con serenidad, y que le den espacio a entender o escuchar las razones que lo llevaron a tomar esa decisión. Peña Nieto no entiende que es un presidente altamente impopular y que está pagando el desprecio con el que a lo largo de sus dos primeros tercios del sexenio trató a todos sus aliados, sobre todo aquellos que lo ayudaron a llegar a la Presidencia: el PRI, los empresarios y las clases medias. Haberlos alienado, tiene sus consecuencias. Lo han dejado solo.

Peña Nieto no comprende que la violencia en las calles tiene componentes que van mucho más allá que los grupos políticos a los que acusar de lucrar con el descontento. El gasolinazo ha galvanizado la furia contra el presidente, quien reacciona con la mira corta. Lo que se ve en la ira social contradice el argumento que esgrime como su razón de ser: el gasolinazo afecta principalmente al 10% del grupo de mayor ingreso que consume el 40% de las gasolinas. Pero si el impacto se iba a sentir sólo entre los que más tienen, ¿cómo explica que los principales actos de saqueo sean contra tiendas a las que recurre la gente de menores ingresos?

Es posible argumentar que el gasolinazo fue el detonador de una furia que se venía acumulando hace tiempo. La desaprobación del presidente rebasó la aprobación en noviembre de 2013, a los 11 meses de haber asumido el poder, como consecuencia de la reforma fiscal. Se profundizó un año después, cuando se reveló la existencia de la casa blanca y el conflicto de interés de Peña Nieto. Eventos como la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa no tuvieron un saldo negativo para Peña Nieto de manera instantánea, pero lo ha ido drenando sistemáticamente desde octubre de 2014. Las reformas energética y educativa contribuyeron al rechazo presidencial y al aumento en el mal humor social. La corrupción en este sexenio, que se niega a aceptar Peña Nieto, vigoriza todo el malestar.

El ánimo nacional contra Peña Nieto es tan adverso desde hace tanto tiempo, que cuando se logró la segunda recaptura de Joaquín El Chapo Guzmán hace un año, si nivel de aprobación no subió; bajó cinco puntos. No hay nada que pueda hacer Peña Nieto para revertir el ánimo contra él. Lo sabe, pero no hace nada para colocar un piso a su caída. En buena medida, porque aunque ve lo que sucede, no es capaz de hacer una introspección que le permita analizar el entorno y las consecuencias de sus acciones o inacciones. Se ha vuelto tan refractario a las opiniones contrarias a lo que piensa y cree, que las desestima y anula. Sólo un pequeño grupo goza de su oído, le acepta opiniones y, como ha sucedido muchas veces en su sexenio, acepta sus recomendaciones y las convierte en acciones. Fuera de ese grupo compacto, no considera de utilidad escuchar a nadie más.

La pérdida de su consenso para gobernar es clara, incluso para él, quien insiste en llamados a la unidad nacional a partir de aire. Peña Nieto no puede concitar a la unidad en torno a él porque no tiene liderazgo. Su poco interés en revertir los niveles de desaprobación o cuando menos romper la tendencia, revela también el desconocimiento que esas mediciones no tienen que ver con si es popular o no, sino muestra qué tanto consenso tiene como gobernante. Su construcción pasa por mejorar sus niveles de aprobación. Si no hace nada para lograrlo, tampoco puede esperar una respuesta positiva a sus llamados.

No se sabe si seguirá despertándose el México bronco de Reyes Heroles, o habrá una despresurización social natural, que vaya más acorde con la pasividad y la apatía mexicana de las últimas generaciones. Lo que sí se aprecia es que hay un despertar, social y político, que va por Peña Nieto.

[email protected]

twitter: @rivapa

Comentarios

Miguel Zacarías

La diputada del Verde y una buena reflexión

Periodico Correo

Publicado

En

Por

Edición

“Hoy podría fácilmente votar con la mayoría (en contra de la despenalización del aborto), incluso acorde a mis creencias y mi fe, soy mujer y mamá de dos mujeres y en honor a todas y cada una de las adolescentes y mujeres que tomaron las calles el 8 de marzo y que este año se unieron al movimiento, el 9 nadie se mueve. Por decisión o no, se hayan practicado un aborto o no. A las que nunca se practicarían uno aunque su vida corriera peligro, por todas ellas y sobre todo por todas aquellas mujeres adolescentes que hoy en día no pueden elegir siquiera el ser madres o no y a quienes legalmente se les impone la maternidad, mi voto es en contra de un dictamen que pretende otra vez invisibilizar a la mujer y negarle sus derechos sin un asidero legal sólido”. Vanessa Sánchez Cordero

La diputada del Verde y una buena reflexión

La votación de la iniciativa de ley para despenalizar el aborto en Guanajuato volvió a exhibir la nula identidad de la izquierda en Guanajuato que sólo lleva en el logotipo de sus partidos, los principios y causas que defiende. En los hechos, no hay nada nuevo bajo el sol.

En teoría, la izquierda con Morena, PRD y PT tenía al inicio de esta legislatura, nueve diputados. Nueve votos para las causas más progresistas entre las que sin duda destaca la despenalización del aborto.

El pasado jueves, la presunta izquierda guanajuatense solo pudo reflejar 3 tristes votos en el casillero.

Morena resultó el caso más lamentable porque de los cinco diputados locales que tiene la bancada, solo Raúl Márquez y Magdalena Rosales votaron con la causa morenista.

Raúl Márquez tiene menos reproches (pero los tiene) hacia Guadalupe Salas porque ella ha venido votando con Acción Nacional en otros asuntos pero le dolieron más las ausencias de Ernesto Prieto y María del Carmen Vaca porque se enteró a la hora de sufragar que no contaba con ellos.

Esta última que avisó que no estaría en una sesión virtual “por causas de fuerza mayor”, desveló en su cuenta de Facebook la razón de su ausencia: una insignificante reunión con el alcalde de Apaseo El Grande, Moisés Guerrero Lara, el diputado federal del PRD Emmanuel Reyes Carmona y el coordinador de Servicio de Protección Federal Fabio Castellanos. Pretextos para eludir su responsabilidad.

Un encuentro para promover la convocatoria al reclutamiento en dicha corporación fue la “causa mayor” que le impidió estar en la sesión virtual a la diputada. Y ahí donde la ven va a cobrar su dieta ese día aunque la duda sea más que válida de que no estuvo para rehuir al desafío de votar un dictamen polémico.

Lo que sorprendió fue la suspicacia de Márquez Albo en torno a la ausencia de Prieto que perdió la conexión a la sesión a la hora de votar. “Pudo haber sido una cuestión técnica pero yo cuando voy a un asunto importante, me preparo para todo”, dijo Márquez Albo quien remató con un: “el tiempo clarificará si hubo una cosa aparte”.

Malas cuentas para Márquez Albo aunque sea normal en un partido tan ingobernable como Morena.

Y en el caso del PRD, se nota la desarticulación de un partido que en los hechos ya pasó a mejor vida. Isidoro Bazaldúa, de una pieza en este tema. Claudia Silva simplemente dijo que no. Paola Yáñez, dentro o fuera del PRD hubiese votado así.

Y de la diputada del PT, no hay banderas izquierdistas que defender. Normalmente vota como una panista más. Por eso el PAN, no tiene problema para superar estos trances. Ellos ponen el mayoriteo y los absurdos y contradicciones de la “oposición”, hacen al resto.

El gobierno de Diego Sinhue Rodríguez Vallejo tiene ante sí una gran oportunidad de pintar su raya frente a las omisiones evidentes que cometió el gobierno de Miguel Márquez en las violaciones a derechos humanos en la Casa de los Niños de Salamanca.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos dio a conocer una resolución que vuelve a poner los ojos en ese tema al advertir casos de tortura en contra de 21 menores de edad y 10 personas con discapacidad, además de violencia sexual contra nueve adolescentes y cuatro adultos.

La resolución involucra a gobiernos de entidades vecinas pero fundamentalmente al de Guanajuato y su fiscal, Carlos Zamarripa Aguirre quienes tienen varias recomendaciones.

La propia diputada Libia Denisse García Muñoz Ledo aludió a la falta de reacción del sistema DIF que no vio nunca con suspicacia el registro de más de 150 niños que hizo el sacerdote Pedro Gutiérrez Farías con sus apellidos.

No hay forma de ver mano negra en la posición de la CNDH porque tendremos que ir al origen de los hechos: ¿se cometieron o no excesos en ese lamentable asunto?

Lo peor del caso es que una vez que se conocieron esos excesos, la administración anterior no supo, no pudo o no quiso reaccionar. Eso está clarísimo.

Diego Sinhue no tiene ningún interés en proteger a quien se excedió y al contrario, aceptar las recomendaciones y emprender las acciones que se le piden, la daría a su administración un mínimo de institucionalidad en tiempos en los que nos comienza a ahogar la polarización de grupos y de partidos.

BÁRBARA BOTELLO: A UN AÑO DE SU DETENCIÓN ¿CERCA DE MORENA?

Hace exactamente un año, fue detenida la exalcaldesa de León, Bárbara Botello, que se había convertido en una obsesión de la administración de Miguel Márquez y que no pudo ver culminada en su gestión, este objetivo.

Una acción que sorprendió al abogado y asesores barbaristas que creían estar perfectamente cubiertos con amparos frente a algunas otras acusaciones.

Se dio la ampliación de una investigación por parte de la Fiscalía y por ahí vino la manera en la que se encuadró todo para obtener la orden de detención. Botello Santibáñez pudo salir libre al día siguiente.

La acusación por la que se le detuvo fue la relativa a la contratación de las empresas fantasma con un monto de 1.5 millones de pesos.

Botello posteó en su cuenta de Facebook una frase de Steve Jobs: “es mejor hacer algo y ser criticado por otros que no hacer nada y vivir criticando a los demás”. La frase acompañada de una foto suya.

En la diligencia estuvo acompañada por su compañero de mil batallas (y no involucrado en ninguno de los procesos contra Botello) Martín Ortiz, Verónica García Barrios; el dirigente del PRI, Deny Méndez; y su abogado, Edmundo Lozano.

 “Se aplica el estado de derecho”, dijo el gobernador Diego Sinhue a medios nacionales que lo entrevistaron en Palacio Nacional ese mismo días.

A un año de distancia, Botello Santibáñez está de regreso en la política con versiones que la vinculan con Morena. Hay argumentos que pueden sustentar este tema. La buena relación de la priista con la senadora Martha Lucía Micher Camarena es una poderosa razón.

No obstante, en un partido de tribus como Morena es imposible que haya aplauso generalizado para todos los fichajes de su partido. No será fácil ni automático que la mujer que derrotó al PAN por primera vez en León después de 24 años, ingrese al partido en el poder a nivel federal.

Para un sector de Morena, Botello puede ser impresentable. Para otros, ese ADN antipanista que tanto reclama la oposición en Guanajuato. Veremos.

LA NUEVA NORMALIDAD Y EL PICO DE CONTAGIOS: EL COCTEL TIENE RIESGOS

“Es sensato respecto del coronavirus de México advertir que reanudar las actividades demasiado rápido podría causar un rebote en los casos. En realidad, México no ha logrado revertir el crecimiento en nuevos casos. El riesgo no es un rebote sino un crecimiento acelerado”.

Es un tuit escrito ayer por el doctor guanajuatense, Alejandro Macías, quien ya había advertido en esta red social, unos días antes que no parece buen momento para entrar a la nueva normalidad cuando aún estamos subiendo la cuesta empinada de la primera ola.

Y en ese contexto, el país, Guanajuato incluido, se lanza a esa nueva normalidad con el consistente cruce de cables de la Federación con las proyecciones, las cifras, los datos y las acciones.

La exigencia y la prueba será para los gobiernos estatales y en ese tenor, Diego Sinhue Rodríguez Vallejo ya se definió. Quiere abrirle cancha a la economía con la reapertura de actividades justo en el preámbulo de la cresta de contagios en la entidad.

Llamó la atención un comunicado de prensa de Apimex (la Asociación de Empresas Proveedoras Industriales) que anuncia que este lunes regresan un 38% de las empresas de la cámara que alimentan al sector zapatero, adicionales a quienes proveen a quienes ya fabrican productos de protección para el personal médico hace semanas.

La Cámara de Calzado a través de su presidente, Luis Gerardo González, pidió públicamente al gobernador Diego Sinhue ajustar el semáforo para los zapateros y permitir a toda la cadena, abrir al 30% de su capacidad este lunes.

Que se sepa, no ha habido respuesta oficial a esta petición a menos que Apimex tenga otros datos. No sería nada raro que ello ocurriera.

Lo cierto es que el desafío para el gobierno estatal es descomunal. Son los estados los que asumen el toro por los cuernos en un entorno que se empeña en hacerlo una paradoja. Ayer, el registro de casos en el estado alcanzó la cifra récord de 125 en una sola jornada. El anuncio, a 36 horas de la nueva normalidad sólo es una probadita de lo que veremos en las siguientes semanas.

Un incremento paulatino de la actividad en el estado de la mano con el reporte de crecimiento de casos. Más de un centenar de casos diarios será la normalidad en el pico de los contagios. En Fase 1, con pocos contagios, todos encerrados. En Fase 3, se sueltan las amarras- Toda una paradoja en el plano médico y mediático.

¿Ya se imaginaron como sería poner en la práctica el semáforo rojo si esto se complica? Obligar a quienes ya regresaron a decirles “siempre no”, no será nada sencillo. No hay culpas que repartir ni bultos por escurrir. La nueva normalidad es la gran prueba para el sistema de salud de Guanajuato.

Continuar Leyendo

Cecilia Durán Mena

Abrir las puertas

Periodico Correo

Publicado

En

Por

Edición

Abrir las puertas

El confinamiento al que nos ha sometido esta pandemia ha representado un reto tan amplio que nos ha sido difícil entenderlo. Miramos alrededor y vemos a gente confinada a piedra y lodo pero, también vemos a personas que no se protegen. Algunos tiemblan de miedo frente al germen y otros creen que no existe. Hay municipios que no registraron contagios y hay otros que ya tienen su red de hospitales saturada. Unos salen para irse de fiesta y otros para ganar dinero y traer el pan y la sal a la mesa de la casa. Nos machacaron hasta los huesos con la campaña de la sana distancia y de repente, nos topamos con que ya vamos a abrir las puertas; incluso cuando el semáforo epidemiológico está en rojo, es decir, cuando nos está alertando sobre un riesgo máximo de contagio.

El subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, presentó el mapa de México con colores del semáforo de riesgo epidemiológico. Al verlo, nos damos cuenta de que en 31 de 32 entidades, el indicador se ve en rojo; sólo Zacatecas está en naranja. “La epidemia no ha concluido, tiene que completar varios ciclos de transmisión en varios puntos del país. No debe nadie confundirse de que se está en descenso, porque no es el caso”, indicó el funcionario, ¿entonces? Hay algo que no se entiende, hay un sinsentido en abrir las puertas cuando estamos en un momento crítico. Por un lado, la gente tiene una imperiosa necesidad de salir a trabajar y por otra se siente que tanto sacrificio de quedarnos guardados va a servir de muy poco si decidimos abrir las puertas en estos momentos.

Se siente que el Dr. LópezGatell como dice una cosa, dice otra. “La nueva normalidad es porque las actitudes, respecto a la prevención, son elementos que no se pueden quitar, probablemente en años, porque nos permiten convivir con este nuevo virus en todo el mundo”, sostuvo. El subsecretario afirmó que cada mandatario decidirá las actividades que pueden abrir con base a esto. No se le entiende, pareciera que el criterio no es claro, no hay uniformidad y eso da miedo. La información confunde, no es clara.

Por su lado, el presidente de la República anda inquieto. Ya se le queman las habas para andar de gira, para acercarse a la gente. No se siente a gusto confinado entre las paredes de Palacio Nacional. Quiere salirse y necesita puertas abiertas. En el confinamiento se le han desajustado muchas variables y necesita poner en orden a muchos desobedientes. Aseguró, nuevamente, que se “ha domado a la pandemia” de Covid-19 –lo que contradice el dicho del funcionario de sus confianzas- y reiteró que “no se trata de números, que le mandamos el pésame a las familias”. Está claro, no es cuestión de cifras frías y lejanas, pero los números son objetivos: no mienten.

Si Zacatecas es el único estado en el que el semáforo no está en rojo, significa que ahí el riesgo es alto –lo cual no es un gran consuelo- y todos los demás estados tienen un grado máximo de riesgo. Si la gráfica que representa el comportamiento del contagio es como el de una curva normal de Gauss, al pasar del punto más alto de contagio, se llegará a un punto de inflexión y eventualmente se entrará en un decrecimiento del número de personas infectadas. No lo sabemos, pero lo que sí sabemos es que todavía no hemos cruzado ese punto, todavía no llegamos ahí. Pero, estamos a punto de abrir las puertas.

La pregunta que se me viene a la mente es ¿qué significa abrir las puertas? Es necesario tener un protocolo de regreso, saber qué pasos tenemos que seguir para la desinfección, cuáles van a ser las reglas de la nueva convivencia, cómo y dónde debemos usar tapabocas, caretas, guantes. Falta información y se necesita capacitar a la gente para que podamos entender las formas de una nueva sana convivencia.

Dicen por ahí que Luis XIV, el ‘Rey Sol’, decía: “vístanme despacio que voy de prisa”. Todos queremos regresar a la normalidad lo antes posible; no hay quién pueda preferir estar encerrado que vivir en libertad, pero me temo que sería mejor si fuera en forma ordenada e informada. Así que, si vas a abrir las puertas, entérate de lo que debes hacer para protegerte.

Continuar Leyendo

Opinión

¿Volver a Hobbes? No exactamente

Periodico Correo

Publicado

En

Por

Edición

¿Volver a Hobbes? No exactamente

En un esfuerzo por vislumbrar la naturaleza de los arreglos políticos del futuro, John Gray, profesor de filosofía política inglés, señala que la pandemia de coronavirus que hoy azota a todos los continentes bien pudiera llevar a un mundo menos globalizado, más centrado en sus estructuras económicas nacionales y, finalmente, a un viraje en favor de estados más fuertes, más interventores en el diseño del marco y de los mecanismos que estructuren y protejan la vida y el bienestar del grueso de ciudadanos. Gray define a ese tipo de Estado como hobbsiano (‘El País’, 23/05/20).

Pero ¿porque traer a colación en tiempos del Covid-19 a Thomas Hobbes, otro filósofo político inglés, pero del turbulento siglo XVIII y que no fue particularmente partidario de las ideas libertarias? Para algunos historiadores de las ideas, Hobbes es lo que él dijo ser: el primer científico político moderno. Si bien se puede reclamar esa distinción para Maquiavelo, éste cimentó su teoría del realismo político, de la “razón de Estado”, en el mundo del pasado, en el de la Roma clásica. En contraste, Hobbes desdeñó a la historia como maestra de la política del poder y en su lugar recurrió a un concepto fundamental en la explicación de la conducta humana, individual y colectiva: el miedo y su correlato: la búsqueda de protección.

En su obra sobre la naturaleza del Estado, ‘El Leviatán’ (1651), Hobbes partió de un supuesto clave, pero imaginado: que el origen de la sociedad es el “Estado de naturaleza”; uno donde los hombres vivían según sus brutales leyes, es decir, las del más fuerte y en una interminable guerra de todos contra todos, donde el miedo campeaba por doquier y la existencia humana era “solitaria, pobre, desagradable, brutal y corta”. Para superar tan lamentable situación original se creó una estructura política –el Estadoque formuló e impuso reglas y orden para poder convivir en relativa paz. A cambio de una vida que ya no fuera solitaria, pobre, desagradable, brutal y corta, las sociedades aceptaron someterse a una autoridad superior, indiscutible y soberana: la de un príncipe absoluto. La única rebeldía inevitable para el individuo sería la dictada por su instinto de conservación: cuando defendiese su vida en caso de que la autoridad pretendiera quitársela.

En este Estado hobbsiano, la libertad del súbdito tenía claros y estrechos límites, pero a cambio de ello ganaba mucho en materia de seguridad para su persona, su familia y su propiedad. Ese trueque de libertad por seguridad era, para Hobbes, el fundamento del Estado, del contrato entre cada uno de los súbditos y el príncipe. Ahora bien, si ocurría que la estructura de autoridad no era capaz de proporcionar esa seguridad primordial al ciudadano, entonces desaparecía la razón de la obediencia y de la razón misma de ser del Estado.

Volvamos a la pandemia actual. Hoy, en los países más castigados por el Covid-19, México entre ellos, se pide la consolidación de lo que Gray llama el Estado Protector. Sólo el Estado nacional aparece como la concentración de fuerza idónea para llevar a cabo acciones sociales a gran escala como la construcción de un sistema donde la salud sea un derecho efectivo, garantizado por instituciones capaces de movilizar recursos materiales y humanos para enfrentar con eficacia lo mismo al recién llegado SARS-CoV2, que a otros males de larga data o los efectos de un terremoto, tsunamis, incendios, inundaciones o sequías.

No se necesita suscribir a cabalidad la posición autoritaria y antidemocrática de Hobbes para sostener la validez del reclamo de un Estado fuerte y eficaz, capaz de proporcionar no sólo seguridad física a sus ciudadanos, sino algo más valioso: las condiciones para evitar que en un sector –el de pobres extremos- la vida transcurra como si el Estado no existiera y se mantenga como Hobbes la imaginó en el origen: “solitaria, pobre, desagradable, brutal y corta”. Hoy ese Estado fuerte puede y debe ser capaz de funcionar en un contexto donde el precio no sea el de acabar con las libertades democráticas sino apenas el de obedecer la ley y pagar los impuestos debidos.

Continuar Leyendo

Publicidad

Portada Impresa

Cartón

Publicidad

Publicidad

Marcador

Salud

Ciencia y Tecnología

Extravagario