Conecta con nosotros

Opinión

Estrictamente personal

La tacañería del presidente

Periodico Correo

Publicado

En

La tacañería del presidente

Acinco días de iniciar la reapertura económica y social en el país, México se encuentra peor sanitaria, política y económicamente, que el 13 de mayo, cuando el presidente Andrés Manuel López Obrador presentó el plan de retorno a “la nueva normalidad”. Todas las variables se han movido desde entonces, salvo una: su tacañería. López Obrador, no el subsecretario de Salud, Hugo Lopez-Gatell, es el principal responsable de que no se hagan pruebas. No quiere gastar en ellas, por lo cual, contra las recomendaciones internacionales, las exigencias nacionales y las experiencias de otros países, México se adentra al regreso a la normalidad sin herramientas ni instrumentos de navegación. Literalmente, a ciegas.

México es el único país que camina en esa ruta sin que el número de contagios y muertes haya tocado techo y empiecen a decrecer. Cuando presentó López Obrador el plan, hace 14 días, había mil 997 casos por día, y el lunes pasado hubo tres mil 455. Se habían registrado tres mil 465 decesos, y el lunes sumaron siete mil 733. Se suponía, porque así lo habían dicho el presidente y el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, que el pico de la pandemia de Covid-19 sería entre el 1 y el 8 de mayo. Desde entonces, ha habido más de 47 mil nuevos contagios. La metáfora del momento es el zar del coronavirus con cubre bocas, cuando se había negado a usarlo y había insistido no sólo que era innecesario sino que, en ocasiones, contraproducente.

Políticamente hay un caos ante la inexistencia de un plan coordinado y armonizado con los gobernadores para que una vez enterrada la jornada de la Sana Distancia el próximo domingo, el país empiece a prender sus motores sociales y económicos. Las contradicciones también abundan por parte del gobierno federal. El lunes, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, se negó a aceptar su propuesta de semáforos regionales, pero no dijo nada cuando la semana pasada la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, anunció un semáforo, distinto al federal, para esta capital. Lo único que han acordado los poderes son en el desacuerdo, pero el presidente reiteró ayer que cada uno hará lo que considera conveniente en sus estados. Volvemos al principio. Y entonces, ¿para qué tanta reunión y discrepancias? Sánchez Cordero lo resolvió comiéndose sus palabras de la víspera. El semáforo epidemiológico está a cargo del gobierno federal, dijo, pero opera de manera regional.

Económicamente, las estimaciones de crecimiento para este año se han ido corrigiendo a la baja, con una caída promedio de 9.7%. El Banco de México alertó ayer sobre el peor escenario que podría tener el crecimiento para este año, cuya contracción sería la peor desde hace 88 años. La pérdida de empleos también sería peor a lo previsto, y podría ascender a un millón 400 mil, 800 mil puestos de trabajo más de los estimados. El gobierno espera que con la reapertura de la industria de la construcción se impulse el empleo, pero el Seguro Social prohibió que reinicie actividades el lunes, como quiere el presidente. Hay una urgencia real para se restablezcan las actividades productivas, lo cual puede hacerse, como lo han hechos otros países, incluido Suecia, que nunca las cerró, mediante pruebas masivas de coronavirus. Los suecos quieren aplicarlas en el 50% de su población, con lo cual les dará confianza en la ruta hacia la normalidad plena. En Wuhan, la ciudad china donde inició oficialmente la pandemia en diciembre, se plantearon hace dos semanas para evitar un rebrote, aplicar pruebas a sus 11 millones de habitantes, de los cuales ya las hicieron a 6.5 millones.

Las pruebas han sido fundamentales en todos los países para generar confianza entre sus habitantes de que el retorno a la normalidad puede ser seguro, aunque no deja de haber temores. En Estados Unidos, donde se están aplicando cientos de miles de pruebas para su reactivación gradual, el 60% de padres de estudiantes dicen que aún cuando se reanuden las clases en el otoño, no enviarán a sus hijos a las escuelas, y el 20% de los maestros dicen que no regresarán a los salones. La incertidumbre es amplia en los países donde se han tomado todas las previsiones posibles ante una enfermedad para la cual no hay vacuna aún.

México no se comporta diferente al resto del mundo, pero su líder sí, refractario a las críticas porque no se hacen pruebas para tener más información sobre el comportamiento de la Covid-19 y una mejor proyección sobre contagios. Una vez más, la tozudez de López Obrador está por encima de todo. Pero junto con ello, su tacañería. La razón por la cual no se aplicaron las pruebas –sólo a menos de una persona por cada mil habitantes- es porque López Obrador, de acuerdo con personas que conocen sus argumentos, es que no quiere gastar dinero en ellas. La instrucción fue ahorrar lo más que se pudiera, a lo que se añade que también se han comprado insumos y equipos al costo más barato en el mercado. No siempre lo que cuesta más es mejor, pero en este caso hay quejas de que equipos e insumos adquiridos en el exterior, resultaron muy deficientes.

Las instrucciones presidenciales están en línea con su racional de no gastar. López Obrador dice que aplica la austeridad, pero ha rebasado esos márgenes. La decisión de no aplicar las pruebas no parte de una recomendación científica, sino de una voluntad política. No es algo inusual que confunda la gimnasia con la magnesia, pero en casos donde las vidas están en juego, esa actitud tendría que modificarse. Él no lo va a hacer. Esperaríamos que en el Consejo de Salubridad General le pierdan el miedo, lo hagan rectificar y se salven más vidas.

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad

Eliazar Velázquez

Subdelegada federal: extraños tejemanejes 

Periodico Correo

Publicado

En

Por

Edición

Subdelegada federal: extraños tejemanejes

(Crónica) No sabíamos ni cuanto era…

Arisbeth García

Mientras hilvanaba su relato al tiempo que  el automóvil avanzaba dejando atrás la sierra reverdecida por las recientes lluvias, en el rostro y tono de voz de aquella mujer campesina se percibía preocupación. Ese viernes 26 de junio  una señorita que labora como “Servidora de la Nación”, la había citado a las 10 a.m. en el Banco Azteca de San Luís de la Paz, para retirar los 150 mil pesos del apoyo otorgado a  su comunidad vía el Programa Federal “La Escuela es Nuestra”. La instrucción  que le dieron era retirar el dinero y llevarlo en efectivo a la oficina que tiene en esa ciudad la Secretaría de Bienestar,  a cargo  de la subdelegada Arisbeth García Monjarás. ¿Estaría haciendo lo correcto?, se preguntaba desconcertada. Luego, con detalles, describió como comenzó toda esa historia:

“Hace como dos meses llegó a nuestra comunidad una señorita y nos dijo que éramos beneficiarios del programa. Se nos hizo raro porque la matrícula es muy baja. Nos hicimos la ilusión de que nos íbamos a equipar muy bien con materiales, útiles, uniformes. Formamos un comité y junto con la Servidora de la Nación hicimos nuestro plan de trabajo”.

“Nunca nos hicieron mención cuánto nos iban a depositar, la señorita nomás  dijo que ellos verificaban si alcanzaba  el monto. Poco después nos avisaron que teníamos que recoger la tarjeta,  luego, que por la contingencia mejor ellos mismos la entregarían. Hace como mes y medio, cuando ya la teníamos, de un día para otro nos mandaron decir que debíamos activarla. Fuimos al banco y hasta ese momento nos dimos cuenta que eran 150 mil pesos lo que nos habían depositado. Ya estaba ese dinero ahí”.

Contratista cobra por anticipado

Berenice Montes

“Hace como tres semanas nos mandaron decir que  no podíamos hacer compras, que ya lo que teníamos planeado eso no, que lo teníamos que cambiar por infraestructura. Y luego, ahorita apenas el miércoles, la Servidora de la Nación nos convocó otra vez, les avisamos a los padres de familia pero ellos dejan al comité solo. Se hizo una pequeñita reunión,  nos dijo que si ya teníamos nuestro ingeniero, nuestro arquitecto, el que nos iba a hacer nuestra obra. Le dijimos que no teníamos nada. Entonces,  preguntó si íbamos a agarrar el que ellos tienen por parte de Secretaria del Bienestar. Le pregunte quién era y de dónde. Nada más  dijo que de San Luis. Entonces nos dijo que si íbamos a agarrar esa opción teníamos que hacer hoy el retiro de los 150 mil pesos y llevarlos a las oficinas, para que de ahí se encargaran ellos directamente”.

“Nosotros prácticamente no vamos a ver ni un peso. Ahorita lo que voy a ver si podemos nos den diez mil para los productos de limpieza que necesitaran los niños  al regresar. De todo esto no nos hicieron llegar oficios. Todavía ayer me estuve mensajeando con la encargada, y le decía que necesito algo que me respalde, y también saber quién es el ingeniero y qué obra va a hacer. Le estoy dando el dinero a un ingeniero que no conozco, y lo estoy depositando en unas oficinas que no se si  el día de mañana van a estar ahí…”.

Días después, esta mujer campesina  relató a esta columna que finalmente decidió llevar el dinero a la oficina que le indicaron, pues al llegar se encontró con que otras escuelas también  harían lo mismo.

“Cuando llegamos al banco tenía nervios, yo no quería hacer el retiro. Le hice saber a la  Servidora de la Nación que si esto no funciona regresaba el dinero, que no quería recursos si es para problemas. Nos explicó cómo iba a funcionar. Cuando llegamos con el efectivo ya estaba ahí el contratista o arquitecto, se llama Francisco Sánchez Becerra, estaba en la oficina de Arisbeth. Le  preguntamos por qué le teníamos que dar toda la cantidad, que si no se podía en partes, nos dijeron que no porque en otros lugares les habían quedado mal. Les habían dado primero la mitad pero los padres de familia hicieron mal uso del dinero y no les dieron la otra. Entonces, ahí como que medio aclaramos nuestras dudas y confiamos en ellos,  les dimos el dinero.  Él nos firmó de recibido”.

Bajo sospecha…

Quien haya dado las instrucciones a los Servidores de la Nación para actuar de esa manera, así esgriman la  pandemia como justificación, en los hechos con esas prácticas le arrancan al Programa “La Escuela es Nuestra” sus propósitos de origen. Esta iniciativa de la SEP, operada a través de la Secretaria del Bienestar, consiste en otorgar  a las escuelas  apoyo económico para infraestructura: 150 mil pesos si el plantel tiene de 1 a 50 alumnos, de 51 a 150 son  200 mil, y de 151 en adelante medio millón. Entre sus objetivos principales está que el dinero llegue a la gente sin intermediarios y que ellos lo administren a través de un comité. Promoviendo así el uso honesto de los recursos,  el uso de materiales y mano de obra del lugar, la solidaridad comunitaria, la democracia participativa  y erradicar la corrupción.

Sin embargo, por el relato de la mujer campesina, el modo como se operó en su comunidad sin transparentar el monto desde el comienzo, sin generar un verdadero proceso colectivo, sin sustentar con documentos el cambio de instrucciones, sin fortalecer la autogestión, las economías locales, y en cambio ofreciendo el camino fácil de delegar todo en  proveedores externos promovidos por la propia institución, y aparte, induciéndolos a llevar los fajos de billetes a una oficina pública federal  para dejarlos en manos del contratista sólo mediando una carta responsiva que no especifica plazos, ni declaraciones de las partes, y sin ninguna garantía de cumplimiento, todo eso contraviene y ensucia los objetivos de ese programa, y proyecta una imagen de absoluta incongruencia por parte de los funcionarios Morenistas.

Y esto no es exclusivo de una sola localidad, ni de un  municipio,  en el trascurso de la semana la  alcaldesa de Victoria, Berenice Montes, externo severos cuestionamientos públicos, pues afirma que de las 31 escuelas de su municipio beneficiadas, en su mayoría no les dejaron opciones y limitaron el espacio de decisión de los padres de familia. Su descripción de los hechos coincide con lo que aquí se ha relatado.

En los obuses que a propósito de este asunto alcaldesas panistas han comenzado a lanzarle a la subdelegada federal, quizá hay genuina preocupación, pero pudiera haber también motivaciones  electorales, temor de perder votantes al no controlar ellas esas inversiones, y hasta la defensa de sus propios  clanes de contratistas; sin embargo, Arisbeth García  tendría que dar la cara a los ciudadanos y explicar si no ha torcido la ley, pues es real que existe confusión y conflicto. Si no lo hace, dejará lugar a la sospecha y a la especulación  acerca de la ilegalidad y presumibles actos de corrupción que pudieran existir tras este modo de operar el programa  “La Escuela es Nuestra”.

Y es que ha trascendido, que tan sólo entre Victoria y Xichú suman 74 escuelas beneficiadas, por lo que  nada más de esos municipios,  cuando menos 11 millones de pesos en efectivo habrían transitado en estos días por la oficina de la subdelegada.

Continuar Leyendo

Héctor Andrade Chacón

Los datos 

Periodico Correo

Publicado

En

Por

Edición

Los datos 

Prepárese para lo que viene. El repunte de casos Covid -19 en Méxicopor dos factores: indisciplina social y una fallida estrategia de retorno a la normalidad productiva (por basarse en diagnósticos erróneos o falseados), seguirán presionando la estabilidad de la moneda, cierre de empresas, aumento en el índice inflacionario y aumento de niveles de morosidad de personas físicas y morales. Y no se ve cuándo el Gobierno Federal ajuste el camino, pues siguen empeñados en sostener los graves errores del estratega anti Covid-19 y del presidente Andrés Manuel López Obrador, que por su deseo personal de no alterar su proyecto 4T hundió la economía hasta 2025 

Todos estos elementos son puestos al frente, conforme se emiten detalles de los efectos de la pandemia en México y de lo que se arriesga con el aumento de casos mientras el subsecretario de Salud federal Hugo López-Gatell Ramírez hace berrinches porque la realidad y la crítica de otros especialistas se hacen patentes, acusando al estilo de su jefe el presidente que hay un complot en su contra desde los medios, desviando la atención al hecho de que la enfermedad que menospreció en febrero pasado, ya cobró la vida de 35 mil mexicanos, ante lo cual dice que no hay responsables. 

Pues bien, en el orden económico será bueno saber cómo es que en diferentes instancias del Gobierno de México hay datos diferentes sobre el desempleo, aunque hay quien tiene más credibilidad. En ambos casos, hemos de decir que los resultados no son nada buenos, pero muestran lo que ha enfrentado el pueblo mexicano ante la pandemia de Covid -19. 

Sucede que este fin de semana el Instituto Mexicano del Seguro Social, que dirige Zoé Robledo, ha salido a indicar que se han perdido 921 mil 583 puestos de trabajo en el primer semestre de 2020, teniendo la crisis, aún, sus efectos negativos en junio con la baja de 83 mil 311 trabajadores. 

Curiosamente la instancia de Zoe Robledo, un político cercano a López Obrador, que no es ni médico ni especialista en el orden económico, presenta una cifra ajustada al millón de empleos que predijo el mandatario nacional se perderían este año por la pandemia. 

Sin embargo, en el Banco de México, el subgobernador Jonathan Heath, un verdadero especialista en el tema y que no puede ser acusado de ser anti-AMLO, presentó un informe muy distante al del IMSS: Durante los meses de mayo y abril quedaron en la calle 12 millones 180 mil mexicanos sin trabajo en el país, tanto en el sector formal como informal. Y aquí viene lo bueno, de ellos 3.72 millones corresponden al sector formal y 8.46 millones al informal. 

3.72 millones frente 921 mil los empleos formales perdidos, los empleos que contabilizan ambas instituciones. El ejercicio del Banco de México ha conjuntado datos del IMSS y del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI).  

Por si fuera poco, Heath ha señalado un dato escalofriante. Entre abril y mayo se perdieron un total de 20 millones 140 mil empleos. Sin embargo, se generaron 7 millones 960 mil de media jornada, o al menos así se pagaron. La tasa de desempleo extendido fue en mayo de 32.8 por ciento, de acuerdo al subgobernador de Banxico. 

Usted… ¿A quién le cree?  

Continuar Leyendo

Alberto Aguilar

Dilución de nacionales en Aeroméxico, Delta más y reconocimiento aquí reto

Periodico Correo

Publicado

En

Por

Edición

Dilución de nacionales en Aeroméxico, Delta más y reconocimiento aquí reto

Más allá de la problemática que presentan miles de compañías por las secuelas de la crisis sin precedentes que enfrenta el país, el expediente de concurso mercantil lo van a evitar las que pueden.

Y es que bajo ese paraguas hay cantidad de expedientes que se han desahogado en el IFECOM que lleva Edgar Manuel Bonilla con vicios que han demeritado la opción.

Ahora mismo muchas buscan reestructurar o bien refinanciar con la buena voluntad de los acreedores para evitar los tortuosos procesos de 1995-1996.

Un asunto que ha llamado la atención es el de Aeroméxico que preside Javier Arrigunaga. Optó por el “chapter eleven” bajo la Ley de Bancarrotas de EU.

Amén de antecedentes como el de LATAM de Roberto Alvo o Avianca a cargo de Anko Van Der Werff, Aeroméxico reunía las condiciones. No debe impuestos, ni turbosina, hay acuerdos con los sindicatos y la caja se vació. Además el tribunal de NY es el idóneo para reestructurar sobre todo el arrendamiento de los aviones, 46% del pasivo.

Con la juez Shelley C. Chapman, abogada que en el pasado trabajó en Wall Street, el proceso de admisión duró 2 horas y en las siguientes 6 ya había medidas precautorias. El plan de reestructura deberá estar listo en 6 meses y se da por sentado que se van a regresar aviones porque la aviación tardará en recuperarse.

Un tema complicado para el equipo de Andrés Conesa será el reconocimiento del procedimiento en México. El Congreso en su momento no hizo su trabajo y muchos acreedores podrían sacar raja.

Claro que más allá de los inconvenientes lo importante será salvar una compañía que ya arrastraba serias dificultades y perdía participación de mercado.

Los accionistas nacionales de Aeroméxico han sufrido fuerte minusvalías y se sabe éstos ya no inyectarán más capital. Entre los socios apunte a Eduardo Tricio, Valentín Diez Morodo, Jorge Esteve, Antonio Cosío.

En ese sentido tras la reestructura, estos se diluirán más para que Delta de Ed Bastian tome mayor relevancia en el capital. En la ley de IED habría limitaciones, pero se cree que hay mecanismos para salvarlas.

Como quiera otra arista de los costos de la falta de un plan contracíciclo con consecuencias que se marcarán a futuro.

En riesgo leche para desayunos escolares

Para muchos alimentos la pandemia ha resultado una coyuntura favorable. Le platicaba del rubro de la leche en donde firmas como Lala de Arquímedes Celis o Alpura de Juan Bernardo Rojo debieron trabajar triples turnos. Sin embargo en este boom fíjese hay un dolor de cabeza por resolver. Se trata de las existencias de leche en bodegas que se utilizarían para los desayunos escolares. Es un producto etiquetado y no se puede vender. La SEP de Esteban Moctezuma deberá tomar decisiones ya que esos lotes tienen caducidad.

Español desciende y golpe sin red a QR

El Español de Barcelona descendió a la segunda división. No es la primera vez que sucede. El tradicional club hoy es propiedad de la firma china Rastar. Lo curioso es que para el gobierno de Quintaba Roo a cargo de Carlos Joaquín el asunto tendrá un impacto. Sucede que hay un contrato para anunciar la Riviera Maya en la camiseta de ese conjunto, mismo que inició en 2017 y vence en 2023. En el convenio no hay una cláusula de protección en caso jugar en otra categoría, lo que significa que continuará invariable el pago anual de un millón de dólares, pese a que el anuncio ya ni siquiera esta al frente sino en una manga del uniforme. Mal negocio.

En Cardiología pacientes en riesgo

En medio de los contagios del Covid-19 que no ceden, hospitales de especialidad como el Instituto de Cardiología que dirige Jorge Gaspar siguen impedidos de operar al 100% para lo que fueron creados. El riesgo es altísimo porque muchos pacientes tradicionales con problemas cardíacos están desatendidos.

Continuar Leyendo

Publicidad

Portada Impresa

Cartón

Publicidad

Publicidad

Marcador

Salud

Ciencia y Tecnología

Extravagario