Esconde Pemex daño ‘huachicolero’

Foto: Archivo.

La empresa se negó a compartir datos sobre el delito argumentando motivos de seguridad

Redacción

Ciudad de México.Petróleos Mexicanos (Pemex) se reservó por cinco años información sobre las pérdidas que ocasiona la ordeña a ductos de combustible del cual Guanajuato es líder en tomas clandestinas, argumentando que dichos datos podrían vulnerar su seguridad y, con ello, comprometer la estabilidad financiera del país.

El diario Excélsior publicó este viernes que desde el mes de noviembre había solicitado información para conocer el alcance e impacto económico de la práctica, pero la Subdirección de Transporte de Pemex Logística decidió mantener la información bajo reserva, una resolución que fue respaldada el pasado 9 de enero por el Comité de Transparencia.

En sus argumentos, Pemex también indicó que dicha información pone en riesgo su infraestructura, así como la seguridad de sus trabajadores y hasta del medio ambiente cercano a sus instalaciones.

También refirió que muchos de esos datos forman parte de investigaciones en el Poder Judicial, por lo que no pueden poner en riesgo las indagatorias.

“El proporcionar esta información coloca en alta posibilidad a esta empresa de sufrir algún tipo de atentado o que se destruya la infraestructura de transporte, con lo cual se puede dañar la estabilidad financiera y económica del país, ya que se podrían perder capitales de inversión extranjera y nacionales, así como afectar de manera directa a la economía de las familias mexicanas, derivado de desabasto de petróleo y demás hidrocarburos. Esto se trata sin duda alguna de un tema de seguridad nacional”, se lee en la respuesta de la empresa productiva del Estado.

LA ORDEÑA SIGUE IMPARABLE

Al cierre de octubre de 2017, el número de tomas clandestinas registró un aumento significativo de 57.4 por ciento en comparación al mismo periodo de 2016, esto a pesar de las estrategias que ha puesto en marcha el gobierno federal, en conjunto con Petróleos Mexicanos (Pemex) para disminuir esta práctica delictiva.

De acuerdo con el último reporte de la empresa del Estado, el número de ataques a la red de ductos sumó más de ocho mil 664, entre enero y octubre; sin embargo,  muestra que desde septiembre pasado se superaron las 6 mil 873 tomas detectadas durante todo 2016.

En este ámbito Guanajuato ocupa el primer lugar en tomas clandestinas contabilizando un total de 1,557 de enero a octubre del 2017 según cifras de Pemex, lo que representa un incremento del 47 por ciento en relación al mismo periodo del 2016.

 Es así que el número de perforaciones ilegales registradas en los primeros diez meses del año pasado, representan tres mil 159 más, equivalente a un aumento de 57.4 por ciento en comparación con las cinco mil 505 del mismo periodo de 2016.

Dicha cifra es la más alta en la historia de Petróleos Mexicanos, que le está dejando perdidas millonarias, estimadas en 20 mil millones de pesos al año por las propias autoridades, y lo cual demuestra que los denominados huachicoleros siguen operando a pesar de los operativos y estrategias que implementa el gobierno federal y la empresa para desincentivar estas actividades ilegales.

HC