Redacción

CDMX.- Los presos del penal de Santa María Acatitla en la Alcaldía de Iztapalapa, esconden en escapularios chips de celulares con los que hacen llamadas telefónicas de extorsión.

Uno de los presos del penal, se dedica a extorsionar a personas por medio de llamadas, fue identificado como Juan José “P” alias “El Paparro”. Donde las autoridades descubrieron que entre él y otros reos esconden chips de celular en escapularios.

Los cómplices de los presos van a otros estados y compran los chips para luego llevarlos al interior del penal y así puedan fingir que llaman desde cualquier entidad de México.

Los reos se toman el tiempo para buscar los datos del titular de la línea telefónica y con esa información buscan sacarles más datos. Usando el miedo, grabaciones de gente llorando, de sonidos de las sirenas de patrullas o de otras cosas para hacer real las llamadas.

El  70% de las llamadas provienen del interior de una cárcel; en el pasado mes de septiembre se denunciaron unas cinco mil 436 llamadas, sin tomar en cuenta la cifra que no denuncian.

*Con información de debate.com

AC