Conecta con nosotros

Opinión

Estrictamente personal

Un tango con Trump

Periodico Correo

Publicado

En

Un tango con Trump

La reunión entre Andrés Manuel López Obrador y Donald Trump terminó sin desaguisados, pese al volátil temperamento del anfitrión, y con un gran discurso vestido de referencias históricas del mandatario visitante, que, sin embargo, fue cosmético y dirigido a una audiencia mexicana. No hubo nada discordante, porque ratificaron los dos que tienen intereses compartidos.

El sabor más amargo que deja este encuentro, es la confirmación de López Obrador a Trump en el tema más irritante de la relación bilateral, que la petición de poner a la Guardia Nacional como muro contra los inmigrantes y hospedar en territorio mexicano a quienes esperan el asilo, seguirá cumpliéndose.

No hubo ninguna fricción aparente en sus conversaciones privadas, sino de mutuos agradecimientos, a Trump por tratar con respeto y cordialidad a López Obrador -que no a México y a los mexicanos-, y de Trump para López Obrador, por hacer realidad lo que necesita para ganar votos y consolidar sus bases electorales: frenar la migración a Estados Unidos.

El jefe de la Casa Blanca no fue explosivo porque no hubo necesidad. En preparación de la reunión se había acordado no hablar del muro, como también se había negociado con el ex presidente Enrique Peña Nieto, y si no se desbarrancó el encuentro fue porque, a diferencia su antecesor, López Obrador hizo mutis con todo lo relacionado con el muro, que embarró Trump en su cara en vísperas de la visita.

López Obrador no llevó a los inmigrantes mexicanos con él, como prometió, sino les dio la espalda. En la declaración conjunta no se menciona el tema de los mexicanos inmigrantes ni el maltrato que se les da en Estados Unidos, aunque se toca sibilinamente al hablar de la coordinación bilateral en materia de seguridad. En la arquitectura del comunicado y su fraseo, seguridad no únicamente quiere decir luchar contra criminales, sino fortalecer el muro mexicano para impedir la migración, que como ha dicho Trump, atenta contra la seguridad, porque está infestada de delincuentes, y contra la salud, porque tienen coronavirus.

El presidente mexicano no confrontó, como había dicho, pero tampoco actuó con decoro y dignidad, como ofreció. En ningún momento, según la información aportada por la Casa Blanca, habló sobre el propósito de Trump de acabar con el programa de los dreamers, que afecta a 800 mil mexicanos, ni se incluyó mención alguna en la declaración conjunta.

Tampoco se dio por enterado del escándalo del día en Washington, que afecta a mexicanos estudiando en Estados Unidos porque quiere quitarles las visas de estudiantes si no toman clases presenciales. Primero fueron Harvard y el Instituto Tecnológico de Massachusetts, que presentaron un recurso contra Trump en un tribunal para frenar la orden, que López Obrador apoyando a sus connacionales.

La visita a la Casa Blanca difícilmente impacte a López Obrador en la opinión pública mexicana, porque corrió tersamente. Pero lo superficial será efímero y quedará la sustancia: la forma como manipuló electoralmente el equipo de Trump el encuentro con el presidente mexicano.

López Obrador había dicho que su visita sería para celebrar la entrada en vigor del nuevo acuerdo comercial con Estados Unidos y Canadá -cuyo primer ministro, Justin Trudeau, no quiso ser parte del juego-, pero por la mañana, antes de llegar a la cita con Trump, su comité de campaña difundió una declaración celebrando el llamado T-MEC y mencionó el “duro contraste” con el “globalismo” su adversario demócrata, Joe Biden, lo que pintó la verdad subyacente: el acuerdo beneficia los intereses nacionalistas de Trump, como prometió en la campaña de 2016, por encima de la integración de las economías norteamericanas,  buscando mayor  simetría.

Trudeau eludió la convocatoria por el fuerte diferendo con Estados Unidos que quiere subir aranceles al acero y al aluminio -que eventualmente también podría afectar a México-, y no quiso confrontarse con Trump. López Obrador, por el contrario, como sucedió con el tema migratorio, siguió cediendo en sus posiciones incluso antes de que terminaran las reuniones de trabajo por la tarde. Este mensaje salió en la Ciudad de México.

La Secretaría de Energía instruyó a Pemex y a la petrolera estadounidense Talos Energy Offshore, unificar el yacimiento Zama -descubierto por la segunda- y que lo operen conjuntamente. Esta decisión revirtió la acción de Pemex para quedarse con su control, que llevó al borde de un conflicto diplomático, luego de que el Departamento de Estado señaló que la pretensión mexicana era “perturbadora”, y López Obrador respondió que “respetara la soberanía de México y no interviniera en asuntos energéticos”. Eso ya es historia, aunque haya sido hace escasos seis meses. Ayer se consolidó la asimetría entusiasta, y al sector ideológicamente más duro de su gobierno, le ordenó entregar parte de lo que antes llamó “soberanía”.

El comienzo de una etapa nueva es como definió el acuerdo comercial el presidente, en el marco de su visita a la Casa Blanca, donde en dos ocasiones tuvo palabras de gran elogio para Trump. López Obrador apostó ayer todo por él, que está sufriendo para ser reelecto en noviembre. Biden aventaja a Trump por más de ocho puntos en las preferencias electorales, y no se sabe cuál será su suerte cuando vayan los estadounidenses a las urnas en cuatro meses.

Los demócratas fueron muy críticos de la visita por considerar que iba a ser utilizada con fines electorales, como fue, y ayer guardaron silencio. Sólo uno,  Biden, habló, para recordar que desde que Trump inició su campaña a la Presidencia en 2016, llamó “violadores” a los mexicanos y desde entonces, insulta a los hispanos en Estados Unidos. “Necesitamos trabajar en sociedad con México”, afirmó. “Necesitamos restaurar la dignidad y humanidad a nuestro sistema migratorio”. No sólo se refería a Trump. También a López Obrador, que en México o en Washington, baila tango con el presidente de Estados Unidos.

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad

Miguel Zacarías

DEL FIC AL FIG: ¿OTRO MASIVO VIRTUAL?

Periodico Correo

Publicado

En

Por

Edición

DEL FIC AL FIG: ¿OTRO MASIVO VIRTUAL?

CON LOS DEDOS EN LA PUERTA. A poco menos de 100 días de la fecha programada para el Festival del Globo, evento masivo que falta por definir su suerte en este 2020, el gobierno de Guanajuato está en la fecha límite para decidir qué pasará con él.

PERFIL. El semáforo naranja decretado la semana anterior en la entidad, abre una esperanza para los organizadores y promotores del evento aunque la lógica sigue diciendo que no hay manera de celebrarlo como ha ocurrido normalmente en los últimos años.

ENTORNO. Y en efecto, no hay condiciones para que en Guanajuato se pueda anunciar la celebración de un evento masivo simple y sencillamente porque en ninguna otra parte del país se ha hecho algo similar y si nuestro estado está entre las siete entidades en donde la epidemia tiene una mayor actividad y por ende, el descenso tardará más tiempo, con mayor razón obliga la cautela.

DE EMOCIÓN. Pero no parece que la autoridad tenga la intención de anunciar simple y sencillamente la cancelación del evento como quien cierra el negocio y dice “esta vez, no”.

DIFERENCIAS. El Festival Internacional Cervantino puede ser un parámetro o referente de lo que se avecina. Habrá FIC este año pero solo virtual. El enfoque es distinto por el Cervantino es una sucesión de eventos, conciertos, exposiciones que se dan en diversos foros durante 3 semanas. El Festival del Globo es en una sola sede que es el Parque Metropolitano durante 3 días y con concentraciones de personas que se cuentan por decenas de miles.

IMPOSIBLE. No hay manera de imaginarnos concentraciones y apretujones como se dan año con año en coincidencia con el “Buen Fin”. Tampoco los conciertos masivos por las noches.

CERRADO. Hoy, la industria del entretenimiento ya mutó y todo es virtual. Los conciertos se dan por esa vía y no hay manera de que eso cambie en lo que resta del año.

A VER. Hoy, esa parece ser la única alternativa para que la fecha no pase desapercibida. Es cuestión de días.

ALIANZA DE GOBERNADORES: NI TANTO QUE QUEME AL SANTO…

OTRA VEZ. Luego del tropezón que significó el desaliñado y maltrecho bloque que solicitó la renuncia del subsecretario de Salud, Hugo López Gatell, la Alianza Federalista de Gobernadores se rehízo ayer en Torreón y ahora perfila una nueva escaramuza en el ámbito educativo.

DEL DICHO AL HECHO… Que eso de decir que las clases presenciales se reanudarán con el semáforo verde les resulta muy simple y los 10 mandatarios estatales van a armar sus propios indicadores que les dirán en qué condiciones se va a dar el regreso a las aulas.

PRESENTE. Por lo pronto ayer ya estuvo presente Javier Corral, el mandatario disidente que más caló la semana pasada en la embestida en contra de Hugo López Gatell.

BRONX. Enrique Alfaro de Jalisco, aseguró que no fue un desliz eso de solicitar la remoción de López Gatell y que ellos creen que quien debe regir la estrategia contra Covid19 es el Consejo de Salubridad y que todo queda en manos del presidente.

CERQUITA. Unas horas antes, el gobernador de Aguascalientes Martín Orozco subía una foto a su cuenta de Twitter, presumiendo un encuentro con el propio López Gatell.

DEFINICIÓN. El gobernador Diego Sinhue Rodríguez Vallejo solo dijo una sola cosa en este trance durante los últimos días: sustentar el cambio a semáforo naranja en Guanajuato en la evaluación que tiene la 4T de la disponibilidad de camas y de ventiladores en el estado.

NI MUY MUY, NI TAN TAN. En otras palabras. Podrá mantenerse la guerra frente al subsecretario de Salud en lo mediático pero en la real politik, no hay tal. ¿Quién dijo consistencia?

LA DEL ESTRIBO…

Sus acciones y su estilo para confrontarse los acercan cada vez más. Tal como ocurriera hace unos meses en Morena cuando Ernesto Prieto Gallardo aseguró que retomaba su cargo como dirigente de Morena en Guanajuato que ameritó un revire de Alma Alcaraz, ayer Armando de la Cruz Uribe Valle se apersonó en las instalaciones del Instituto Estatal Electoral para avisar que él, Laura Chávez y Jacobo Manríquez son los nuevos mandones del tricolor.

En Salamanca mientras tanto, Ruth Tiscareño y Alejandro Arias, dirigente y secretario general del PRI respectivamente, descalificaban la acción de los rebeldes.

Mostraron un oficio firmado por la directora del secretariado del Instituto Nacional de Elecciones Daniela Casar García, fechado el 9 de diciembre de 2019 que los acredita con los cargos arriba mencionados.

El modus operandi es similar a lo de Morena. Ya será el IEEG que acuse recibo del aviso de Uribe Valle y seguramente lo remitirá al INE para que se pronuncie al respecto. Si todo está en orden, Tiscareño y Arias no tienen de qué preocuparse. ¡Son un “PriMor”!

EL INICIO DEL REINADO DE ANAYA

Hace exactamente cinco años, en el PAN no parecía haber fisuras ni disidencias y todos jalaban para el mismo lado. Al estilo PRI, los azules tenían en Ricardo Anaya Cortés su candidato único a la dirigencia nacional.

El senador Fernando Torres Graciano, el exgobernador Juan Manuel Oliva y como enviados plenipotenciarios del marquismo, el secretario de Desarrollo Social y Humano, Diego Sinhué Rodríguez Vallejo; y quien fue secretario particular de Márquez, Christian Cruz, quien incluso fue objeto de una broma del candidato.

“Nos fue tan bien en Guanajuato que no alcanzamos ninguna plurinominal”, le saludó Anaya.

Los alcaldes electos de León, Celaya y San Francisco del Rincón. Diputados federales electos, diputados locales electos y el salón atiborrado de militantes en un jolgorio que no se vivió la noche anterior con el candidato oficial Humberto Andrade.

Acababa de pasar la elección intermedia que confirmó la hegemonía que el PAN había recuperado tres años antes.

Ricardo Anaya retomaba aquel discurso que hiciera famoso en su momento como dirigente nacional blanquiazul hace una década a Germán Martínez Cázares cuando llamó a “guanajuatizar” México y meses más tarde se encontró con un desastre electoral.

Martínez Cázares se fue a Morena y ya hasta hizo berrinche tras su renuncia a la dirección general del Seguro Social. De aquella primera fila para vitorear a Anaya, Torres Graciano y Oliva se convirtieron en el bronx tres años más tarde mientras que Diego Sinhue, fue el delfín de Miguel Márquez.

Anaya Cortés iniciaba así la toma del PAN nacional sin mayores aspavientos. Ya tenía en la mente hacerse del control absoluto en un partido en que su tradición democrática no albergaba actitudes como las que asumió el político queretano en una estrategia en la que contó como aliados incondicionales a Miguel Márquez primero y a Diego Sinhue, después.

El agandalle de candidaturas que generó algunas oposiciones y rebeliones internas. El inicio de un control absoluto que no rindió los frutos esperados.

EMPRESARIOS Y TRANSPORTISTAS: TAL PARA CUAL

Mientras los gobiernos se ponen de acuerdo en los semáforos, los sectores empresariales y los transportistas se dan con tubo y se culpan mutuamente de un proyecto que nomás no han podido aterrizar en esta pandemia en León: el escalonamiento de horarios para no saturar las unidades de transporte.

Daniel Villaseñor líder de la Alianza de Transportistas en León jura y perjura que ellos tenían toda la voluntad para colaborar para reducir las aglomeraciones en el transporte pero solo los integrantes de la cadena cuero calzado (léase Cámara de Calzado y Apimex) ofrecieron información para establecer rutas exprés y horarios escalonados.

El presidente del Consejo Coordinador Empresarial leonés, José Arturo Sánchez Castellanos, reconoció que si bien no se ha logrado conectar con las más de 5 mil empresas registradas en León, la variante de horarios, los transportistas no se pueden escudar en este factor como un pretexto para evadir sus responsabilidades.

Y tiene razón, la realidad es contundente. El gobierno municipal y los empresarios junto a los transportistas no pudieron consolidar ese cambio que ha sido la manzana de la discordia en el municipio leonés.

En el cabildo, la regidora priista Vanessa Montes de Oca ha acusado la falta de responsabilidad de los camioneros y atribuye a las aglomeraciones en las estaciones del SIT y en las orugas, uno de los detonantes para el aumento de contagios en León.

Una afirmación que no se puede rechazar ni aceptar a priori. No hay razón ni elementos para pensar que ahí está el foco para aumentar los casos de manera exponencial como se ha dado en León.

En Irapuato, el alcalde Ricardo Ortiz decidió suspender el servicio de transporte los fines de semana, una alternativa que es impensable en aquella ciudad.

La autoridad municipal ya no quiso entrar a mediar en el asunto y si lo hizo fue muy tibiamente. Como tantas otras cosas en nuestro estado y nuestro país, todos escurren bulto y reparten culpas. Para eso son especialistas.

Continuar Leyendo

Carlos Loret de Mola

Lozoya organiza fiesta en libertad

Periodico Correo

Publicado

En

Por

Edición

Lozoya organiza fiesta en libertad

Alguno de los invitados llegó con un carísimo regalo: una preciosa caja de madera que contenía tres botellas de Château Margaux, uno de los vinos más prestigiados del mundo, con valor de 25 mil pesos cada una. Había que festejar. La estrategia había funcionado. Emilio Lozoya Austin, exdirector general de Pemex, estaba en casa otra vez. Los allegados —pocos— se congregaron para celebrar al amigo que quedó en libertad después de varios meses prófugo, varios meses encarcelado en España y unos días en un hospital.

Así me lo revelan fuentes que han estado siguiendo el derrotero de Lozoya y que detectaron la reunión organizada hace unos días en la casa de la capital del país donde permanece el exfuncionario, buscando cierta discreción.

Me cuentan también que Froylán Gracia, operador de Lozoya en Pemex y acusado de toda suerte de corruptelas, realiza todavía a estas alturas llamadas telefónicas pidiendo “apoyar a Emilio”. A Froylán Gracia se le ha acusado desde cobrar 50 mil dólares por una cita con su jefe hasta de montar, financiar y llenar de políticos, empresarios y escorts una casa en la colonia Anzures de la Ciudad de México, de donde se sospecha pueden saltar muchas anécdotas de negocios y amarres… y quizá varios videos.

Como lo mencionamos en estas Historias de Reportero, desde finales del año pasado el papá de Lozoya Austin, el también exfuncionario federal Emilio Lozoya Thalmann tomó control de la defensa de su hijo para darle un giro: el planteamiento original del abogado Javier Coello Trejo era litigar, pero Lozoya padre optó por buscar una negociación con el fiscal General de la República, Alejandro Gertz Manero: su hijo hablaría a cambio de privilegios. El abogado Coello dejó la defensa.

Según me revelan distintas fuentes, Lozoya padre, en comunicación con su hijo, fue elaborando un amplio documento detallando lo que sería su declaración ante las autoridades. El centro de su acusación es su excompañero de gabinete y entonces secreaatario de Hacienda, Luis Videgaray, a quien señala, junto con el expresidente Enrique Peña Nieto, de ser quienes orquestaron y giraron las instrucciones de todo cuanto se le acusa.

Se ha mencionado ya mucho que también salen salpicados muchos políticos de prácticamente todos los partidos, notablemente del PAN. Hay una expectativa nacional sobre qué va a decir Lozoya. Y sobre todo, qué va a poder probar. Hay particular morbo sobre quiénes quedaron grabados recibiendo sobornos. Hay quien dice que sí hay videos y muchos. Hay quien dice que hay un solo video, con algún operador de bajo perfil. Hay quien dice que no hay videos. Hay quien dice que el testimonio de Lozoya es con datos precisos de cómo, cuándo y cuánto. Ya veremos con el paso de los días si se cumple la expectativa que ha generado el propio presidente de México.

SACIAMORBOS. 1.- La Unidad de Inteligencia Financiera, me señalan fuentes, ha recibido noticia de que la agencia antidrogas de Estados Unidos, la DEA, tiene bajo investigación al gobernador de Tamaulipas, el panista Francisco García Cabeza de Vaca.

2.- En breve, me aseguran, las autoridades mexicanas solicitarán la extradición de Genaro García Luna, el poderoso secretario de Seguridad Pública en el sexenio del presidente Felipe Calderón, actualmente detenido en Estados Unidos.

Continuar Leyendo

Opinión

La lucha por la narrativa

Periodico Correo

Publicado

En

Por

Edición

La lucha por la narrativa

No le gusta nada al presidente Andrés Manuel López Obrador que los medios hablen de temas que le generan negativos y mala imagen. Con sólo rozarle la piel se enciende y ataca. Insulta y difama con total impunidad, queriendo inhibir y amedrentar mediante el hostigamiento sistemático que siempre acompaña la sevicia de los francotiradores a su servicio en las redes y los incondicionales. Que le señalen realidades lo descompone, como al arrancar esta semana que se le echó encima a la prensa por difundir el número de contagios y muertes por la covid-19.

¿Pero qué esperaba el Presidente? ¿Un silencio cómplice para ocultar la verdad al país, como quería el ex presidente Enrique Peña Nieto cuando en los medios registraban el número de muertos por la violencia? A los líderes no le gusta verse en el espejo, pero cuando esa figura es egocéntrica y autoritaria, cuando alguien respira sin su autorización, lo que viene como consecuencia es el enfrentamiento, como cotidianamente ratifica su modus operandi López Obrador.

No le gusta que se publique que la cifra de muertos por la covid-19 supera los 50 mil y sigue ascendiendo, y que el número de contagios va corriendo hacia el medio millón. Se percibe desesperado al tratar de silenciar a mañanerazos a los medios. Pero frente a los números, su afirmación de haber domado la pandemia y enfrentar la covid con motivos religiosos se vuelve ridícula, mientras que su dicho que se ha manejado la enfermedad con “responsabilidad y profesionalismo”, cae por la frivolidad de sus palabras y las galimatías del zar del coronavirus, el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, que sigue buscando pretextos para ocultar que su estrategia es un desastre.

En esto, López Obrador también es diferente al ex presidente Felipe Calderón, quien no se dejó timar por el subsecretario en 2009 y lo relegó en el manejo de la pandemia del A1H1, a diferencia del inquilino de Palacio Nacional que no vio que López-Gatell no estaba capacitado para manejar la pandemia –no basta ser epidemiólogo-, por su inexperiencia en situaciones de contención de emergencia. Un botón de muestra: mientras en China se confinaba a 11 millones de personas para frenar el contagio en febrero, López- Gatell afirmaba que no se necesitaban hospitales especializados. Lo único que hay después de un yerro, con consecuencias.

La soberbia del subsecretario vio su alter ego en el de López Obrador, y en algún momento de tendrán que responder por el daño que han causado a centenas de miles de mexicanos con sus declaraciones a la ligera, poco responsables, nada profesionales, y verdades a medias. Los números de la covid-19 contradicen sus dichos, al quedar como un resultado que escapa de la retórica, donde habita el Presidente.

Las cifras de contagios y muertes son minimizadas a partir del argumento que la estrategia ha sido exitosa porque no hay desbordamiento de camas en los hospitales, y tampoco se ha dejado de atender a nadie. Es cierto, pero la afirmación es engañosa. Durante gran parte de la pandemia, 8 de cada 10 de personas que fallecieron por la covid-19, nunca pisaron un hospital (la cifra ha disminuido en las últimas semanas de 6-7 de cada 10). La gente enferma no va al hospital hasta que están en un estado muy crítico, por lo que del 20 al 40% de quienes sí llegaron al hospital, el 42% de ese porcentaje murió.

No le gusta al Presidente que todos los días lo muestren los medios la realidad, porque no puede borrar la realidad. En los primeros 90 días de la pandemia se registraron 78 mil casos, pero el número se duplicó en los siguiente 20 días (159 mil 793), y volvió a subir casi 100% en los siguientes 28 (317 mil 635). En el caso de fallecimientos, durante los primeros 90 días de la pandemia se registraron 19 mil 80, que se duplicaron en 14 días (28 mil 510), y casi se elevaron al doble en los siguientes 38 (52 mil 298).

Estos números, hay que aclarar, son los registrados en las instituciones de salud, pues aquellos que se enferman o mueren fuera del sistema, no son registrados en la estadística oficial. Tampoco se conoce con precisión el número de personas portadoras del virus porque la política del gobierno es no hacer pruebas. El argumento de López-Gatell es que no sirven para contener el virus, lo que es cierto, pero también es falso. Cierto porque no sirve para contener la enfermedad; falso porque no es esa la razón de las pruebas, sino para saber más cómo se comporta el virus y la velocidad y los patrones con los que avanza.

López Obrador explota cuando los medios publican los datos y quiere que atiendan otras narrativas—las suyas. Los payasos que coloca su equipo de prensa para que le hagan preguntas a modo en las mañaneras, le permite ensayar distractores para desviar la conversación. Muchas veces tiene éxito, pero sus victorias son pírricas por efímeras. Ha saturado con conferencias de prensa el día para disparar temas como escopeta, y diseñado mensajes en YouTube los fines de semana para mantener ocupado el espacio público con sus temas.

Pero lo que antaño fue una estrategia a prueba de todo, ahora tiene horadado el blindaje. No tiene prácticamente a nadie en el gabinete que le ayude a desviar el interés de la opinión pública en su salud, y quien mejor proyección tenía, López-Gatell, ha perdido credibilidad y respeto por las contradicciones e intentos para responsabilizar a otros por los costos humanos de la pandemia. Al Presidente no le gusta que lo confronten con hechos, por lo que se victimiza y ataca. Está en su lucha por recuperar la narrativa, aunque en el caso de la covid-19 la tiene perdida.

Continuar Leyendo

Publicidad

Portada Impresa

Cartón

Publicidad

Publicidad

Marcador

Salud

Ciencia y Tecnología

Extravagario