ANTECEDENTE. Ayer le comentaba aquí que tras anunciar los recortes al gasto público que incluían la desaparición de tres subsecretarías, una guardería infantil que administraba el DIF y otros temas, la apuesta de comprar con recursos del estado el estadio León (perdido en tribunales por pifias de la autoridad leonesa) sería un despropósito y una incongruencia.

COMO VA. Pues bien, ayer Grupo Pachuca anunció la adquisición del inmueble que la dupla Roberto Zermeño Vargas-Héctor González habían ganado en tribunales. De esta forma, de un plumazo, el consorcio encabezado por Jesús Martínez Patiño, uno de los más exitosos en lo deportivo y lo económico en el ámbito del futbol profesional, mata la polémica y la duda de lo que pasaría con ese inmueble.

TERNURITAS. Pero sobre todo, elimina de tajo el escenario de que pudiera emplearse un peso de las arcas públicas para comprar un inmueble, una incongruencia y monumental insensibilidad de haberse concretado. El lance de Grupo Pachuca delineó un final feliz, soñado para todos los involucrados.

ÁNGELES… Zermeño y González logran su cometido de vender el estadio. La autoridad no cae en la tentación de usar dinero público en tiempos de vacas flacas para apuntalar un negocio privado, pero que es tentación para el populismo de los gobiernos.

… Y QUERUBINES. Y por su parte, Grupo Pachuca proyecta a las alturas su imagen como inversionista privado al convertirse en una suerte de redentor que, por fin, le da certidumbre a la sede de un equipo en esta plaza y redondea la buena fama que ya tiene como gestor de un equipo exitoso en lo deportivo a partir de que tomaron las riendas hace más de una década.

LE ADIVINARON EL PENSAMIENTO. Es decir, todos ganan en una apuesta que parece demasiada belleza para haberse dado de una forma espontánea. Digamos que es una decisión que cae como anillo al dedo a las autoridades.

¿DE CUÁNDO A ACÁ? Por eso es pertinente la pregunta, ¿qué es lo que hace cambiar de posición a un corporativo tan colmilludo, que no da paso sin huarache y que está acostumbrado al apapacho de los presupuestos públicos en el negocio futbolero?

¿CUÁL ES LA HISTORIA QUE HAY TRAS BAMBALINAS?

ANTES. Grupo Pachuca se mostraba reacio a comprar el estadio principalmente porque ya tenía un predio para hacer el suyo que se lo vendió hace tres años el entonces mandatario estatal Miguel Márquez en abonos chiquitos. ¿Se acuerda usted que Márquez celebraba que era un hombre de palabra porque se había comprometido a dejar al León con estadio?

MÁXIMA TENSIÓN. Ya Zermeño y sus presiones habían orillado a Grupo Pachuca a llevarse al León a jugar a Aguascalientes como una medida-advertencia de lo que podía ocurrir en caso de que se tensara la cuerda con la autoridad. Los dueños del club esmeralda avisaban que no serían rehenes de los chantajes de Zermeño.

TIRÁNDOSE A MATAR. La apuesta del gobernador Diego Sinhue para aportar más de 500 millones (cifra estimada de la compraventa) del erario para comprar el inmueble hace meses era otra muestra de que a Grupo Pachuca no le interesaba ser el postor. La negativa de Leticia Villegas Nava para apoyar esa operación abortó la misión.

CLARITO. Por eso la duda es fundada. En estricto sentido, la decisión de Grupo Pachuca de comprar es la libre determinación de un particular para comprarle a otro particular.

ASUNTO DE ESTADO. Pero es evidente que ni el gobierno estatal ni el de León han estado ajenos a esa negociación por dos factores: el inmobiliario-urbano, pues el estadio León está llamado a formar parte del Distrito León Mx, el polígono que se ha integrado en un ente administrativo con fines diversos.

ESO, NUNCA. Y el otro factor, el populista-futbolero: el gobierno dieguista no quería ser señalado por ser la administración que permitió que el Club León se fuese a jugar a otra plaza.

NO, PERO SÍ. ¿Todo lo que proyecta hoy Grupo Pachuca: comprar estadio, hacer uno nuevo e invertir en León, lo hace sin un acuerdo, plática o pacto con la autoridad en turno? No tenemos elementos para decir que haya habido tal cosa.

LA MULA NO ERA ARISCA. Pero ellos nunca han sido damas de la caridad. Hacen del futbol un gran negocio y lo hacen bien. En Hidalgo construyeron su emporio futbolero con apoyos de gobiernos estatales. No cambiaron de la noche a la mañana. Habría que conocer la historia tras bambalinas que derivó en este acuerdo.

LA DEL ESTRIBO…

En el comité estatal del PRI, unos días tarde, pero mostró su solidaridad con el alcalde electo de San Miguel de Allende, Mauricio Trejo Pureco. Refrendaron las denuncias contra el notario de San Miguel de Allende que dio fe a argumentos de Luis Alberto Villarreal e incluso pidieron al INE dar vista a la Fiscalía de esas presuntas irregularidades. Allá el PAN y el PRI se tiran con todo mientras en León, el candidato del tricolor a la alcaldía, Juan Pablo Marún se tomó la foto con la alcaldesa Alejandra Gutiérrez que escucha propuestas de los excandidatos. La de León y no la de San Miguel de Allende será la imagen de PRI y PAN en Guanajuato en los próximos años.

A UN AÑO DEL NUEVO PACTO POR LA SEGURIDAD, GUANAJUATO-4T

Hace exactamente un año que el gobierno de Diego Sinhue y la 4T pactaron públicamente en una mañanera en el municipio de Irapuato los términos de una colaboración en materia de seguridad cuyos efectos hoy se mantienen, aunque los frutos aún sean insuficientes.

“En vez de estarnos echando la culpa unos a otros, se ha decidido sumarnos para darle seguridad al pueblo de Guanajuato”, dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador durante su conferencia matutina de ese día.

El gobernador de Guanajuato mientras tanto aceptó que es “de sabios cambiar de opinión” por lo que desde el 5 de julio del año anterior asistía de lunes a domingo a las reuniones de seguridad.

“Yo mencioné incluso en una entrevista que no asistía a las mesas de seguridad y que ni asistiría. Hoy, bueno desde el 5 de julio, cambié mi postura. Por supuesto reconozco que eso no le abonaba nada a la construcción de la paz”, decía el mandatario estatal.

Eran las frases que marcaban un cambio de época tras los momentos más álgidos que había vivido esta confrontación en lo que va de este sexenio y que incluyó una embestida desde el centro en contra del fiscal Carlos Zamarripa que tuvo el respaldo del exsecretario de Seguridad Federal, Alfonso Durazo y del propio fiscal General de la República quien empujó una investigación en contra del fiscal guanajuatense.

Ese día en Irapuato, López Obrador -quien se había sumado a la cargada contra Zamarripa- ya no comentó nada al respecto y celebró el cambio de actitud de Diego Sinhue.

“No podemos ser autocomplacientes, regodearnos en nuestras posturas cuando no son las mejores en beneficio de la colectividad. Entonces el hecho de rectificar y decir: ‘No era lo más adecuado y ahora vamos todos juntos’ es una muestra de mucha responsabilidad de parte del gobernador”, decía.

Habrá muchas inconformidades entre el gobierno de Guanajuato y la 4T, pero la sintonía y cooperación en el combate al crimen organizado, podríamos afirmar, es inédita desde hace seis años cuando la delincuencia comenzó a golpear con tubo a la entidad.

LA VEDA ELECTORAL MÁS ABSURDA

Como el próximo primero de agosto se celebrará la famosa consulta para definir si se enjuicia a expresidentes, el primer minuto de este jueves entró en vigor la veda electoral que regirá hasta el primer día del octavo mes del año.

Los tres niveles de gobierno deberán abstenerse por tanto de cualquier promoción de acciones, difusión de logros y demás actos propagandísticos que se incluyan en este catálogo. Así lo determina el Instituto Nacional de Elecciones con base en la ley.

El argumento: que esta propaganda no influya de manera irregular en la decisión que asuma la ciudadanía en dicha consulta. Las vedas electorales son un absurdo en nuestra democracia y sólo son un efecto más de la desconfianza en nuestras instituciones.

Esa idea que, a fuerza de años de ser un país de un partido casi único, con gobiernos paternalistas que eran parciales en los procesos electorales se mantiene hasta nuestros días.

Y la primera paradoja que encontramos es que el presidente Andrés Manuel López Obrador, principal impulsor del juicio a expresidentes, decidió -como se esperaba- continuar con sus conferencias mañaneras en donde, como se sabe, habla de casi cualquier tema y es imposible que en más de dos horas de exposición mediática de lunes a viernes, no aborde algún logro de su gobierno.

Pero así como el jefe del ejecutivo federal estira la liga o juega al filo de la navaja -porque sabe que las quejas de sus adversarios si acaso le merecerán algún llamado de atención-, para otros, la famosa veda les cae como anillo al dedo.

Hay gobernadores, alcaldes y decenas de funcionarios de distintos niveles que se escudarán en esa determinación oficial para ocultarse o argumentar que no pueden dar información.

En la transmisión de las sesiones de Ayuntamiento, habrá corte cuando se trate de informe de logros y así seguiremos jugando a las simulaciones en un país donde cada gobernante y funcionario acomoda una determinación legal a su estilo y conveniencia.

La mayor paradoja: una veda de 15 días a los gobiernos para difundir acciones de propaganda como antesala de uno de los mayores actos de propaganda en el sexenio de la 4T.