Conecta con nosotros

Opinión

Estrictamente personal

La sumisión de Slim

Periodico Correo

Publicado

En

La sumisión de Slim

La fotografía en Palacio Nacional es histórica. El presidente Andrés Manuel López Obrador, todo poderoso, con el empresario más rico de México y uno de los más acaudalados del mundo, Carlos Slim, a sus pies y bailando la música que le tocaban en el Salón de la Tesorería. El poder económico, como tantas veces lo ha dicho López Obrador, subordinado ante el poder político. La ‘mañanera’ del martes es, en este sentido, una nueva prueba material del argumento, que se comenzó a construir en la praxis cuando de un manotazo sobre la mesa, canceló la obra del nuevo aeropuerto internacional de Texcoco. Desde ese momento, López Obrador estableció los términos de su relación con el sector privado, que ha sido consistente, congruente y clara.

Aquello fue una demostración de fuerza. Nunca más los empresarios volverían a formar parte de la toma de decisiones, ni mucho menos, como dejó entrever, ser ellos quienes gobernaban al presidente. Cuando canceló Texcoco, contra el consejo de sus cercanos, Slim ofreció una conferencia de prensa donde criticó la decisión y dijo que eso sería frenar el crecimiento. Este martes, dijo que el crecimiento era “intrascendente”, y que lo que se necesitaba era una inversión masiva en proyectos públicos. Notable la maroma del ingeniero, quien pese a conocer hace casi 20 años a López Obrador, no lo conoce. O no cree lo que dice, y trata de endulzarle el oído con un objetivo particular, sin entender que la abyección es una actitud que el presidente no aprecia.

Slim fue el invitado de honor en la ‘mañanera’, donde se anunció el acuerdo gasero. Una de sus empresas era una de las cuatro que fueron amenazadas por el director de la Comisión Federal de Electricidad, Manuel Bartlett, con llevarlas a un litigio, pero su contrato era tan marginal en cuanto al total de los siete gasoductos en conflicto, y tan baja la escala del negocio para su conglomerado, que era la que menos presionaba. Pero la ascendencia de Slim sobre los empresarios tenía otro peso, que fue el que utilizó el presidente, como símbolo de consenso y concordancia, durante el evento en Palacio Nacional.

Ahí, el presidente lo llamó al atril cuando quiso, y le pidió que hablara. Slim se fue de más en sus declaraciones, como el calificar de “intrascendente” el crecimiento. Si el ingeniero lo hubiera dicho a lo largo de su vida, como otras de sus posiciones polémicas, como la que tiene sobre la informalidad, habría mostrado congruencia. Pero sus expresiones han estado en las antípodas y, más en prejuicio de su imagen, dio la impresión de haber querido quedar bien con el presidente, respaldando su dicho del viernes pasado en Tabasco, donde en reacción al informe del INEGI sobre el crecimiento en el segundo trimestre, declaró que el crecimiento no importaba porque había desarrollo, mejor distribución de la riqueza –donde Slim también tiene puntos de vista divergentes-, y mayor poder adquisitivo.

“¿Qué tiene que hacer entonces un empresario?”, preguntó un miembro del Consejo Coordinador Empresarial. En primer lugar, no pelearse con el presidente, tenga su empresa o no relaciones comerciales con el gobierno. En segundo lugar, tener una comunicación fluida y franca. Un empresario sí puede contribuir a la buena marcha del gobierno y del país, pero no mediante la adulación, sino a través de una comunicación abierta y honesta, no de sumisión sino de interlocución.

En parte tiene razón López Obrador al desconfiar del sector empresarial, y no sólo por sus prácticas. Hubo muchos gobiernos donde algunos empresarios sentían que eran ellos quienes gobernaban, no el presidente, pero el presidente se dejaba intimidar. No es fácil confrontar a alguien cuyo poder económico puede mover el PIB, pero no puede haber nadie por encima del jefe del Ejecutivo. Este tipo de relación puede no ser siempre fácil, para ninguna de las dos partes, pero es de respeto mutuo y de certidumbre: cada parte sabrá que lo que le dicen es lo que piensan y no tratan de engañarlo y engañarse a sí mismo.

Pero moverse un empresario por el camino del buscar quedar bien, lisonjero y agachado, no los lleva por el buen camino. Un gran ejemplo es el de Claudio X. González Laporte, una de las figuras más notables del empresariado mexicano durante más de 40 años, con quien ha tenido fricciones López Obrador desde hace años, y a quien lo llegó a considerar miembro de “la mafia del poder”. La antipatía entre ambos siempre ha estado presente, pero en las últimas reuniones con el Consejo Mexicano de Negocios, en las fotografías y en las declaraciones González Laporte se ha mostrado meloso. Poco le ha servido. No hay ningún empresario como él y su hijo Claudio X. González Guajardo, fundador de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad, que hayan sido identificado más veces por el presidente como enemigos a su gobierno y saboteadores de su proyecto.

Hay empresarios que en el último año han intentado por diferentes maneras ser bien vistos por el presidente, comprando equipos de béisbol, el deporte de López Obrador, o pagando coberturas en revistas del corazón para algunos de sus cercanos. Hay otros que le han dado cobertura retórica, justificando todo lo que hace, por qué y cómo lo hace. En el péndulo de la interlocución, se fueron hasta la genuflexión. No se ayudan. Esa actitud no cambiará lo que López Obrador nunca ha sido. Pero tampoco ayudan al presidente, porque muchos de ellos no son sinceros. Si quieren contribuir realmente por el país, que dejen de lanzar besos y recurran a otras fórmulas. Por ejemplo, un diálogo respetuoso y sincero, sin alabanzas ramplonas.

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad

Isaac Noé Piña Valdivia

Certeza que abona

Periodico Correo

Publicado

En

Por

Edición

Certeza que abona

Sin duda alguna la medida de posponer los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 fue la decisión más acertada para salvaguardar la integridad de todos los atletas y demás involucrados en la máxima fiesta  deportiva del planeta.

Aún más acertado, fue el dar una fecha para su realización, pues de esta forma podrán ajustarse los calendarios de preparación y visualizar desde ahora los eventos de clasificación que también fueron pospuestos.

Este anuncio da certidumbre a los deportistas que por algunos días manifestaron su preocupación al no tener la fecha concreta.

Es cierto que no se ha ganado la batalla ante la crisis sanitaria originada por el COVID 19, sin embargo, los deportistas y sus equipos multidisciplinarios ya pueden ir generando sus programas de trabajo con un margen amplio de casi 16 meses, incluida una parte de preparación desde casa durante la contingencia.

Incluso, hay voces que señalan que esta ampliación forzada ayudará a tener unos Juegos con mayor nivel de competitividad, particularmente si tomamos en cuenta factores psicológicos, motivacionales, de preparación y de amor propio con historias que ha dejado esta crisis.

Ejemplo claro es la deportista mexicana de pentatlón, Mariana Arceo, quien fue contagiada, pasó momentos difíciles y al final superó la enfermedad, imagínense el mensaje que ella buscará dar en Tokio el próximo año.

Estoy seguro que historias como esa habrá cientos en todo el planeta y ese factor será uno más a tomar en cuenta en la fiesta del deporte mundial.

Sus comentarios bien recibidos en mi fan page: Isaac Piña  o mi twitter: isaac_pina

Continuar Leyendo

Opinión

Cuatro pistas 

Periodico Correo

Publicado

En

Por

Edición

Cuatro pistas 

Los hispanohablantes tenemos problemas para escribir nuestro idioma por la coincidencia de sonidos en algunas consonantes. Dudamos cuándo escribir con ‘c’ o ‘s’ (esto último entre latinoamericanos y españoles del sur); con ‘h´ o sin ella; ‘j’ o ‘g’; ‘y’ o con ‘ll’. La mayoría de los hablantes nos hemos aprendido de memoria la grafía de las palabras. Pero esa memorización resulta inútil cuando nos topamos con vocablos menos regulares en nuestro vocabulario, aunque la visualización de la mala escritura (particularmente en redes sociales) también golpea de lleno en nuestra insegura ortografía.

La Ortografía de 2010 de las Academias de la Lengua ofrece un muy amplio conjunto de reglas para la correcta escritura. Aquí solo mencionaré cuatro que me parecen muy prácticas.

¿Por qué ‘nubecita’, ‘tacita’ y ‘frentecita’ se escriben con ‘c’, mientras que ‘casita’, ‘mocosita’ y ‘cosita’ con ‘s’? He ejemplificado con el diminutivo porque en nuestra cultura es muy común recurrir a esta figura. La razón es simple: si la palabra de la que proceden se escribe con ‘s’, en su derivado en diminutivo la conserva; de carecer de ‘s’, el diminutivo se escribirá con ‘c’. Compare, amigo lector, el vocablo ‘casita’ –que procede de ‘casa’– y la palabra ‘nubecita’ –de ‘nube’–.

Pero esta norma no solo aplica en los diminutivos: ‘carnicería’ se escribe con ‘c’ porque ‘carne’, de la que procede, no tiene ‘s’; ‘pasillo’ se enuncia con ‘s’ porque procede de ‘paso’, en tanto que ‘ratoncillo’ con ‘c’ porque el vocablo ‘ratón’ no tiene entre sus letras una ‘s’.

Caso de excepción es la palabra ‘membresía’. De acuerdo al Diccionario panhispánico de dudas sería preferible ‘membrecía’, pues deriva de ‘miembro’ (sin ‘s’). Sin embargo, como esa voz se incorporó del inglés membership, donde sí aparece la ‘s’, entonces al trasladarla al español, la ha conservado. Es decir, que ambas formas de escribir este vocablo son válidas, pero es preferente ‘membrecía’ para que esté en consonancia con el resto de vocablos de nuestra lengua.

‘Huérfano’ se escribe con ‘h’ por el diptongo ‘ue’. Por eso ‘orfanato’ no lo lleva, porque no tiene el diptongo. Lo mismo sucede con ‘huevo’, que procede de ‘oval’. Todas las palabras con los diptongos ‘ua’, ‘ue’, ‘ia’, ‘ie’ se escribirán con ‘h’. Por eso ‘Chihuahua’, ‘ahuehuete’ (variedad de árbol), ‘hiato’ (adiptongo), así como ‘hielo’ se escriben con ‘h’.

¿Por qué ‘dije’ y ‘traje’ se escribe con ‘j’, mientras que ‘recoge’ y ‘protege’ presentan ‘g’, si el sonido es idéntico? Porque los verbos que en infinitivo no tienen ‘g’ se escriben con ‘j’ y verbos que la tengan, la conservan al conjugarse. ‘Decir’ y ‘traer’ no tienen ‘g’; pero ‘recoger’ y ‘proteger’ sí la presentan.

La misma lógica aplica para la ‘ll’ y la ‘y’. Observe, estimado lector, los verbos ‘caer’ y ‘construir’. Entre sus consonantes no tienen ‘ll’. Por eso cuando se conjugan se recurre a la ‘y’: ‘cayó’ y ‘construyo’. En contraparte, los verbos que presentan ‘ll’, la conservan. Así tenemos que ‘calló’ procede el verbo ‘callar’ y ‘hallo’ (encuentro, localizó, ubico) de ‘hallar’.

Continuar Leyendo

Alberto Aguilar

Industria busca con gobierno regreso de bolsas de plástico por COVID-19

Periodico Correo

Publicado

En

Por

Edición

Industria busca con gobierno regreso de bolsas de plástico por COVID-19

Le platico que en el contexto de la crisis por el Covid-19 el rubro del plástico acaba de enviar una misiva a los gobiernos de los estados, incluida la CDMX a cargo de Claudia Sheinbaum, para que temporalmente se reconsidere el uso de las bolsas de plástico de acarreo.

La misiva la suscribió la agrupación de los Industriales de Bolsas Plásticas de México (Inboplast) que preside Álvaro Hernández con el soporte de ANIPAC de Aldimir Torres y Concamin de Francisco Cervantes.

El propio Hernández que está a la espera de las respuestas, hace ver que la petición no es oportunista, sino que emana de la necesidad que hay para manejar jeringas, sueros y otros productos ligados a la emergencia.

Los restaurantes ahora mismo surten pedidos de servicio a domicilio y la bolsa convencional es una herramienta útil.

En varias ciudades de EE. UU. como Boston o NY, la bolsa ha regresado y hasta se ha ordenado al comercio, si la cobraba, que la entregue gratis. Aquí la prohibición ya se eliminó en Guerrero de Héctor Astudillo. La idea es que esto se expanda pronto.

Fue en enero cuando se prohibió la bolsa de plástico por un tema ecológico, lo que ha afectado a un rubro conformado por 4 mil 600 empresas y que generan 350 mil empleos.

Por supuesto más a las 891 orientadas a bolsas y películas plásticas que significan 50 mil empleos y una producción de 150 mil toneladas, 15% de lo que se produce en plásticos en el país.

Este año las ventas de bolsas han caído 50%, aunque se han sustituido por otro tipo de bolsa plastificada que con el virus del Covid-19 tendría algunos bemoles al rehusarse.

Más allá de las bolsas, en otras líneas esta industria se ha visto beneficiada por la pandemia, dada la necesidad de guantes, botas, jeringas, tapabocas.

Obvio en la producción se ha batallado con las restricciones que implica el distanciamiento, amén de que hay incertidumbre con respecto al retorno de las inversiones por el colapso económico y el impacto a clientes.

Habrá que ver la respuesta a su solicitud, lo que implicaría un paréntesis incluso a las sanciones que hay para los comerciantes.

CI Banco prórroga de 4 meses a clientes

Resulta que CI Banco de Jorge Rangel de Alba y que lleva Salvador Arroyo se sumará a las medidas de apoyo que han tomado algunos bancos para soportar a la clientela por el Covid-19. En su caso se podrán diferir por 4 meses pagos vinculados a créditos personales, automotrices y para paneles solares. Amén de que la clientela mantiene el apoyo de la banca electrónica, la red de sucursales seguirá abierta con una plantilla acotada para garantizar el mínimo contacto.

Accendo Banco inyecta 440 mdp para crecer

Y si de bancos se trata, le cuento que Accendo Banco, antes Investa Bank, acaba de concretar una inyección de capital por 440 mdp, recursos con los que podrá continuar sus planes de crecimiento. Se cree que la crisis por el Covid-19 traerá a futuro buenas oportunidades. Esta institución que preside y dirige Javier Reyes de la Campa tiene su enfoque en la banca digital y medianas empresas. El año pasado fue galardonado como el Banco Fintech de México.

Sí Vale lanza seguro para COVID-19

Sí Vale que lleva Gerardo Yepez lanzó ayer un producto de lo más interesante en la emergencia. Es una póliza de seguros denominado Covid Protec. Con un pago anual de menos de mil pesos, se otorga una seguro por 50,000 pesos para cubrir los gastos de recuperación de un paciente que dé positivo del virus. El producto se ofrecerá a sus 750,000 tarjetahabientes con el soporte de Interprotección que lleva Juan Ignacio Casanueva y Seguros Argos que dirige Jesús Escartín. Se cree que al menos un 15% de estos la adquirirá.

Continuar Leyendo

Publicidad

Portada Impresa

Cartón

Publicidad

Publicidad

Marcador

Salud

Ciencia y Tecnología

Extravagario