Agencias

Ginebra.- El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ordenó ayer colocar las banderas a media asta en un momento en el que el país superó la “descorazonadora” cifra de 500 mil muertos por el Covid-19, pese a que el avance de la vacunación en el país.

“Yo sé lo que se siente”, afirmó Biden en referencia a las numerosas tragedias que ha superado en su vida, en un mensaje solemne en el que pidió a los estadounidenses que permanezcan vigilantes, que mantengan la distancia social, que usen mascarillas y que se vacunen.

Tras el breve discurso, participó en una ceremonia en el jardín de la Casa Blanca, donde se instalaron velas para recordar a los fallecidos.

Marcando el atardecer, las banderas de todos los edificios federales, incluyendo las embajadas, fueron puestas a media asta.

Biden advirtió que el número de muertos en su país podría situarse por “encima” de los 600 mil.

A pesar de las dramáticas pérdidas, la tendencia en el país – que anunció su primera muerte en febrero del año pasado – es a la baja.

Rochelle Walensky, directora de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), la agencia federal de salud pública, dijo que las muertes están en su nivel más bajo desde diciembre, con una caída del 39% en el último promedio de siete días, que contabiliza los nuevos casos diarios.

Y en buenas noticias, un estudio de la Universidad de Edimburgo que halló que las vacunas Pfizer y de AstraZeneca han llevado a una “reducción sustancial” de hospitalizaciones en Escocia.

El número de muertos en el mundo se acerca a los 2.5 millones. Los países con más decesos después de Estados Unidos son Brasil, México, India y Reino Unido.

El primer ministro británico, Boris Johnson, presentó un plan “prudente” y “progresivo” para sacar a Inglaterra del confinamiento impuesto en enero tras una explosión de casos vinculados a una variante del virus identificada en el país. La meta es que todas las restricciones cesen el 21 de junio.

Las escuelas de Alemania reabrieron tras dos meses de clausura pese al temor a una tercera ola relacionada con la variante británica.

Aún así, es poco probable que se pueda proyectar una fecha para el fin a los riesgos vinculados a un virus fácilmente transmisible.

Más de 63,1 millones de personas ya recibieron en EE. UU. las vacunas autorizadas hasta ahora (Pfizer/BioNTech y Moderna), de los cuales 18.8 millones ya recibieron las dos dosis requeridas.

Y ese país podría tener una tercera vacuna autorizada el viernes, la de Johnson & Johnson.