Conecta con nosotros

Opinión

Estrictamente personal

El quiebre de Sheinbaum

Periodico Correo

Publicado

En

El quiebre de Sheinbaum

Por más esfuerzos que hace, el presidente Andrés Manuel López Obrador perdió su liderazgo. La frivolidad con la que ha actuado en la crisis del Covid-19 le ha generado críticas en México y carcajadas en el mundo, consecuencias con las que, sin embargo, puede vivir. Perder el liderazgo es otra cosa y ha dado claras muestras que no puede vivir sin él. Pero eso es lo que ha sucedido con su errática y muy frecuentemente contradictoria actuación, por lo que otros gobernantes decidieron actuar para salvaguardar la salud y la vida de quienes gobiernan. Los gobernadores avanzan en una creciente separación de los deseos centralizadores de López Obrador, pero una, la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, sobresale.

No es que Sheinbaum sea superior a sus colegas, pese a que algunas medidas que ha ordenado para la capital sean de menor alcance que en estados como Jalisco o México, pero su caso tiene que ser medido aparte. Sheinbaum no sólo forma parte de Morena, sino es una de las personas más cercanas a López Obrador, incondicional durante lustros y a quien el presidente y su entorno duro cercano, quisieran ver en la candidatura presidencial para 2024. La doctora, sin embargo, ha puesto en riesgo ese futuro político, como apéndice del actual presidente, pero ha actuado con responsabilidad ante los capitalinos y ganado el respeto de quienes no lo tenían.

Ante un personaje como López Obrador, encararlo no es sencillo. Muchos de sus colaboradores, entre ellos los más inteligentes, prefieren hacerse a un lado y callar a tiempo antes de confrontarlo. Otros, pusilánimes para renunciar para evitar el desprestigio, han preferido humillarse y servir de títere en la palestra de las mañaneras. Sheinbaum resistió poco y optó por la ética institucional que cualquier servidor público profesional debe tener. Hacerlo le ha provocado tensiones en Palacio Nacional, reveses y críticas. El punto de inflexión fue en la segunda semana de marzo.

En esa semana, Sheinbaum informó a la oficina de López Obrador que el viernes 13, el gobierno y los organizadores del festival Vive Latino anunciarían la cancelación del concierto de dos días por las aglomeraciones, tras haberse detectado los primeros casos de coronavirus en México –el primero fue el 28 de febrero-. La jefa de Gobierno explicó que un grupo de científicos que la asesoran habían concluido que era conveniente tomar medidas preventivas. López Obrador envió a uno de sus más cercanos colaboradores a hablar personalmente con ella, en una conversación que fue descrita por personas que conocen de esa plática, difícil, tensa y que se llevó más de media hora. El colaborador comentó: “Cada vez es más difícil convencer a la doctora”.

López Obrador no quería que nada bajo su control total saliera de su línea política de que la pandemia no es tan seria como la presentaban los medios de comunicación, no de tanta alarma, como la manejaban los gobiernos en los países afectados. La instrucción para todos los gobiernos de Morena era no cancelar absolutamente nada. Así se mantuvieron, mientras varios gobernadores priistas comenzaron a tomar medidas preventivas desde mediados de marzo, pese a tener buena relación con el presidente, como Alejandro Murat en Oaxaca, y Alfredo del Mazo en el Estado de México. Siguieron gobernadores con otras filiaciones, como Enrique Alfaro de Jalisco, y Jaime Rodríguez de Nuevo León, quien incluso pidió a una consultora internacional que le prepara un plan de contingencia para enfrentar la pandemia. Sheinbaum rompió con la atonía morena.

El domingo fue el día del quiebre. Desde Oaxaca, donde se encontraba de gira, el presidente subió en las redes un mensaje que decía: “Yo les voy a decir cuándo no salgan, pero si pueden hacerlo y tienen posibilidad económica, sigan llevando a la familia a comer, a los restaurantes, a las fondas”. Antagónicamente, Sheinbaum anunció la suspensión de actividades en centros educativos y públicos. López Obrador, con puntos de vista acientíficos; Sheinbaum, respaldada en lo que un comité científico le informaba cada día.

La jefa de Gobierno ha estado actuando de forma autónoma, que no lo había hecho, pero respondiendo a la altura de las circunstancias. La Ciudad de México, por su densidad poblacional, sus ramificaciones a todo el Valle de México y sus conexiones terrestres y aéreas nacionales e internacionales, será donde el Covid-19 golpee con mayor intensidad. Ningún gobierno en el mundo estaba preparado para enfrentar esta pandemia, y aquellos que han logrado mejores resultados han tenido en sus medidas de distanciamiento social a tiempo y dolorosamente drásticas, unas de sus mejores herramientas para combatirla.

El costo político para quienes desafíen el dogmatismo centralizador y vertical de López Obrador va a ser alto. Ya se asomaron los esbirros del presidente para atacarlos, y apoyar la palabra de López Obrador que descalifica acciones a favor de la población como oportunismo político que trata de dañarlo a él. Siempre él va primero y luego la gente.

En el caso de Sheinbaum, aún no se voltean las turbas del presidente, pero tendrá un mayor costo. No se sabe, empero, qué tan alto será. López Obrador la ha ido puliendo y construyendo a lo largo de los años para convertirla en su sucesora y jefa de su proyecto transexenal, y envió a sus mejores operadores a protegerla para que el colapso de la escuela en Tlalpan, en el terremoto de 2017 cuando era la delegada, no le costara, y después a trabajar con ella su campaña para la jefatura de Gobierno.

Sheinbaum, como el resto de los gobernadores, no tienen opción. Respaldar los caprichos presidenciales y evitar sus arrebatos, o intensificar la prevención que puede significar en salvar más vidas. La decisión racional es clara. Lo demás es un delirio.

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad

Isaac Noé Piña Valdivia

Certeza que abona

Periodico Correo

Publicado

En

Por

Edición

Certeza que abona

Sin duda alguna la medida de posponer los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 fue la decisión más acertada para salvaguardar la integridad de todos los atletas y demás involucrados en la máxima fiesta  deportiva del planeta.

Aún más acertado, fue el dar una fecha para su realización, pues de esta forma podrán ajustarse los calendarios de preparación y visualizar desde ahora los eventos de clasificación que también fueron pospuestos.

Este anuncio da certidumbre a los deportistas que por algunos días manifestaron su preocupación al no tener la fecha concreta.

Es cierto que no se ha ganado la batalla ante la crisis sanitaria originada por el COVID 19, sin embargo, los deportistas y sus equipos multidisciplinarios ya pueden ir generando sus programas de trabajo con un margen amplio de casi 16 meses, incluida una parte de preparación desde casa durante la contingencia.

Incluso, hay voces que señalan que esta ampliación forzada ayudará a tener unos Juegos con mayor nivel de competitividad, particularmente si tomamos en cuenta factores psicológicos, motivacionales, de preparación y de amor propio con historias que ha dejado esta crisis.

Ejemplo claro es la deportista mexicana de pentatlón, Mariana Arceo, quien fue contagiada, pasó momentos difíciles y al final superó la enfermedad, imagínense el mensaje que ella buscará dar en Tokio el próximo año.

Estoy seguro que historias como esa habrá cientos en todo el planeta y ese factor será uno más a tomar en cuenta en la fiesta del deporte mundial.

Sus comentarios bien recibidos en mi fan page: Isaac Piña  o mi twitter: isaac_pina

Continuar Leyendo

Opinión

Cuatro pistas 

Periodico Correo

Publicado

En

Por

Edición

Cuatro pistas 

Los hispanohablantes tenemos problemas para escribir nuestro idioma por la coincidencia de sonidos en algunas consonantes. Dudamos cuándo escribir con ‘c’ o ‘s’ (esto último entre latinoamericanos y españoles del sur); con ‘h´ o sin ella; ‘j’ o ‘g’; ‘y’ o con ‘ll’. La mayoría de los hablantes nos hemos aprendido de memoria la grafía de las palabras. Pero esa memorización resulta inútil cuando nos topamos con vocablos menos regulares en nuestro vocabulario, aunque la visualización de la mala escritura (particularmente en redes sociales) también golpea de lleno en nuestra insegura ortografía.

La Ortografía de 2010 de las Academias de la Lengua ofrece un muy amplio conjunto de reglas para la correcta escritura. Aquí solo mencionaré cuatro que me parecen muy prácticas.

¿Por qué ‘nubecita’, ‘tacita’ y ‘frentecita’ se escriben con ‘c’, mientras que ‘casita’, ‘mocosita’ y ‘cosita’ con ‘s’? He ejemplificado con el diminutivo porque en nuestra cultura es muy común recurrir a esta figura. La razón es simple: si la palabra de la que proceden se escribe con ‘s’, en su derivado en diminutivo la conserva; de carecer de ‘s’, el diminutivo se escribirá con ‘c’. Compare, amigo lector, el vocablo ‘casita’ –que procede de ‘casa’– y la palabra ‘nubecita’ –de ‘nube’–.

Pero esta norma no solo aplica en los diminutivos: ‘carnicería’ se escribe con ‘c’ porque ‘carne’, de la que procede, no tiene ‘s’; ‘pasillo’ se enuncia con ‘s’ porque procede de ‘paso’, en tanto que ‘ratoncillo’ con ‘c’ porque el vocablo ‘ratón’ no tiene entre sus letras una ‘s’.

Caso de excepción es la palabra ‘membresía’. De acuerdo al Diccionario panhispánico de dudas sería preferible ‘membrecía’, pues deriva de ‘miembro’ (sin ‘s’). Sin embargo, como esa voz se incorporó del inglés membership, donde sí aparece la ‘s’, entonces al trasladarla al español, la ha conservado. Es decir, que ambas formas de escribir este vocablo son válidas, pero es preferente ‘membrecía’ para que esté en consonancia con el resto de vocablos de nuestra lengua.

‘Huérfano’ se escribe con ‘h’ por el diptongo ‘ue’. Por eso ‘orfanato’ no lo lleva, porque no tiene el diptongo. Lo mismo sucede con ‘huevo’, que procede de ‘oval’. Todas las palabras con los diptongos ‘ua’, ‘ue’, ‘ia’, ‘ie’ se escribirán con ‘h’. Por eso ‘Chihuahua’, ‘ahuehuete’ (variedad de árbol), ‘hiato’ (adiptongo), así como ‘hielo’ se escriben con ‘h’.

¿Por qué ‘dije’ y ‘traje’ se escribe con ‘j’, mientras que ‘recoge’ y ‘protege’ presentan ‘g’, si el sonido es idéntico? Porque los verbos que en infinitivo no tienen ‘g’ se escriben con ‘j’ y verbos que la tengan, la conservan al conjugarse. ‘Decir’ y ‘traer’ no tienen ‘g’; pero ‘recoger’ y ‘proteger’ sí la presentan.

La misma lógica aplica para la ‘ll’ y la ‘y’. Observe, estimado lector, los verbos ‘caer’ y ‘construir’. Entre sus consonantes no tienen ‘ll’. Por eso cuando se conjugan se recurre a la ‘y’: ‘cayó’ y ‘construyo’. En contraparte, los verbos que presentan ‘ll’, la conservan. Así tenemos que ‘calló’ procede el verbo ‘callar’ y ‘hallo’ (encuentro, localizó, ubico) de ‘hallar’.

Continuar Leyendo

Alberto Aguilar

Industria busca con gobierno regreso de bolsas de plástico por COVID-19

Periodico Correo

Publicado

En

Por

Edición

Industria busca con gobierno regreso de bolsas de plástico por COVID-19

Le platico que en el contexto de la crisis por el Covid-19 el rubro del plástico acaba de enviar una misiva a los gobiernos de los estados, incluida la CDMX a cargo de Claudia Sheinbaum, para que temporalmente se reconsidere el uso de las bolsas de plástico de acarreo.

La misiva la suscribió la agrupación de los Industriales de Bolsas Plásticas de México (Inboplast) que preside Álvaro Hernández con el soporte de ANIPAC de Aldimir Torres y Concamin de Francisco Cervantes.

El propio Hernández que está a la espera de las respuestas, hace ver que la petición no es oportunista, sino que emana de la necesidad que hay para manejar jeringas, sueros y otros productos ligados a la emergencia.

Los restaurantes ahora mismo surten pedidos de servicio a domicilio y la bolsa convencional es una herramienta útil.

En varias ciudades de EE. UU. como Boston o NY, la bolsa ha regresado y hasta se ha ordenado al comercio, si la cobraba, que la entregue gratis. Aquí la prohibición ya se eliminó en Guerrero de Héctor Astudillo. La idea es que esto se expanda pronto.

Fue en enero cuando se prohibió la bolsa de plástico por un tema ecológico, lo que ha afectado a un rubro conformado por 4 mil 600 empresas y que generan 350 mil empleos.

Por supuesto más a las 891 orientadas a bolsas y películas plásticas que significan 50 mil empleos y una producción de 150 mil toneladas, 15% de lo que se produce en plásticos en el país.

Este año las ventas de bolsas han caído 50%, aunque se han sustituido por otro tipo de bolsa plastificada que con el virus del Covid-19 tendría algunos bemoles al rehusarse.

Más allá de las bolsas, en otras líneas esta industria se ha visto beneficiada por la pandemia, dada la necesidad de guantes, botas, jeringas, tapabocas.

Obvio en la producción se ha batallado con las restricciones que implica el distanciamiento, amén de que hay incertidumbre con respecto al retorno de las inversiones por el colapso económico y el impacto a clientes.

Habrá que ver la respuesta a su solicitud, lo que implicaría un paréntesis incluso a las sanciones que hay para los comerciantes.

CI Banco prórroga de 4 meses a clientes

Resulta que CI Banco de Jorge Rangel de Alba y que lleva Salvador Arroyo se sumará a las medidas de apoyo que han tomado algunos bancos para soportar a la clientela por el Covid-19. En su caso se podrán diferir por 4 meses pagos vinculados a créditos personales, automotrices y para paneles solares. Amén de que la clientela mantiene el apoyo de la banca electrónica, la red de sucursales seguirá abierta con una plantilla acotada para garantizar el mínimo contacto.

Accendo Banco inyecta 440 mdp para crecer

Y si de bancos se trata, le cuento que Accendo Banco, antes Investa Bank, acaba de concretar una inyección de capital por 440 mdp, recursos con los que podrá continuar sus planes de crecimiento. Se cree que la crisis por el Covid-19 traerá a futuro buenas oportunidades. Esta institución que preside y dirige Javier Reyes de la Campa tiene su enfoque en la banca digital y medianas empresas. El año pasado fue galardonado como el Banco Fintech de México.

Sí Vale lanza seguro para COVID-19

Sí Vale que lleva Gerardo Yepez lanzó ayer un producto de lo más interesante en la emergencia. Es una póliza de seguros denominado Covid Protec. Con un pago anual de menos de mil pesos, se otorga una seguro por 50,000 pesos para cubrir los gastos de recuperación de un paciente que dé positivo del virus. El producto se ofrecerá a sus 750,000 tarjetahabientes con el soporte de Interprotección que lleva Juan Ignacio Casanueva y Seguros Argos que dirige Jesús Escartín. Se cree que al menos un 15% de estos la adquirirá.

Continuar Leyendo

Publicidad

Portada Impresa

Cartón

Publicidad

Publicidad

Marcador

Salud

Ciencia y Tecnología

Extravagario