Nayeli García

Irapuato.- El ahora ex secretario de Seguridad Pública, Eduardo Santamaría Chávez quién ordenó disparar para disuadir una manifestación feminista en Cancún, estuvo en Irapuato por casi dos años en seguridad pública durante la administración de Sixto Zetina Soto, cuyo pasó por la corporación estuvo marcada por los abusos policiacos.

Con una carrera de más de 20 años como Policía Federal, Eduardo Santamaría Chávez llegó a Irapuato para hacerse cargo de la Policía Municipal de Irapuato en el 2012 con el cambio de administración para después en junio del 2013 asumir la entonces Dirección General de Seguridad Pública tras la salida de Luis Enrique Ramírez Saldaña.

Más tarde el 28 de febrero del 2014, apenas ocho años después de asumir el cargo, fue removido ante la petición de grupos empresariales y los propios integrantes del Ayuntamiento al cuestionar su desempeño al frente de la corporación; sin embargo, no dejó la administración, sino que fue nombrado dos semanas después como director de la Academia de Policía, cargo que desempeñó hasta el 27 de agosto cuando renunció al mismo, supuestamente por tener proyectos personales.

Fue en diciembre del 2018 que se supo que éste había ingresado como director de la Policía Turística de Cancún y en mayo del 2019, se había convertido en el encargado de la Secretaría de Seguridad Pública, hasta el 10 de noviembre cuando fue despedido, luego de que ordenó disparar para disuadir una manifestación de mujeres.

Su paso por Irapuato no estuvo exento de escándalos y abusos relacionados con los abusos de autoridad, entre los que se destacan:

En marzo del 2013 tras concluir el concierto de Panteón Rococo en la Feria de las Fresas un grupo de jóvenes denunciaron haber sido víctimas de abuso de autoridad por parte de la corporación policial, luego de que desató una pelea entre los jóvenes, quiénes fueron sometidos por los elementos de la corporación; en aquella ocasión siendo Eduardo Santamaría director de la Policía Municipal reconoció que las cosas se habían salido de control.

En julio del 2013 fue denunciado por los dueños de un taller mecánico, quiénes señalaron que de forma arbitraria y sin tener ninguna orden, elementos de la Policía Municipal y de las FSPE habían ingresado a su lote de autos para revisar vehículos golpeando a la gente que estaba ahí, amagándola y robando artículos personales. Tras dos años de investigación Derechos Humanos acreditó la violación de los derechos de allanamiento de morada, detención arbitraria, lesiones, daños y el robo de una computadora portátil, en donde Santamaría fue señalado como responsable.

En agosto del 2013, siendo ya director general de Seguridad fue señalado por la detención de una vendedora de nopales en el Centro Histórico quién fue detenida por haber sido acusada públicamente de ejercer sexo servicio en la Zona Centro, aunque la Procuraduría de Derechos Humanos ordenó que se disculpará públicamente con la mujer y le devolvieran el pago de la multa; lo cual nunca realizó.

Ese mismo año, en diciembre durante la inauguración de la Villa Navideña ordenó la presencia del Grupo Antimotín para permitir que jóvenes ‘patinetos’ y músicos manifestantes se acercarán al centro de la ciudad con sus pancartas para manifestarle, lo cual provocó una enorme movilización en el primer cuadro de la ciudad y molestia.

En mayo del 2014, cuando ya era director de la Academia de Policía, Santamaría fue señalado por supuestamente haber encabezado un operativo en Hacienda de Aldama en donde fueron presentados videos en donde supuestamente él estaba presente y los vecinos denunciaron abuso de autoridad y allanamiento de morada.

Te podría interesar:

SZ