Cuando dentro de la familia recibimos a uno de nuestros integrantes con una discapacidad, resulta fundamental actuar de inmediato para impulsar el desarrollo pleno de la persona.

La estimulación temprana podemos definirla como la atención que se da a la persona en los primeros años de su vida o en las primeras etapas de ésta, dirigida a desarrollar sus habilidades físicas, intelectuales y psicosociales a través de programas sistemáticos y secuenciales que abarcan todas las áreas del desarrollo humano.

En bebés que van de los cero a 3 meses, es importante realizar movimientos y ejercicios que podemos realizar en el hogar y en esta ocasión quiero sugerirles esta actividad.

Únicamente necesitamos un ambiente cómodo y tranquilo, proveernos de una manta o un tapete, así como de música relajante.

Iniciamos la terapia movilizando las manos y las piernas del bebé, tomándolo por ambas manos y de arriba y abajo. Un ejercicio que nos permitirá también captar la atención de la persona.

Estas acciones son realizadas por especialistas en terapia física en las Unidades de Rehabilitación en los municipios, así como en el Centro de Rehabilitación ubicado en el Parque Guanajuato Bicentenario, en donde hay salas multisensoriales.

Regresando al ejercicio con el bebé, podemos continuar y vamos a pasar al codo, flexionamos y extendemos ambos codos y posteriormente pasamos a las piernas las cuales vamos a flexionar y extender, lo alternamos con la otra pierna.

De los ejercicios que acabamos de mencionar, vamos a realizar de 10 a 15 repeticiones cada una. Igualmente realizamos movimientos del pie, doblando y extendiendo, doblo y extiendo en varias ocasiones.

En un último ejercicio, vamos a sentar al bebé, que sus piernas queden ligeramente abiertas y lo voy a tomar de ambas manos y lo voy impulsar hacia delante, que sus manos queden firmes sobre el suelo. para trabajar las reacciones de defensa laterales voy a colocar sus bracitos a los lados y lo que voy hacer es balancearlo que sus manos queden siempre firmes sobre el suelo vamos a contar de 10 a 15 repeticiones de cada ejercicio.

Únicamente me queda recomendarles que cuando estemos realizando la terapia, el bebé debe estar con la menor cantidad de ropa posible para que pueda captar todos los estímulos y si durante la terapia el bebé se muestra inquieto o con llanto pues hay que suspenderla y continuar cuando se encuentre más tranquilo. Hasta la próxima.