Redacción

México.- Si no viste la superluna rosa de abril, o te decepcionaste porque en realidad el satélite no cambió de color, no te preocupes. Estamos cerca de otro fenómeno astronómico impactante: la ‘Luna de Sangre’. ¿Cuándo? este 26 de mayo.

Se trata de un eclipse lunar total que será visible en Ecuador, Chile, Perú, Argentina, Guatemala, y al parecer también en México, Estados Unidos, Canadá y algunas regiones de Oceanía y Asia.

¿Qué ocurrirá exactamente? la Tierra impedirá que la luz del sol llegue hasta la luna, por lo que el satélite desaparecerá por completo a medida que la sombra de nuestro planeta la cubra. Y sí es roja, esta tonalidad se debe al reflejo de la atmósfera de la Tierra.

Así que prepárense para ver la Luna más cercana, casi al alcance de nuestra mano.

En la actualidad, la ciencia nos ha explicado estos fenómenos. Sin embargo, en el pasado los eclipses generaban temor, supersticiones, y varios cambiaron el curso de la historia.

En Mesopotamia, se creía que presagiaban la muerte de su rey. Por eso, días antes de que el eclipse ocurriera, nombraban un rey falso, en una coronación ficticia.

Durante la Edad Media, en 1349, una mujer acusada de bruja se atribuyó la desaparición de la luna en el firmamento, pero un matemático de nombre Thomas Bradwardine la desmintió, quitándole su falso poder.

En junio de 1503, durante su cuarto viaje a América, una epidemia de gusanos amenazaba con devorar los barcos de Cristóbal Colón, quien ‘aterrizó’ de emergencia en lo que hoy es Jamaica. Pronto surgieron tensiones entre los marineros y la tribu Arawak, que por seis meses compartió con los extranjeros su yuca y su pescado y ya no estaban dispuestos a hacerlo.

Días antes de un eclipse lunar, en febrero de 1504, Colón le advirtió al jefe arahuaco que su dios estaba enojado y en tres días, como muestra, la luna se pondría roja de furia. El explorador sabía del eclipse por un almanaque muy popular entre los navegantes. Cuando los Arawaks vieron la ‘Luna de sangre’ llevaron provisiones a los marineros. Sólo así pudieron aguantar en la isla sin morir de hambre.