Conecta con nosotros

Opinión

Estrictamente personal

Atentado en sus narices

Periodico Correo

Publicado

En

Atentado en sus narices

¿Alguien recuerda un caso de alto impacto en este país que se haya resuelto en 15 horas? Pues eso es lo que sucedió el viernes, cuando el atentado en contra del secretario de Seguridad y Protección Ciudadana de la Ciudad de México, Omar García Harfuch, al despuntar el día, se resolvió al iniciar la noche. En ese periodo, se detuvo a 12 personas, se decomisaron vehículos, armas, dinero, drogas y, como colofón, se capturó al presunto autor intelectual, el jefe de sicarios del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), que vive en Jalisco, en la alcaldía de Tláhuac.

Gran velocidad para algo que comenzó atropellado. Poco antes de ingresar al quirófano tras haber sido herido, García Harfuch acusó a través de su cuenta de Twitter al CJNG de haberlo querido matar. En ese mismo momento, la jefa de Gobierno capitalina, Claudia Sheinbaum, ofrecía una conferencia de prensa donde señalaba que no se podía determinar qué grupo había atentado contra su colaborador. La afirmación de García Harfuch molestó a Sheinbaum, y provocó malestar en las secretarías de Seguridad federal y de la Defensa Nacional, por la denuncia mañanera sin ninguna evidencia firme de que la autoría fuera de ese cártel.

García Harfuch aventuró la especulación porque días antes, por una escucha telefónica del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), sabía que era uno de los probables objetivos para sufrir un atentado. El gobierno local y federal se tuvieron que alinear a su denuncia, saltándose los procedimientos de una investigación: peritajes, líneas de investigación, posibles móviles. Lo que empezó a las 6 y media de la mañana, concluyó a las nueve y media con detenidos, presuntos culpables, supuestas confesiones, pero extrañamente y sin saberse hasta hoy pese a las horas de interrogatorios a quien dicen coordinó el ataque, porqué querían matarlo.

Hasta que se demuestre jurídicamente lo contrario, la acusación al CJNG es de oídas. Pero no hay que equivocarse. Esa organización tiene el poder de fuego para cometer un atentado de esta naturaleza, y su líder formal, Nemesio El Mencho Oseguera, posee la personalidad violenta y suicida para que en un acto de furia, ordene un ata que en la ciudad más vigilada del país, con alrededor de 200 mil cuerpos de seguridad entre los capitalinos, los federales, los militares y la policía preventiva e industrial. Sin embargo, las verosimilitudes no son verdades, y en este caso la realidad, a partir de los hechos y los comunicados oficiales, dejan mal paradas a las autoridades.

Veamos:

1.-García Harfuch duerme en sus oficinas de tres a cuatro días por semana. El resto, en una de sus tres casas. Según la Fiscalía de la Ciudad de México, tres grupos se prepararon desde las 10 y media de la noche en la víspera, para atacarlo en tres puntos diferentes. Se puede argumentar que desde adentro informaron a los atacantes que esa noche dormiría en su casa. Esta infiltración del crimen organizado en la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, se está investigando, hasta donde se sabe, a partir de una averiguación para detectar infiltrados iniciada por el propio García Harfuch semanas antes del atentado.

2.- Si el CNI, que encabeza uno de sus principales apoyadores en el gobierno federal, el general retirado Audomaro Martínez, señaló que era uno de los objetivos del cártel, ¿por qué no le redoblaron su vigilancia? El viernes iba acompañado, como siempre, por dos escoltas en su camioneta y una patrulla detrás. De acuerdo con el protocolo de seguridad, lo monitoreaban desde el C-5, que les advirtió de extraños movimientos sobre Paseo de la Reforma y recomendó regresar. La ayuda tardó al menos 12 minutos, según vecinos de la zona, y no fue inmediato, como dijo Sheinbaum. García Harfuch no murió porque los atacantes, o no utilizaron, o emplearon mal los fusiles Barrett, que al ser activados a poca distancia, no alcanzaron su máxima potencia.

3.- La Fiscalía capitalina dijo que quienes participaron en el atentado fueron contratados hace tres semanas. Es decir, no eran cuadros del CJNG. Todavía no se informa si alguno sabía que los había contratado ese cártel, que podría explicar el porqué de la embestida contra el CJNG, ni tampoco se entiende porqué si no eran sus milicias, el jefe de sicarios encabezó la operación con un outsourcing criminal, como se colige a partir de lo que dijo la autoridad. Ello llevó, en la versión oficial, a que lo encontraran por el seguimiento de las cámaras del C-5.

4.- Para un jefe de sicarios de la capacidad que le atribuyen a El Vaca, como lo apodan, su descuido en este operativo habría sido enorme. Sin embargo, la forma como actuó la Marina para atraparlo deja más dudas. García Harfuch se apoyaba en la Marina para combatir a las bandas criminales Unión Tepito y su enemiga, Fuerza Anti Unión Tepito, ligada al CJNG. Detener a El Vaca en una casa de seguridad, se asemeja más a lo que sucedió en el pasado con el EPR que, ante la presión pública por dar resultados rápidos, se revienta una casa que se tenía vigilada para obtener información, para mostrar un éxito aparente, sin que necesariamente esté vinculada al caso.

García Harfuch había dado golpes al CJNG y a sus aliados en la capital federal, y de confirmarse su responsabilidad en el atentado, sería el segundo ataque del cártel en junio. El anterior fue en Colima hace 10 días, contra el juez federal, Uriel Villegas, que murió. Coincide también con la declaración del presidente Andrés Manuel López Obrador una semana antes, que él autorizó la liberación de Ovidio Guzmán, hijo de Joaquín El Chapo Guzmán, el 17 de octubre pasado, lo que confirma la percepción de que el gobierno federal sí tiene un aliado criminal, aunque sea inopinado, el Cártel de Sinaloa, enemigo del CJNG.

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad

Don Giovanni

Zamarripa y el Congreso
La voluntad política debe florecer
La esperanza
De la Valija. Fueron abandonados
Alvar Cabeza de Vaca Appendini

Periodico Correo

Publicado

En

Por

Edición

Zamarripa y el Congreso

J. Jesús Oviedo Herrera

De acuerdo al teórico de la separación de los poderes, el barón Montesquieu, para que exista la libertad es necesario que el gobierno sea tal que ningún ciudadano pueda temer nada de otro. Los integrantes del Poder Legislativo local, contrapeso teórico del Ejecutivo, debieran preguntarse si en efecto los guanajuatenses viven sin temor; y si los instrumentos del Estado para la seguridad cumplen con ese cometido primigenio.

Cuando este viernes J. Jesús Oviedo Herrera, presidente de la Junta de Gobierno del Congreso del Estado y líder de la mayoría panista, junto con el resto de la Legislatura se entrevisten virtualmente con el Fiscal General del Estado, Carlos Zamarripa Aguirre, todos los guanajuatenses, a quienes ellos representan, querrán saber, entre otras cosas, por qué ha fracasado al aprehender y llevar a la justicia a los responsables de tanto horror en Guanajuato, haciendo de la FGE la suerte de funeraria estatal para todos sus críticos en el orden nacional y ahora hasta internacional.

Carlos Zamarripa Aguirre llega este viernes al Congreso Local con 16,138 homicidios dolosos en Guanajuato desde 2013 a la fecha, siendo procurador y fiscal, de acuerdo con datos públicos. Hoy, deberá dar cuenta de la última masacre de niños y jóvenes en Irapuato, donde ni siquiera se ha oficializado el número de muertos.

La voluntad política debe florecer

Diego Sinhue Rodríguez V.

El impacto producido entre las autoridades, los asesinatos a mansalva de más de 26 jóvenes entre los que había adolescentes fue demoledor, pues reveló el interés por desviar la atención hacia los anexos ilícitos, ignorando a los jóvenes, adolescentes y niños que están sufriendo las consecuencias del narcotráfico, para desatender el tema de los ejecutados ante el desconocimiento y la carencia de un proyecto para suministrar seguridad pública a los grupos vulnerables que son asediados por organizaciones criminales. Una reacción sin los efectos esperados de los órdenes de gobierno, luego de la incursión.

En la mañanera de jueves el presidente, Andrés Manuel López, sobre el ataque en el Anexo de Arandas en Irapuato, únicamente lo calificó: la masacre “fue muy fuerte”, hecho que por cierto disintió con su discurso en el segundo aniversario de su triunfo electoral, donde destacó que en la 4T se “ha acabado con las masacres y se cuidan los derechos humanos”. Por su parte, el gobernador Diego Sinhue Rodríguez Vallejo y la autoridad federal, se reunieron en el C5i para atender el problema de los jovencitos que buscan rehabilitarse, a fin de seguir su vida, atención que incumbe a las autoridades, lo sabe el titular del ramo, Daniel Díaz, quien importó el programa Islandia.

La reacción policiaca para la procuración de justicia no ha presentado públicamente, ni responsables ni detalles de los hechos; sin embargo, Sinhue Rodríguez, en el centro de mando, antes de una operación de búsqueda ante el dolor de una comunidad que perdió a sus hijos, informó que se reforzará la seguridad, apuntado a la revisión de anexos que operan en Guanajuato, los que dijo deben cumplir con la norma porque de lo contrario no podrán funcionar. O sea, ¿echar a la calle a miles de muchachos que se rehabilitan? ¿No sería mejor aprovechar los anexos, equiparlos para cumplir con la obligación?

Un trabajo serio y de fondo, sería enfrentar al crimen organizado, a fin de acabar con el narcomenudeo que ha crecido en el sexenio.

La esperanza

Hugo López-Gatell Ramírez

El anuncio hecho por laboratorios estadounidenses y alemanes sobre avances en la búsqueda de una vacuna contra la enfermedad de COVID-19, que estaría lista inclusive a finales de este año, no deja de ser, más, una aspiración que una realidad. El escenario actual marca que el ingreso a la nueva normalidad no es sino la recreación de la esperanza, con base en la necesidad económica ante la impericia gubernamental y de la propia sociedad para contener el coronavirus.

En México, este fin de semana, rebasaremos los 30 mil muertos. En Guanajuato, los 600. Además, es posible que este mismo viernes hayamos también llegado a los 10 mil contagiados, mientras flota entre la población una desconocida cantidad de personas infectadas, pero asintomáticas, sobre todo en León, donde las autoridades sanitarias municipales y estatales han tendido una red de detección especializada ante el crecimiento desmedido de la enfermedad.

La vacuna es el grial. Por ahora, nos queda enfrentar el tiempo que reste hasta tenerla, con disciplina y apoyo a los esfuerzos de contención en los municipios. Para este fin de semana, se espera la nueva explicación y nuevo techo de muertes que nos ofrezca el zar Anti COVID-19, Hugo López-Gatell Ramírez.

De la Valija. Fueron abandonados

En el momento de la consternación, lleno de salidas comunes, la diputada verde Vanessa Sánchez Cordero puso por delante la sensatez y humanismo que debe exigirse a la clase política luego de la matanza de Arandas, pues la palabrería distractora condenó a los anexos donde jóvenes adictos y sus familias buscan una esperanza y no a los asesinos, violencia, inseguridad e impunidad.

La diputada expresó la lacerante realidad de miles de nuestros jóvenes y niños en garras de las drogas y sus mafias: han sido abandonados por el Estado, están prácticamente abandonados. Sólo resto decir, hasta en su propia muerte a mansalva.

Alvar Cabeza de Vaca Appendini

Una de las características que debe reunir un comandante de fuerzas militares o paramilitares -corporaciones policiacas- es la mesura. Concentrar la información suficiente que le sirva para cuidar la población y, sobre todo, debe de evitar los “calificativos” sobre las personas o los grupos de la sociedad, máxime si con su señalamiento pudieran poner en peligro la vida de personas. O sea, no puede “poner el dedo”.

Alvar Cabeza de Vaca Appendini, secretario de Seguridad Pública estatal, quien se encargó del Plan en esa materia para el gobernador de la entidad y dar un golpe de timón para devolver la paz a los guanajuatenses, también está en el desánimo de la sociedad por no haber logrado suministrar seguridad pública debido a diversas circunstancias, por fallas u omisiones en el cargo que ostenta.

Quizá uno de los personajes “más protegidos” en la entidad, a pesar de que no devuelve esa atención por mandato de Ley pues no sólo está equipado y rodeado del personal para ese fin, tiene al mandatario tendiéndole su manto y a los diputados panistas de guaruras para evitarle preguntas poco amigables y sin exponerlo ante la sociedad. Cabeza de Vaca,  sin embargo, violó las reglas al acusar  que “los anexos son semilleros de la delincuencia organizada”.

Continuar Leyendo

Miguel Zacarías

GUANAJUATO VS 4T: LA TENSA CALMA

Periodico Correo

Publicado

En

Por

Edición

GUANAJUATO VS 4T: LA TENSA CALMA

DESPUÉS DE LA TEMPESTAD…. Después de un par de días fragorosos en los que tuvo que aguantar candela con señalamientos desde Palacio Nacional del presidente Andrés Manuel López Obrador y al día siguiente del fiscal general de la República, Alejandro Gertz Manero, que tienen al fiscal Carlos Zamarripa Aguirre contra las cuerdas, el gobierno de Diego Sinhue Rodríguez Vallejo optó por ponerle hielo al diferendo con la 4T.

TENSA CALMA. Ayer, a través de un comunicado sobrio y sin ningún pronunciamiento formal del gobernador, el gobierno estatal dio a conocer una reunión con todos los representantes de las corporaciones federales de seguridad.

POSITIVO.  Estuvieron el comandante de la 16ª zona militar Guillermo Briseño, Carmen Camacho del Centro Nacional de Inteligencia; David Carmona, delegado de la PGR; Héctor Ortiz, coordinador estatal de la Guardia Nacional, el alcalde de Irapuato, sus funcionarios de seguridad y por supuesto el secretario de Seguridad del Estado y el propio fiscal.

EN LO SUYO. Por la mañana el presidente había enviado un nuevo dardo con la enésima petición para que el gobernador Diego Sinhue Rodríguez Vallejo asista a las reuniones de seguridad pero muy a su estilo, habló de acercamiento, conciliación pero no dejó de lado la petición de renovación.

OBCECADO. “No se trata de culpar sino que se trabaje de manera conjunta, de verdad, que se haga a un lado la hipocresía”. Habló de la petición “respetuosa” de que se haga una revisión de los órganos de impartir justicia en Guanajuato.  Dijo que no van a recomendar a nadie, que el estado de Guanajuato es soberano. “Pero sí hay que hacer cambios”, volvió a machacar.

SUTIL DIFERENCIA. Y sí, el gobierno federal pide algo que no ha dado hasta ahora: resultados en el combate al crimen organizado. Pero ellos tienen el poder y los mecanismos para apretar.

CON TODO. En otras palabras, desde la 4T no quitan el dedo del renglón para que se releve al Fiscal guanajuatense. Y ese es el punto clave. Más allá de los argumentos que se puedan esgrimir de ida y vuelta, las palabras del presidente siguen siendo durísimas hacia lo que se ha dejado de hacer en el estado. “Hay que ver si no hay contubernio y asociación delictuosa entre delincuencia y autoridad”.

EL PODER. Y hasta hoy, en efecto, no se ha puesto ningún elemento sobre la mesa pero es el momento en el que Diego Sinhue, tras bambalinas comienza a sentir el peso de un cuestionamiento desde el cargo más alto en el país hacia el Fiscal Estatal.

ALTERNATIVAS. Solo Rodríguez Vallejo y su entorno saben de qué tamaño es esa presión. Y si aguantará, acordará o cederá.

LA DEL ESTRIBO…

Como suele ocurrir, después del niño ahogado hay que ir a tapar el pozo y en Irapuato, ayer la autoridad municipal dio la cara para hablar de las acciones que tendrá que emprender su administración para tratar de regular los anexos que hay en Irapuato.

Un apesadumbrado Ricardo Ortiz Gutiérrez habló en una rueda de prensa que atrajo el interés incluso de medios internacionales. Videos que circularon en redes sociales mostraron a quienes, según esas publicaciones, eran las víctimas horas antes de la masacre dentro del propio anexo.

Se anunció el inicio de una estrategia para la regulación de estos centros de rehabilitación para personas con adicciones. Es evidente que ya van tarde porque avisos, hubo varios.

AZUL ETCHEVERRY: METEÓRICA CARRERA EN LA DEBACLE PRIISTA

Hay “primeras veces” que no son nada gratas y ahí está el ejemplo de quienes creen que pueden seguir la tradición de ganar las primeras minorías más redituables en la política: las que dan una curul al Senado.

Esto le ocurrió a la priista Azul Etcheverry hace exactamente dos años cuando pese a la adversidad, creyó que podría continuar la costumbre de que el PRI ganará la primera minoría en la disputad por el Senado en Guanajuato y recibió un balde de agua fría.

Miguel Angel Chico y Francisco Arroyo Vieyra habían ganado previamente esto que era como el “gordo” de la lotería. En un estado en donde la gubernatura es imposible y la aspiración es rescatar algunos distritos y varias plurinominales y algunas alcaldías fuera del corredor industrial.

Etcheverry Aranda que siendo diputada federal priista en la anterior legislatura pudo conectarse con la burbuja tricolor soñó con ser de las pocas y pocos priistas que podrían sobrevivir a la ola morenista pero los cálculos fallaron y de manera estrepitosa.

Y es que la trayectoria política que ha tenido Azul Etcheverry Aranda había sido de altibajos.

Hace exactamente siete años renunciaba a la presidencia del DIF León tras haber cumplido apenas ocho meses como presidenta durante la administración de Bárbara Botello.

“He enfrentado situaciones difíciles dentro de mi núcleo familiar que me han llevado a retomar mi vida, y mi familia requiere de mi apoyo y presencia”, argumentó en aquella ocasión quien de ésta manera cortaba abruptamente su primer cargo en la administración pública.

Etcheverry salía de la administración municipal en medio de cuestionamientos al incremento en el 16% en la nómina y las versiones de que tenía escoltas.

Meses después, Etcheverry regresó a los espacios públicos como titular de la delegación del INAES, un cargo que no tenía mucha relevancia pero que le permitió regresar a la escena pública.

Posteriormente y de manera sorprendente apareció en un cargo en la secretaría general adjunta del CEN del PRI que fue la antesala de su inclusión como candidata a diputada federal.

Creyó que podía flotar aún en la debacle priista. Con el descrédito del gobierno peñista, del propio partido y un candidato como Gerardo Sánchez en Guanajuato, imposible.

COVID-19 APRIETA Y AÚN NO LLEGA LO PEOR

Podríamos decir sin temor a la equivocación que más allá del semáforo rojo que ya tiene Guanajuato respecto a la reanudación de actividades, el drástico cambio en las proyecciones que mostraron ayer las autoridades sanitarias sobre el pico y alcance de la pandemia por Covid-19 y la posibilidad de elevar a nivel obligatorio el uso de cubrebocas, describe la intensidad de la preocupación del gobierno estatal.

Esta primera oleada se puede ir hasta septiembre y si en junio el crecimiento fue exponencial, en julio podría ser peor.

Aunque esta semana, las cifras de contagios han cedido con respecto a lo que se vio la semana anterior, el discurso del secretario Daniel Díaz Martínez refleja preocupación. Las proyecciones lo explican.

El nuevo pico de la pandemia en el estado ahora sería entre el 5 y el 25 de este mes. Originalmente, hoy tendríamos que ir de salida.

El dato más relevante es que de tener un rango máximo de contagios diarios de 223 ahora es 235 pero el mínimo y el máximo que se proyecta es de mil 172 casos nuevos por día. Imagínese usted. Más del doble de la cifra máxima de 509 registrada la semana pasada. Ojo, son proyecciones.

El otro dato es que hasta 6 mil 632 personas podrían estar hospitalizadas de manera simultánea en los nosocomios del estado de los sistemas estatal en las siguientes semanas y federal y que, de esa cifra mil 702 podría ser la demanda diaria de personas en la Unidad de Cuidados Críticos.

Le sigo hablando de proyecciones. En el caso de hospitalización el rango mínimo sería de mil 345 y la media de más de 3 mil que es altísima y la demanda mínima de Unidad de Cuidados Críticos sería de 344 y la mediana de 850. Muchos de estos requerirían un ventilador mecánico.

Para León, que es hoy el epicentro de la pandemia, el rango máximo se movió con la probabilidad de hasta 517 casos en un sólo día con una media de 207 que sólo se han registrado en un par de jornadas; los leoneses demandarían hasta 2 mil 876 camas en un solo día con rango mínimo de 426 y hasta 741 personas simultáneamente en la Unidad de Cuidados Críticos.

La única noticia alentadora para León en esta nueva proyección es que su nuevo pico está programado para concluir el 10 de julio, es decir en una semana más y a partir de ahí iniciaría el descenso.

El porcentaje de ocupación global como le decía ayer aquí es del 23% aunque los hospitales de Sedena, ISSSTE y algunos del Seguro Social están saturados o muy cerca dijo Daniel Díaz.

El problema no es el hoy sino lo que podría venir en las semanas siguientes. Por eso ayer el Consejo de Salubridad pidió a la autoridad estatal que el uso de cubrebocas sea declarado obligatorio y que se publique en el Periódico Oficial para que esto sirva a los Municipios de herramienta para aplicar sanciones.

La autoridad ya trazó los escenarios para lo peor de la pandemia en Guanajuato. Frente al avance de la reapertura y la movilidad, queda apelar a la responsabilidad de todos para que triunfe el escenario menos crítico. Vaya reto.

Continuar Leyendo

Opinión

¿Prueba de covid para López Obrador?

Periodico Correo

Publicado

En

Por

Edición

¿Prueba de covid para López Obrador?

El mayor secreto de la visita del presidente Andrés Manuel López Obrador a su contraparte Donald Trump, es la negociación, que ha resultado compleja y difícil, que desde hace cuatro días llevan a cabo los mexicanos con los estadounidenses, para evitar que cuando entre a la Casa Blanca y le tomen la temperatura, en caso de tenerla alta, no sea obligado a realizarse la prueba del covid-19. La negociación está atorada y no se ha podido llegar a ningún acuerdo. Para los mexicanos, si se toma en cuenta la posición pública de López Obrador, el que no se haya aplicado la prueba es parte de su narrativa política de ser diferente; en el caso de Trump, su salud es un tema de seguridad nacional.

El sistema inmunológico de López Obrador ha sido reforzado durante todos estos meses de pandemia, y sus viejas enfermedades o cuidados del corazón, han estado perfecta y sistemáticamente monitoreados. Ello le ha permitido, con seguridad tomando algunos riesgos, hacer cosas y tener contactos que otras personas, sin ese blindaje médico, no se atreverían o lo harían con temor, si tienen conciencia del riesgo a su salud y la de sus interlocutores. No sería nada malo, ni criticable, que al presidente le aplicaran de manera regular pruebas para conocer si tiene covid, aunque no presente síntomas. Sin embargo, políticamente es impensable.

Realizarse la prueba es ir en contra de la política impulsada por el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, y avalada por el presidente, de que las pruebas no son necesarias porque no ayudan a impedir el contagio. Las medias verdades son tramposas e irresponsables. Es cierto que la prueba no evita el contagio, pero no son para aliviar –la cura aún no se descubre-, sino son utilizadas en el mundo como una medida para ver el comportamiento del virus y su aceleración, así como permite detectar asintomáticos y mitigar la transmisión de la enfermedad. Pero en el discurso de un presidente cuya fuerza moral es el antídoto contra el virus, como lo llegó a describir López-Gatell, la prueba es un sacrilegio.

No aplicarse la prueba es una victoria para el gobierno. López-Gatell presumió hace unos días que ni él, ni el presidente, ni el secretario de Salud, Jorge Alcocer, se habían hecho ninguna prueba. La fanfarronada del subsecretario se ha topado con la realidad en donde la retórica no sirve, pues los asuntos de Estado son tratados como asuntos de Estado. Sin embargo, los negociadores mexicanos que están preparando la visita de López Obrador a Washington, parece como si fueran obligados para buscar una excepcionalidad en la seguridad nacional de Estados Unidos.

Nadie, de quienes participan en la preparación de la visita, quiere hablar sobre el tema, o mencionar los requisitos sanitarios para ver a Trump. Pero desde abril, The Washington Post publicó que todos los visitantesa la Casa Blanca tienen que hacerse la prueba de covid-19 antes de ver a Trump, aún si se sienten sanos. Eso tuvo que hacer el presidente de Polonia, Andrzej Duda, quien visitó la Casa Blanca el 24 de junio, que fue el primer visitante extranjero en ver a Trump después de meses de pandemia. Duda y toda la delegación que lo acompañó a la Casa Blanca, se hicieron las pruebas antes de llegar a Washington, pero llegaron con su resultado negativo.

Quien no llega con ese certificado de no covid en su organismo, entra a la Casa Blanca –antes de ingresar propiadamente a la mansión-oficina- directo a que le mida la temperatura el personal médico de la Presidencia. Si la tiene alta, es trasladado al Viejo Edificio Ejecutivo –llamado ahora como el presidente Dwight Eisenhower-, un complejo de oficinas separado por una calle cerrada del Ala Oeste de la Casa Blanca, donde se encuentran la Oficina Oval, el Salón del Gabinete y el Salón de Emergencias, donde se encuentra el Consejo Nacional de Seguridad, en donde se habilitó una oficina para el vicepresidente Mike Pence, el coordinador responsable del equipo federal que lucha contra la pandemia.

Las pruebas son provistas por el Laboratorio Abbot. “Ustedes pueden ver todas esas máquinas aquí, son increíbles esas máquinas”, le dijo Trump a periodistas durante un briefing el 11 de mayo en la Casa Blanca. “No hay ningún lugar en el mundo que tenga este tipo de equipo. Es una prueba de 5 a 15 minutos, altamente sofisticada, muy rápida y muy buena. En su información sobre este tema, el Washington Post citó a una enfermera que narró cómo frotan el hisopo en las fosas nasales en menos de un minuto y la colocan en las máquinas para evaluación –en 5 minutos sale un resultado positivo, y en 13, uno negativo-. Una vez que se  demuestra que la persona no tiene covid, es autorizada para entrar a su reunión con Trump.

En la entrevista con Duda, su comitiva y la delegación estadounidense que participó en la reunión, se tuvo que hacer la prueba, por lo cual, quienes acompañen a López Obrador, el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, la secretaria de Economía, Graciela Márquez, el jefe de la Oficina de la Presidencia, Alfonso Romo, y el equipo de apoyo que los acompañe, tendrían que hacerse la prueba de temperatura y, eventualmente, del virus.

Estas medidas impuestas por la Casa Blanca, deben ser incómodas para López Obrador, porque contradicen la narrativa de la fe sobre la ciencia. Esta semana en la mañanera, adelantó que valoraría hacerse la prueba si fuera un requisito. “No sé si me lo pidan”, dijo. “Todavia no; no adelantemos vísperas. Si ya lo piden, pues vamos a ver què hacemos, cómo resolvemos”. Hasta ahora, ni está resuelto, ni se decide qué hará en caso de que, como a todos los que ven a Trump, lo obliguen a ello.

Continuar Leyendo

Publicidad

Portada Impresa

Cartón

Publicidad

Publicidad

Marcador

Salud

Ciencia y Tecnología

Extravagario