Nancy Venegas

Irapuato.- Los planteles adheridos a la Confederación Nacional de Escuelas Particulares (CNEP), no formarán parte del proyecto para participar en la NOM-237-SE-2020, que pretende que los colegios cumplan con obligaciones fiscales como cualquier establecimiento mercantil. La presidenta del organismo, María de Jesús Zamarripa Guardado, señaló que con esta propuesta cerrarían algunas instituciones particulares y los padres de familia resultarían afectados por que se incrementaría el costo de colegiaturas.

“La Confederación Nacional de Escuelas Particulares ha considerado no participar en este proceso porque no es legítimo que la Secretaría de Economía transgredan el proceso educativo con normas que sólo buscan el aspecto recaudatorio, por ser un proceso que está bajo las reglas de confidencialidad dirigida que pretende amordazar a las federaciones, asociaciones y a la Confederación porque las instituciones que contribuimos a la educación pública conforme al artículo III constitucional tenemos el derecho a la libertad de expresión y por considerar que la sociedad civil y los padres de familia tienen el derecho según las leyes mexicanas de estar informados en procesos que les impactarán de forma negativa, se están vulnerando además la certidumbre jurídica de decenas de miles de instituciones de los particulares con autorización o con reconocimiento de validez oficial de estudios”, dijo Zamarripa Guardado.

Y es que, se publicó en el Diario Oficial de la Federación el proyecto NOM237-SE-2020, realizado por la Secretaría de Economía, con el objetivo de normar los servicios educativos, que ya están regulados por la Secretaría de Educación Pública (SEP), por el acuerdo del 10 de marzo de 1992. Actualmente el comité consultivo nacional de normalización de la Secretaría de Economía, está revisando los comentarios vertidos durante la pasada consulta pública.

“La primera dificultad que encontramos en esta no es el enfoque comercial con el que se aborda una relación tan rica y valiosa como la educación, de manera inadecuada se nombra a las instituciones educativas como proveedoras y tiene por objetivo la regulación que con un sentido Mercantil y no educativo”.

La segunda dificultad -agregó la presidenta de la CNPE-, es que esta Norma va en contra de sus funciones pues no es la Secretaría de Educación la que está emitiendo las nuevas disposiciones sino la Secretaría de economía que no debieran mediar las relaciones educativas.

“La relación educativa ya se encuentra normada por el acuerdo del 10 de marzo de 1992, no es necesario que se sobreponga otras condiciones, la SEP puede sancionar y revocar el RVOE, que constituye el proceso legítimo por el cual es posible contribuir a la educación formal en este país además hay instancias propias para la seguridad física como Protección Civil y otras relacionadas con el Instituto mexicano del Seguro Social”.

Insistió en que durante los 16 meses de la pandemia por coronavirus, las instituciones educativas particulares, han realizado esfuerzos para mantener su planilla laboral y operaciones sin ningún tipo de apoyo gubernamental.

Con esta norma es muy posible que escuelas pequeñas que realizan un gran esfuerzo en servir en contextos marginados o zonas rurales donde hay otras opciones desaparezcan, también aumentará la colegiatura ya que habrá duplicidad de procesos y gastos ante diferentes instancias administrativas… no es el momento de nuevos impuestos y menos de intromisiones que violan el derecho superior a la de la infancia a una educación humanista integral y de calidad al lado de los padres de familia exigimos que esta norma se cancele”, finalizó.

LC